Página 10 - Periódico Digital. Pasto - Nariño

Switch to desktop

¿Esas tales chuzadas a periodistas tampoco existen?

Valora este artículo
(0 votos)

 “Las grabaciones no son suficientes. Puede que me dejen intranquilo, pero no son suficientes”, dijo el presidente a la Santos a la W Radio, en referencia con unas grabaciones de chuzadas y seguimientos a Vicky Dávila, quien las publicó en La FM (http://www.lafm.com.co/justicia/noticias/los-correos-an%C3%B3nimos-enviados-196561#ixzz3uiSCZZKY).

Mucha gente se pregunta por qué a una periodista que, aparentemente, ha sido tan obsecuente con cualquiera que sea el o los personajes de turno que ostentan el o alguno de los poderes institucionales del establecimiento, podría ocurrirle lo que presuntamente le está ocurriendo. Bueno, la consideración de quienes estén o no con su forma de hacer periodismo no es del caso por ahora. Hay algo más delicado, porque no es sólo a ella a quien le estarían cometiendo el mismo delito; presuntamente hay muchos otros periodistas de diversas tendencias. Y lo grave para todos los colombianos es que está en peligro el summum de lo que es la democracia: el derecho de opinión, el derecho a la divergencia con las ideas convertidas en palabras; es decir la libertad de expresión, o sea la libertad de prensa, uno de los bienes más preciados de la democracia. Otra cosa muy grave es que, presuntamente, se estarían quebrantando los principios morales y éticos de quien es la encargada de garantizar el bienestar ciudadano en relación con el orden y la convivencia cívica y social: la Policía Nacional, en su cúspide. Todos puntos tan peligrosos, pero quizá menos que la cauta o prudente respuesta del señor presidente.

En el link presentado antes, que se encuentra en internet, la periodista Dávila denuncia con hechos que está siendo interceptada. Según su testimonio, la Fiscalía General de la Nación señala como posible implicada a la Policía Nacional. La periodista hace conocer unos anónimos que le han llegado en donde se conocen hasta sus actividades y movimientos más íntimos. Le hacen saber que se está haciendo lo mismo con muchos otros periodistas, entre ellos Gardeazábal, Claudia Morales, Daniel Coronell y otros. Si alguno estuviera cometiendo un acto ilícito contra la Constitución y la Ley, cualquiera de los representantes de los poderes públicos del Estado están en el derecho y obligación de presentar la demanda ante las autoridades competentes. Jamás de, presuntamente, seguirlos e interceptar sus comunicaciones sin orden judicial.

A muchos colombianos nos deja no sólo intranquilos esa “intranquilidad” quizá  cauta, expresada por el señor presidente. Los hechos bochornosos que se han visto y han sido conocidos por la opinión nacional en lo últimos tiempos -en esa respetable institución del Estado- son muy delicados. Hasta donde se sabe, las denuncias de los medios de comunicación que se han ocupado de ellas no han sido controvertidas como injuriosas o como calumniosas ante autoridad competente por ninguno de los presuntamente señalados. La denuncia de un policial en internet, rodeado de supuestos compañeros encapuchados, fue un acto macondiano, pero no se sabe qué ha ocurrido luego. Y todo sigue como si tal cosa. Si en el bochornoso “Caso Pretelt”, el presidente que no tiene poder de mando sobre el magistrado, pero que quizá por conveniencia nacional se atrevió a hacer la solicitud que todos conocimos al togado cuestionado, en los casos de la Policía sí lo tiene, además del deber constitucional y legal de proceder acertada y convenientemente. Quizá lo realizado hasta ahora no es ni lo conveniente ni lo adecuado ni lo acertado: una Comisión de Notables.

“Que en un solo noticiero [La FM] haya seis personas con protección es escandaloso. Que el Fiscal General diga que el riesgo puede provenir de la Policía Nacional es escabroso. Y que el Presidente de la República diga que no hay ni una sola prueba es penoso”, Vicky Dávila (ibíd). 

Alejandro García Gómez

Nacido en Sandoná, 1952. Sostiene la columna de opinión DESDE NOD en periódicos del país y en Ecuador. Ha publicado los poemarios TRANSPARENCIAS (Medellín, 1991), CARTAS DE ODISEO (Medellín, 1996), ALFABETO DE SOMBRAS (Medellín, 2003), EL PARAÍS DE LAS CARCAJADAS AUSENTES (Pasto, 2016), el libro de cuentos NO ES POR AZAR QUE NACEMOS (Medellín, 2004) y la novela EL TANGO DEL PROFE (Pasto, 2007). Ha participado en varias publicaciones colectivas. Fue fundador y pertenece al Consejo de Redacción de la Revista MASCALUNA (Medellín).

Ha publicado ensayo, cuento, poesía y crónica en algunas revistas y periódicos del país. Ha sido ganador de algunos concursos de poesía y cuento en el país, entre ellos el Primer Premio en el Concurso Nacional de Poesía del Servicio Civil (Bogotá, 1988), Primer Premio en el Concurso Nacional de Cuento del Servicio Civil (Bogotá, 1989), Tercer premio Concurso Nacional de Cuento Carlos Castro Saavedra (Medellín, 1994), Primer Premio Concurso Nacional de Cuento auspiciado por la Asociación Nacional de Empleados  del Banco Industrial Colombiano, ADEBIC, (Medellín, 1996).

Ha sido jurado en algunos concursos literarios regionales y nacionales del país. Es Licenciado en Química y Biología de la Universidad de Nariño (Pasto) y Magíster en Educación de la Universidad de Antioquia (Medellín). Trabajó como docente de Química y Biología en el colegio San Luis Gonzaga de Túquerres (Nariño) y en el Departamento de Ciencias Naturales del INEM José Félix de Restrepo de Medellín. Actualmente es pensionado.

 

E-mail: pakahuay@gmail.com

Página10.com - Periódico Digital

Top Desktop version