Página 10 - Periódico Digital. Pasto - Nariño

Switch to desktop

Venezuela, un país petrolero que pasó de la gobernabilidad en la twitósfera y la muerte de Hugo Chávez, a la polarización e incertidumbre política Destacado

Valora este artículo
(0 votos)
Venezuela, un país petrolero que pasó de la gobernabilidad en la twitósfera y la muerte de Hugo Chávez, a la polarización e incertidumbre política Fotografía: Peru.com

Desde finales de la década del 90, Venezuela estuvo en la mira de la comunidad internacional. Por un lado por su condición de país fronterizo con Colombia y por la llegada al poder de un hombre formado en las Fuerzas Militares: Hugo Chávez Frías, con una propuesta de una crítica abierta a los partidos tradicionales (Acción Democrática y COPEI), a quienes culpaba de la crisis institucional, de corrupción y de ser los responsables de una democracia malograda.

 Un escenario político interno y externo que marcó una época y que derivó posteriormente en la Revolución Bolivariana con un líder carismático, capaz de romper fronteras, de levantar amores y odios. Con un alto lenguaje comunicativo, que lo convirtió en un referente de América Latina.

 

 Sin embargo, no contaba con la aparición del cáncer en su organismo, que lo llevó a una larga atención médica en Cuba. A tomar decisiones de Gobierno desde la twitósfera, orientadas a conducir al país con alta tradición petrolera en su economía, con un agudo gasto público, una crisis fiscal sin precedentes y con la decisión política de atender a los más pobres, a través de programas de salud y educación, subsidiados por el Estado.

 

El 10 diciembre de 2012, Hugo Chávez partió a la Habana para un nuevo chequeo médico. Un viaje del que nunca regreso. Fue la última vez que apareció en público. Un hombre diezmado por la enfermedad y aferrado al poder. Un hecho que se confirmó, el 10 de enero de 2013 –que pasó a la historia de Venezuela- cuando  juramentó “en ausencia física” el primer presidente online del siglo XXI.

 

Se trataba de Hugo Chávez. El mismo hombre que llevaba más de una década en el poder, que fue protagonista de un golpe de Estado. “Que estuvo preso y que fue capaz de insultar en público y en privado a sus contradictores, incluidos varios mandatarios y el propio Rey de España”(1)

 

Si bien la constitución de Venezuela estipula que el presidente elegido en la urnas debe tomar posesión de su cargo, un permiso otorgado indefinidamente a Chávez por parte de la Asamblea Nacional y el máximo Tribunal de Justicia, le dio la credencial para orientar los destinos de un país polarizado entre simpatizantes y opositores, con una aguda crisis económica y social, con altos índices de inseguridad y bajo la mira de la comunidad internacional Nació entonces, la gobernabilidad en la twitósfera. O lo que podemos llamar: ¿Venezuela con presidente online?

 

La razón. Lo que ocurriría en los próximos meses en el país suramericano, afectaría la geopolítica de América Latina, al punto que mantuvo la tensión de sus vecinos, como en el caso de la elección presidencial del Ecuador, en el mes de febrero o la intención de la presidente de Argentina Cristina Fernández, de presentar su candidatura a un tercer mandato. “Algo impensado para el más optimistas de los analistas políticos, en la década de los 90” (2)

 

Lo que se sucedió, desde ese momento afectó la marcha del Estado, la vida de los venezolanos – por los problemas de salud de Hugo Chávez-  en términos de gobernabilidad, superó cualquier relato de la literatura de ciencia ficción Julio Verne.

 

Miremos con detenimiento. Un Jefe de Estado tomando de decisiones a miles de kilómetros de Caracas. Desde la Habana, Cuba, en su lecho de enfermo. Es decir, una planeación, desarrollo y ejecución de políticas públicas; a través de redes sociales y twitter. “El vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció que el mandatario Hugo Chávez, hospitalizado desde hace cinco semanas en Cuba, decidió designar al ex vicepresidente Elías Jaua nuevo ministro de Exteriores.

