Página 10 - Periódico Digital. Pasto - Nariño

Switch to desktop

Al César lo que es del César Destacado

Valora este artículo
(0 votos)

Por: Gustavo Montenegro

-Maestro Andrés Barrera, ¿Para usted qué significa el nombre de Alfonso Zambrano?

Abre los ojos, más grandes de como ya estaban por el efecto del desvelo. Lleva días enteros con sus noches construyendo una obra de arte efímero que se montará sobre la estructura de una carroza llamada "Sinfonía para ti". 

Como si la pregunta le sorprendiera aún más hace un gesto con las manos, tira el cuerpo hacia atrás, se ajusta el sombrero y con determinación afirma -Él es el carnaval mismo -.

A las siete de la noche del 4 de enero el "Taller del abuelo", como bautizo Andrés Barrera su lugar de creación, todo el equipo de trabajo entró en la etapa definitiva de creación para finalizar la obra que se exhibirá durante el desfile del día 6.

Un visitante le brinda una copa de ron, pero él la rechaza, pide que no le interrumpan la respuesta que complementa el sentido de su primera afirmación. -Claro que es el papá de todos nosotros. De él aprendimos todos, todos. Imagínese que mi papá me contaba ¿Cómo soldaba el maestro en las épocas cuando ni siquiera había soldadores en Pasto ?, pues cogía la cabuya y la embadurnaba en cola, y ponía eso al fuego vivo. Eso se vuelve piedra -. 

Andrés Barrera que de por sí ya es un hombre que sonríe siempre, y se muestra feliz, al hacer memoria de Alfonso Zambrano, el artista a quien rinde homenaje la versión 2016 del Carnaval de Negros y Blancos, se emociona poco más, le brillan los ojos - Don Alfonso fue quien dejó las bases para las carrozas con movimiento - Afirma sin una señal de titubeo. 

Minutos antes el maestro Barrera había ensayado el mecanismo que permite que una gigante boca de un dragón mitológico se abra y se cierre, haciendo uso de complejos sistemas que seguramente estuvieron en la mente del pionero de las carrozas que durante 18 oportunidades fueron premiadas con el primer lugar a favor del icónico Alfonso Zambrano. 

 

Rendir homenaje a Alfonso Zambrano en la versión 2016 del Carnaval de Negros y Blancos es un acto justo, un hecho para la memoria, un gesto de inmenso valor a favor de la preservación, conservación y proyección de este Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. 

Ocho de la noche. Durante Todo el día el sol estuvo presente, y parece que algo del abrigo de la mañana quedó hasta esta hora. Sin embargo, el cielo despejado anuncia que la noche será fría, muy fría. Por  la iglesia de San Felipe, muy cerca al centro histórico de San Juan de Pasto, la calle se ha cerrado para establecer en parte de ella un taller. 

La carroza que aquí se levanta, a primera vista, parece ocupar un pequeñísimo espacio, y de entrada se diría que no cuenta con la magnitud de otras obras. Los bastidores, las bambalinas que adornan la carroza en sus extremos llaman la atención. Están elaboradas con delicado detalle, como si se hubieran realizado desde la técnica de la talla en madera. 

Al cruzar una segunda puerta está tendido Alfonso Zambrano. Su rostro mira hacia el techo. La elaborada cabeza hecha con papel, icopor, cartón, y otros materiales aún no tiene ojos, parece volar entre nubes, pero dibuja con fidelidad los rasgos de un Alfonso Zambrano algo enojón, serio, de rudeza en la Piel. 

Tras la figura se abre un amplio espacio donde termina por diluirse la primera falsa impresión que generó el asomo inicial . Carlos Bolívar Valdivieso Guerra es el artista principal de este lugar donde se prepara la carroza en homenaje a Alfonso Zambrano. 

El Maestro Valdivieso es alegría pura. Con esta ya son 37 carrozas que ha elaborado desde que comenzó en 1979, cuatro años después de la última presentación que tuviera Zambrano en los Carnavales de Negros y Blancos. Desde pequeño, Valdivieso conoció el arte de la ornamentación arquitectónica, y fue desde este oficio como pudo conocer al propio Alfonso Zambrano. 

- Era muy serio, bravo, ya por la edad ha de ver Sido -. Cuenta Carlos Bolívar. - Lo que sí recuerdo con claridad es que una vez me dijo, "yo comencé así, como vos y me decía también que yo iba a tener un futuro en el carnaval-. 

Alrededor se levantan pequeñas muestras de las carrozas que hicieron historia en la vida de Alfonso Zambrano como artista del carnaval. "Vaquita lechera", "Paisaje oriental", "Los Alegres compadres", y una gigantesca "Turumama Y Sus compinches".  

 

Página10.com - Periódico Digital

Top Desktop version