Página 10 - Periódico Digital. Pasto - Nariño

Switch to desktop

Una guachada más

Valora este artículo
(0 votos)

Por Iván Antonio Jurado Cortés

 

“Perro mierdero el día que no la come la huele”, particular frase que engalana el folclorismo nacional, ese que se confunde entre la idiotez y la miseria, agobiando a un pueblo que desfallece ante la opresión burócrata de los dueños del país. No es raro escuchar desenfrenadas palabras y mirar acciones de un guache dizque candidato presidencial. “Además de cotudo con paperas”, perfecto refrán para describir un personaje aprovechado de la envestidura pública para realizar su propia campaña y llegar a la Casa de Nariño.

 

Colombia no aguanta con tanta mala leche, menos de un ‘hijo de papi y mami’, encaprichado por ser la primera autoridad de la patria. La maquinaria con algunos roses en sus piñones empieza a avanzar con un objeto hasta el momento incierto. Hace unos días fue el coscorrón a un hombre que vela por la seguridad del ‘niño rico’; ahora es la humillación a la gente venezolana. La palabra ‘veneco’ tal como la pronunció este sujeto es absolutamente déspota e insultante. Obviamente que la respuesta del gobierno hermano no se dejó esperar, generando irritación en las relaciones patriotas.

 

Como cualquier ‘culicagado’ millonario, después que la embarran, envían a las nanas para que los defiendan; esto ha sucedido con la canciller colombiana, a quien el niñito Vargas Lleras le ha implorado que salga en su defensa. El asunto se complicó, obligando al papa de los pollitos salir a poner el orden; mientras en Venezuela los ánimos se caldearon, abriendo otra disputa por irresponsabilidad y estupideces cometidas por nuestros ilustres funcionarios.

 

Como dicen por allí, el hijo mayor de ‘Juanpa’ resultó rebelde, convirtiéndose en un martirio saciarle antojos al nietico de Lleras Restrepo. El tiempo avanza y la huella de sus idioteces  se cristaliza, reflejando la esencia del caudillismo capitalino, arraigado en las entrañas de los colombianos. No será la primera ni la última, las actitudes humillantes del impuesto candidato de  pedigrí presidencial seguirán su línea. A medida que se acerca la fecha electoral vendrán más historias del ‘joven gomelo’, empecinado en traer a la actualidad el pensamiento rancio de su abuelo.

 

Nada raro tiene que un personaje tan peculiar como Vargas Lleras se convierta en la primera autoridad nacional; la historia del país enseña que comportamientos irracionales como los del exsenador finalmente son premiados. El grado de masoquismo de los hijos del ‘Corazón de Jesús’ es tan relevante que de no poseerlo se consideraría una persona anormal. Los actos anticulturales dan la pauta para transformarse en buen político.

 

Como la gente no cree en sus dirigentes, estos han optado por mimetizarse usando estrategias que camuflan su afán por el dominio popular. Las próximas contiendas serán especiales, entendiendo que nuevas corrientes políticas entraran en vigor, siempre y cuando la nueva normatividad en este aspecto lo permitan. Los desobedientes ‘nenes adulados’ podrían llevarse su sorpresa; todo depende del instinto de los potenciales votantes.

 

En medio del desespero, el delegado de la oligarquía bogotana enfila sus armas contra quienes se oponen a sus obsesiones ejecutivas. Es el show del momento: una pelea inoficiosa y enconosa con una institucionalidad externa. La canciller despierta su venganza contra el malcriado que obliga a sus colegas atender la necesidad de quedar bien ante un pueblo que no trago grueso, y empieza a pasarle cuenta de cobro.

 

La palabra ´veneco’, será la ampolla seguidamente convertida en llaga, cuya podredumbre salpicará el ego del niño Vargas Lleras y atolondrara a quienes admiran su paso de soldado errante.

 

No se acepta que un sinvergüenza aproveche la credencial de vicepresidente para apalancar una ambición particular. Es inaudito que los recursos de infraestructura y vivienda se manipulen con intenciones privadas. Las guachadas continuaran dando de qué hablar, mientras el gran caballero disfrazado de redentor seguirá el sendero de los presidenciables.

 

Las disculpas  no engranan en una personalidad arrogante y mal educada. Cada vez sus padrinos se alejan y los aplausos son más ausentes. La luz que algún día brillo, ahora es fugaz, dejando un degenerado encandilamiento que opaca la leve mirada de algunos desubicados. Se avizora una deshipnotización popular que peligrosamente atormentaría a los de paño inglés, cultivadores de un jardín de gardenias y espinosas rosas. El país no puede empañarse por un conflicto de comportamiento estrato diez. 

 

Iván Antonio Jurado Cortés

Escribo no por costumbre sino por la responsabilidad que tengo como colombiano, para que esta patria cada vez se enfoque por el sendero de la verdadera libertad. Hoy, la libertad debe ser prioridad de cada connacional, con el sano propósito de que nuestra nación sencillamente sea más justa, equitativa y participativa. Escribir es la forma inteligente, digna y efectiva, para que miles de personas despierten e insistan en no continuar hibernando en un mundo fantasioso, que lentamente fragmenta la sensibilidad y entorpece el pensamiento de gente que quiere ser buena siendo buena. La prensa alternativa genera autonomía y abre los espacios a un debate sano y sin limitaciones.

Página10.com - Periódico Digital

Top Desktop version