 

Más temprano Maduro, afirmó que el jefe de Estado va “remontando la cuesta” y “avanzando” en su recuperación en la isla. (3)

 

Tras designación del nuevo Canciller, la gran pregunta que se hicieron los venezolanos fue: ¿el acceso a las nuevas tecnologías facilitará que la nueva generación de ciudadanos alcanzar altos niveles de educación, productividad y creación de un valor económico y social?

 

La verdad, es que recorriendo las calles de Caracas, esta tesis no solo estuvo lejos  de cumplirse sino que precipitó en Venezuela, una “ola” de preocupación entre sus habitantes, acompañado con  más preguntas que respuestas, en virtud que el ciudadano llegó a un límite extremo “desinformación y populismo. El mundo ha cambiado. Somos críticos del orden establecido. Queremos un nuevo futuro para Venezuela y los venezolanos”. (4)

 

Lo que surgió en escenario de la política y de la anti-política de Venezuela, fue  un nuevo ciudadano. Unos defensores de sus derechos.  Hombres, mujeres y niños buscando canales de expresión. Donde fuese escuchada su palabra. Su manera de sentir y percibir como era la nueva etapa de la democracia venezolana al ser gobernados por el primer presidente online en la historia del mundo, y que pasó a la historia en un hecho inédito, que será comentado de generación en generación. Gobernar Venezuela en ausencia física. Solo a través de 140 caracteres. “El presidente de Venezuela, Hugo Chávez está muy contento con su Twitter, asegurando que su cuenta @chavezcandanga ha sido una “explosión” por las numerosas respuestas que ha recibido después de haber twitteado dos veces.” (5)

 

Aquí surge una pregunta obligada. ¿Será acaso que una situación similar, sería soportada en México, en Brasil o en Colombia? Parece poco probable. En cambio en Venezuela, todo fue  posible, gracias a un alto poder de penetración del presidente Chávez ante la opinión pública. (seguidores y opositores) Su resultado se tradujo en un hecho que registraron los medios de comunicación: “La Revolución Bolivariana estaba viva” (6)

 

Esa sola situación, fue compleja por donde se le mire. Fue difícil para quién la vivió, pero también para quién la observó a distancia. Por ejemplo, para los miles de  venezolanos que hoy residen en distintas partes del mundo.  Que no son indiferentes a lo que sucede en su país.

 

En octubre de 2012, los venezolanos votaron en las urnas por futuro. En un estado emocional de incertidumbre. Cuando llegó el día de la posesión de Hugo Chávez, quienes votaron a su favor y en contra, querían respuestas frente a su problemática y social. Respuestas frente a su realidad local, regional, nacional e internacional.

 

Lo que se abrió paso en Venezuela como un tsunami, -desde entonces- fue la fuerza de las ideas de los jóvenes. “Necesitamos modernizar la democracia. La trasformación de los partidos políticos. Partidos que no reflejan solo ideología, sino los intereses cada días más complejos y heterogéneos de los ciudadanos en la sociedad del siglo XXI”, subrayaron

 

Lo cierto, es que Venezuela está en convulsión después de la muerte de Hugo Chávez y las elecciones del 14 de abril, a la que sumó la toma posesión de Nicolás Maduro, en medio serios cuestionamientos de su triunfo en las urnas. De serias acusaciones por parte del candidato de la oposición Henrique Capriles, a quién se le culpó por la muerte de 8 ciudadanos venezolanos que participaron en las protestas, 24 después de la jornada electoral Y todo apunta a que seguirá en convulsión.

 

 Los hechos son contundentes. Primero por la enfermedad de Chávez, por su ausencia en el acto de posesión en el mes de enero, luego por su muerte el 5 de marzo.

 

Finalmente, por las dudas que se levantan en torno a número de sufragios obtenidos por Nicolás Maduro y Henrique Capriles, que derivó en “cacerolazos” de los ciudadanos. Una polarización a su máximo nivel.

