P√°gina 10 - Peri√≥dico Digital. Pasto - Nari√Īo

Switch to desktop

La Vida de Pi o el Sublime viaje de Simbad y el tigre Destacado

Valora este artículo
(7 votos)

 ‚ÄúEncontrar√°s tierra distinta de tu tierra; pero tu alma es una sola y no encontraras otra‚ÄĚ (Simbad el Marino).

Me deja trastocado la pel√≠cula, golpeado, humillado es m√°s claro decirlo. Es la conjunci√≥n de una diversidad de padecimientos tanto en el ser interior como en la misma piel y el organismo, la que uno comparte con el protagonista, incluyendo un cierto extrav√≠o que generan los planos propios de Tom y Jerry en un peque√Īo bote en medio del Oc√©ano Pac√≠fico que van sucedi√©ndose en Pi.

 

Recientemente he pensado mucho en que implica ser humilde, y quiz√°s me equivoco, muy seguramente, pero creo que tiene que ver con ser humillado, ya sea por la vida, el destino, el azar, o alguien en particular. Y la humillaci√≥n te termina ense√Īando a resistir, a prepararte para lo peor, a despejar el estorboso ego de la ecuaci√≥n para navegar con mayor fluidez.

 

Y as√≠ se podr√≠a resumir La vida de Pi, porque no, es v√°lido, una especie de aprendizaje b√≠blico propio de Job. Obviamente muchos ah√≠ tambi√©n encontraran a Dios, al cosmos, o a s√≠ mismos sin ir m√°s lejos. Pissing Patel que es el nombre completo de Pi, hab√≠a buscado a Dios de varias maneras, en varias religiones y seg√ļn el propio personaje lo termina encontrando en este viaje que es la pel√≠cula, tan grandiosa en ense√Īanzas y vivencias en el mar, como es el viaje de Nemo y su padre, en esa gran pel√≠cula, no solo dentro de las animaciones, sino en general. En La Vida de Pi a Pissing Patel, cuyo nombre proviene de una piscina parisina en la que a al padre de Pissing le fascino nadar, el agua termina marcando su vida de forma definitiva, no en una piscina p√ļblica sino en la piscina natural m√°s grande que hay como es el oc√©ano. Este escrito contiene spoilers o informaci√≥n que pueda revelarte detalles sobre la pel√≠cula que arruinen la sorpresa s√≠ aun no la has visto.

 

El Tigre y el Ni√Īo

 

Ang Lee ha pintado en el cine una historia propia de un cuento colorido y fant√°stico de los que le√≠a en mi infancia en el libro ‚ÄúEl mundo de los ni√Īos‚ÄĚ, o tambi√©n con algo de El Principito si se quiere. Este tipo de historias tiene en la filmograf√≠a de este director su m√°s directo y √ļnico antecedente en El Tigre y El Drag√≥n (2000), pues las otras son historias m√°s reales, salvo el paso en falso de Hulk (2003). El Tigre y el Drag√≥n era una historia fant√°stica y dram√°tica a m√°s no poder, mediando un romance entre traiciones cortesanas de la China imperial y dem√°s. En La Vida de Pi (2012) no hay conspiraciones cortesanas, es la vida de gente sencilla en una poblaci√≥n llamada Pondycherry en la India y que se encuentra con un suceso tan extraordinario como dif√≠cil. Es una historia fant√°stica entre un chico Pi, y un tigre llamado Richard Parker, en la que se evoca cl√°sicos de la antig√ľedad, especialmente aquellos donde el mar y navegantes son protagonistas, algo de la biblia, tanto de Noe como de Job y algo de Jonas, la Odisea y Las mil y una noches con Simbad el Marino, pero llevado a alguien tan joven, sencillo, real y poco celebre para el mundo, como es su protagonista Suraj Sharma.

 

As√≠ que aunque Ang Lee no bucee habitualmente en lo fant√°stico es posible ver que ha logrado una historia clave en los relatos en el cine sobre la sobrevivencia, posiblemente un cl√°sico dentro de las pel√≠culas sobre chicos y animales. No ser√° quiz√° la m√°s tremenda como Viven, 127 Horas, El Se√Īor de las Moscas, La Playa o Naufrago, en lo que tiene que ver con sobrevivencia o la m√°s convencional en este tipo de historias como: El Corcel Negro o Liberen a Willi, y dem√°s. Sin embargo La vida de Pi dentro de este tipo de historias, es muy especial por la gracia de todo su valor filos√≥fico, quiero decir todas las ense√Īanzas que el personaje va descubriendo y dej√°ndole al espectador. Esta basada en la novela del canadiense Yann Martel de 2001 del mismo nombre del film y la cual fue inspirado por el libro ‚ÄúMax e os Felinos‚ÄĚ (1990) del escritor brasile√Īo Moacyr Scliar.

 

Al ser la historia de un chico y su familia de la India, Ang Lee la ha dotado de una estética propia de esa cultura y de cierta cinematografia propia de las películas indias. No hay danzas coreografiadas de toda una familia, no es eso. Es una historia sobrecargada de emociones que emergen de forma explosiva, o sumergen a los personajes profundamente. Hay una fotografía y un arte llenas de penumbras, chispas, incandescencias, reflejos, que desembocan en una historia que sucede sobre un espejo preciosista y mágico. Pero todo ello hace parte del imaginario propio la India en su estética, puesto que responde a un simbolismo y los símbolos por supuesto a unos valores y a unas filosofías de esa cultura, así que pasemos al simbolismo de esta película.

 

Limitar el escenario para develar lo esencial

 

La vida de Pi es ese tipo de buenas películas de situaciones límite donde el personaje (s) generalmente está atrapado en algo y la historia exigirá de el que evolucione o de lo mejor de sí o algo que aun no ha desarrollado para salir adelante. Películas del estilo de 127 horas, Enterrado o la misma Reservoir Dogs, películas que exprimen al personaje en una situación límite y un espacio limitado. La historia de Pissing Patel es muy diferente de la de un escalador accidentado o un secuestrado o un gánster herido de muerte en una bodega, pero están todos ellos enclaustrados en un drama del que no pueden huir y con el que tienen que lidiar a como dé lugar, y aprender del mismo tanto de la situación como de sí mismos, pues es la vida que les tocará vivir de ahí en adelante por un tiempo, y en donde el drama adquiere clímax impresionantes casí casí de forma inevitable. Si la vida es un escenario como dijo Shakespeare, un escenario limitado puede sacarle el jugo a la vida, al menos en el teatro o el cine. Esos aprendizajes suelen comportar el hallazgo de verdades para la vida de los personajes, algo esencial para ellos, y es ahí donde esos escenarios limitados en sus films, son metáforas de algo más.

 

La vida es una met√°fora de algo m√°s

 

Cuando reduces o simplificas una historia a un espacio determinado, en este caso el mar y m√°s espec√≠ficamente el islote de un bote errante y dos personajes como son Pi el chico y Richard Parker el tigre, eliminas muchas cosas de la ecuaci√≥n que tu puedes hacer en la interpretaci√≥n de una pel√≠cula. La sociedad de alguna manera por ejemplo no est√° ah√≠, s√≠ claro, esta el Otro, pero no todo ese fresco de fondo que son las m√ļltiples relaciones sociales. Entonces todo se circunscribe a una versi√≥n reducida en espacio de la realidad y de la sociedad, pero se amplifica a nivel interior en el ser humano. Es decir, el universo de la pel√≠cula ya no ocurre tanto afuera como s√≠ lo hace en el adentro que esta compuesto de reflexiones, nostalgias, planes, reacciones, comprensiones, sentimientos y emociones. Ese universo interior hace que todo ese peque√Īo espacio y esos pocos o √ļnicos seres o criaturas con las que se comparte se conviertan en algo m√°s de lo que son realmente, bigger than real, podr√≠amos decir, una especie de s√≠mbolos o met√°foras de algo m√°s que no podemos hacer visible, sino en la forma del tigre, la cebra, la bote, el mono, el mar, los peces, todo lo que en su odisea Pi va encontrando y enfrentando. Algo as√≠ como lo que le ocurre a Alicia en el Pa√≠s de las Maravillas, o a Odiseo cuando se topa con sirenas y ciclopes o Simbad con genios y monstruos, pues a Pi le toca algo de la fauna animal tanto terrestre como marina, digna del documental m√°s asombroso de Animal Planet o Discovery Channel. Esas criaturas se llenan de s√≠mbolos de alguna manera, o al menos en mi interpretaci√≥n as√≠ quiero hacerlo, quiz√°s porque no me baste que un tigre sea un tigre. A diferencia de Pi al fin de su traves√≠a quien dice lo que sucedi√≥ es lo que sucedi√≥ y no tiene porque significar nada m√°s, a m√≠ me parece que s√≠ pude significar muchas cosas m√°s. Richard Parker, el tigre es una especie de energ√≠a salvaje que puede estar contenida, temerosa y de repente destruirte sin raz√≥n alguna o salvarte al mismo tiempo, destruyendo a otros. El ello dir√°n algunos, el instinto, las fuerzas primarias que anidan en las personas, nuestra agresividad innata, la naturaleza para no entrar en detalles. La naturaleza aliada con eso que llamamos destino es una fuerza que nos tiene a su merced, as√≠ queramos enmascararlo, as√≠ de fr√°giles somos, y por eso dec√≠a que nos toca ser humildes en la vida, porque la misma naturaleza nos puede rugir como el tigre o azotar como el mar en cualquier momento para recordarnos lo peque√Īos y vulnerables que somos.

 

A diferencia del mar al tigre de alguna manera podemos domesticarlo, y ahí nos recuerda al Principito también, o al menos intentarlo, ponerlo a raya, aprender a dominar el salvaje que llevamos, ese trozo de naturaleza. El tigre como nuestros instintos nos lastiman, chocan dentro de nosotros, ataca cuando menos los esperamos, y además es capaz de poseer todo lo que somos, sí lo dejamos. Pero no podemos tampoco destruirlo, porque es lo que nos da vida al mismo tiempo, los que nos mantiene en alerta, y de este modo vivos. El mismo bote en que sobreviven Pi y Richard Cooper es una metáfora quizás del cuerpo, ahí conviven los instintos, la mente y el espíritu. Y lo que hay ahí en el cuerpo es nuestra principal despensa de recursos para sobrevivir en la vida, especialmente sí sabemos manejarlos.

 

El mar quiero jugar a pensar que es esa naturaleza talvez, a la que no podemos realmente controlar, o quiz√°s el destino mismo. Puede ser tan placido como torrido, quitarnos todo y darnos mucha paz. Y siempre estarnos ense√Īando algo, pues adaptarnos a ella, es nuestra forma de aprender de la misma.   Del mar mismo vienen peces que vuelan, llamados exoc√©tidos, significan para los protagonistas, la forma de calmar d√≠as con hambre, sin embargo cuando aparecen sus alas los lastiman, e igual pasa con las plantas de una isla, reminiscencias al Jard√≠n del Ed√©n y la manzana. Una oportunidad para satisfacer nuestras necesidades tambi√©n puede lastimarnos, causarnos un da√Īo, y debemos prepararnos para ello. Esa parece ser otra especie de ense√Īanza. Una ballena haciendo un clavado pero que no hace ning√ļn da√Īo a Pi o Richard Parker, parece como esas manifestaciones de la naturaleza o la vida en las que nos muestra que tan magn√≠fica y abrumadora puede ser, pero aun as√≠, no ser una amenaza para nosotros.

 

Una noche con unas medusas brillantes alrededor de la embarcación de esta pareja dispareja de sobrevivientes les brinda un espectáculo mágico y sui generis, aun así, de caer al mar en ese momento, sería un peligro mortal para ellos. La magia o lo que nos deslumbra hay que admirarlo con gratitud pero sin caer en ello, pues podría ser mortal.

 

El diario de Pi y su gu√≠a de sobrevivencia son su √ļnica forma de sobrellevar sus d√≠as y seguir teniendo conciencia de quien es, una representaci√≥n de c√≥mo la escritura tanto nuestra como de los otros pueden ser nuestras √ļnicas gu√≠as y compa√Ī√≠as muchas veces, nuestras v√≠as para saber que nos estamos encontrando. El mismo nombre de Pi que representa la fascinaci√≥n del padre por el agua y por nadar, termina a Pi marc√°ndole un destino en otra piscina como es el oc√©ano, en donde rencontrarse con ese deseo del padre con quien antes de perderlo hab√≠a mantenido diversos desencuentros y conflictos. Es como s√≠ la vida le dijera a Pi que aun con un nombre tan rid√≠culo como el de una piscina p√ļblica, el nombre que te lega tu padre, y su mismo linaje, lo que te ha ense√Īado, te marca, tiene que ver con tu destino. Y es Pi mismo quiz√°s el m√°s grande s√≠mbolo, pues el no puede m√°s que ser una met√°fora de su esp√≠ritu opuesto pero complementado por su instinto, es decir el tigre.

 

El viaje mismo de Pi es esa ruta en la vida en la que perdemos a nuestros seres queridos temporal o parcialmente, en la que nosotros estamos enfrentados sin ellos a la naturaleza, la propia y la ajena y a los azares del destino, esa especie de camino hacia la madurez. El viaje también puede ser visto además de una metáfora de la vida como una sublimación de un hecho extremo en el que en la lucha por sobrevivir nos vemos abocados a tener que inventar una historia que nos permita sobrellevar acciones en las que el instinto animal nos ha poseído, somos los tigres y quizás hemos dejado de ser humanos, teniendo que matar o sacar provecho de quienes hayan muerto.

 

Entonces la misma historia parece sugerirnos de fondo, que toda la realidad, no es más que una metáfora, una apariencia sí se quiere también, de algo más profundo y esencial para nosotros, que es eso, quizás esa es la cuestión de la vida, descubrir eso, e incluso una razón de porque vivirla.

 

Un paso adelante en las películas de Chicos con Animales

 

Todas las películas en las que un chico o chicos encuentran como amigos a animales, son de hecho, tal como hemos venido comentando, menciones de alguna manera a plasmar símbolos mediante los animales, pretextos para que el personaje descubra algo, la belleza, la amistad, el amor, el valor de la familia, etc...

 

La vida de Pi evoca as√≠ como a las historias y pel√≠culas mencionadas, tambi√©n al Libro de la Selva de Rudyard Kipling, por esa relaci√≥n dif√≠cil entre chico y tigre, persona y bestia, presa y fiera, como es Mowgli y Shere Khan, una historia durante mucho tiempo muy importante en los scouts. Quiz√°s es la que m√°s se le parece, aunque tenga diversos destinos y connotaciones. Especialmente porque en la mayor√≠a de pel√≠culas los chicos tienden a tener una relaci√≥n mucho m√°s positiva con los animales: Liberen a Willi (1993), El Corcel Blanco (1979), Regreso a Casa (1993), Volando a Casa (1996), Proyecto X (1987), Jinete de Ballenas (2002), Mi Vecino Totoro (1988) o Rayas (2005), en La Vida de Pi en cambio es m√°s un n√©mesis, o un alter ego, un opuesto que termina ense√Ī√°ndole a los golpes en cierta manera al chico y facilitando su madurez o su sobrevivencia. La pel√≠cula a diferencia de las anteriores tampoco a tiende a caer en cierta sensibler√≠a porque a pesar de su fantas√≠a, esta atravesada por la realidad inmutable de que hay un animal salvaje. No cae tampoco en dar un mensaje ecologista, digamos, como muchas pel√≠culas sobre animales, no entra en ese terreno, pues est√° concentrada en esa vivencia filos√≥fica o espiritual y de sobrevivencia y no pierde de vista ese foco, en esa medida es una pel√≠cula para un p√ļblico m√°s adulto que el que usualmente mira pel√≠culas sobre chicos y animales. En esa medida La Vida de Pi, quiz√°s resulte de alg√ļn modo un hito, mostrando como pel√≠culas sobre relaciones entre chicos y animales no siempre tienen porque estar dirigidas a un p√ļblico de ni√Īos con sus padres en la sala de cine, sino donde tanto ni√Īos, como j√≥venes o adultos pueden aprender mensajes complejos, dif√≠ciles, incluso filos√≥ficos. La Vida de Pi en ese sentido se emparenta m√°s con historias como La Historia sin Fin (1984) o El Viaje de Chihiro (2001) solo que en un mundo real y no fant√°stico.

 

Para un Cine Foro sobre la Adversidad

 

Aquí va a hablar el cineclubista, así como La Vida de Pi pueda marcar un antes y un después en estas películas sobre chicos y animales, al igual que deja un legado importante en filosofía, el estoicismo y la espiritualidad en el cine sobre la sobrevivencia, los viajes, las situaciones límite y la madurez de una persona, esta película siento que puede ser un vehículo bastante provechoso para tratar el tema de la adversidad, especialmente a temprana edad. El mar, el tigre, el naufragio son sinónimos todos de la adversidad en la vida, y para muchas personas, máxime en un país como Colombia, donde hay millones de personas desplazadas, amenazadas constantemente, una historia como estas puede ser un catalizador, una vía para la catarsis, a través de una metáfora, y en la cual ver reflejado el martillo pilón de la adversidad que se ha cebado con una vida. Así como también ver en ella caminos para la esperanza, para fortalecerse y renacer en esos viajes adversos en los que nuestra vida puede haberse convertido por una u otra razón. Una recomendación, vive la película, incluso lidiando como espectador, estoicamente, con la incomodidad que pueda producirte, hace parte del viaje.

 

Dirección: Ang Lee. Guión: David Magee basado en la novela de Yann Martel.

Duración: 127 minutos. País: USA, China y Taiwán 2012.

Elenco: Suraj Sharma, Irrfan Khan, Addil Hussain, Rafe Spall, Gerard Depardieu y Tabu.

El tigre Richard Parker no tiene intérprete animal pues fue realizado en animación por computador CGI aunque sí se tomo diversos tigres para captura de movimiento.

Musica: Mychael Danna

Productores: Ang Lee, David Womark y Gil Netter

Productoras: Fox 2000, Haishang Films y Rhythm and Hues

Globo Dorado a Mejor Banda Sonora

Nominada al Oscar a Mejor Película, Dirección, Fotografía, Edición, Guión Adaptado, Canción Original, Banda Sonora, Dirección de Arte, Edición de Sonido, Mezcla de Sonido y Efectos Visuales.

Pel√≠culas del A√Īo del AFI American Film Institute, Nominada al Premio Annie por Animaci√≥n de un Personaje en una pel√≠cula en acci√≥n real por el Tigre y el Orangut√°n.  Nominada a los Premios Brit√°nicos BAFTA en 9 categor√≠as. 6 premios de la Sociedad de Cr√≠ticos de Las Vegas, Mejor Fotograf√≠a de la Cr√≠tica de San Diego y Washington.

Presupuesto: 120 millones de dolares.

 

William Lucero

Divulgador de la Cultura Cinematogr√°fica en Pasto desde 1996, coordinando Cineztesia Pasto.  Promotor de la Videoteca de la Universidad de Nari√Īo. Colaborador del Consejo Departamental de Cine de Nari√Īo y del Festival Internacional de Cine de Pasto. Psic√≥logo Egresado de la Universidad de Nari√Īo.

 

 

E-mail:  cineztesia@hotmail.com

 

Sitio Web: www.cineztesiapasto.blogspot.com

Página10.com - Periódico Digital

Top Desktop version