 

En los sitios de trabajo, en las universidades, en las salas de redacción de los medios de comunicación, se dice en privado y en público, que la crisis de Venezuela entró en una nueva faceta. “Nadie se atreve hacer un pronóstico” (7)

 

La razón. Simple. El Gobierno no está tan fuerte en términos de gobernabilidad y legitimidad. Además, la oposición tiene un alto eco en la sociedad, no solo en el país sino, a nivel internacional.

 

Lo que se viene a futuro, es simple de describir. Se demandará por parte de los ciudadanos –independiente de su rol en la sociedad- una respuesta política, social y económica frente a su calidad de vida. No en vano los supermercados amanecen –casi a diario- sin los principales alimentos de la canasta familiar. Todo gracias a la zozobra. A la crisis fiscal. A la alta inflación. A la inseguridad. Al interrogante: ¿qué pasará mañana?

 

Todo parece indicar que el triunfo de Maduro –altamente cuestionado- puede interpretarse como en un  salto al vacío, sino adelanta un diálogo con la oposición, en procura de alcanzar un consenso de tolerancia y paz. Nadie se atreve a lanzar un pronóstico. Mientras llega la primera respuesta, Venezuela  –y como actor de primer orden en América Latina- intentará construir un modelo de país con un presidente que se autocalifica como “el hijo de Chávez”

 

Será una etapa compleja en lo interno y en el exterior. Una etapa, donde aparecerá la voz de Henrique Capriles, pero también de nuevos líderes. Líderes con la capacidad de interpretar una realidad que se comenzó a sentir con el primer asomo del sol el 10 de enero de 2013, en la cuna de la Revolución Bolivariana, cuando Chávez no pudo juramentarse como Jefe de Estado, originando una cadena de hechos, que tendrán sus efectos directos en indirectos con el paso de las semanas y de los meses.

 

Lo cierto, es que la confianza electoral y post electoral en Venezuela resultó afectada desde el 14 de abril. La legitimidad del Gobierno de Nicolás Maduro podría afrontar serios problemas. En esencia impactará en la estabilidad política, en su relación con los “antichavistas”

 

Con la ingobernabilidad vendrá el caos, la carencia de alimentos de la canasta familiar y la anarquía, bajo la mirada de la comunidad Internacional desde Estados Unidos, pasando por la OEA y culminando en UNASUR, Ecuador, Bolivia, Argentina, Nicaragua y Brasil.

 

Por ahora, a la altura del mes de mayo de 2013, no se observa en el panorama político de venezolano un consenso. En un diálogo constructivo entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición. Venezuela está condenada a mantenerse en el túnel sin salida. En una polarización con pronóstico reservado. Y todo bajo la lupa de la comunidad internacional, pero también de las redes sociales, donde los ciudadanos registran paso a paso lo que suceda a través de fotos, comentarios, twitter y facebook entre otros.

 

Una nueva gobernabilidad, donde los ciudadanos Venezuela serán actores principales. Gracias a una consigna, que va más allá de un sueño. Que Venezuela pase de la tragedia al milagro. Donde no esté presente la intolerancia, por pensar diferente al “chavismo”.

 

(1)       Wikipedia frase pronunciada por el rey de España, Juan Carlos I, el 10 de noviembre de 2007, dirigida al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en la XVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado, ocurrida en Santiago de Chile.

(2)       www.la prensa.com ni. enero 2 de 2013. Planean reforma para tercer mandato de Cristina Fernández.

(3)  www.eluniversal.com.enero 15 de 2013 Nuevo Canciller de Venezuela.

(4) www.informe21.com. septiembre 09 de 2012. Estudiantes venezolanos en España-

(5) www.ultimasnoticias.com.ve. 28 de abril de 2013. Hace 3 años Chávez abrió su cuenta en twitter. 

(6) Facebook/notas sobre Chávez. Vive la lucha sigue. Viva la Revolución Bolivariana.

(7) Entrevista Carlos Villota Santacruz. Internacionalista-experto en marketing político. Canal Caracol Colombia 14 de abril de 2013. Elecciones Venezuela.

Carlos Villota Santacruz.

Internacionalista-Comunicador Social y Periodista. Experto en Comunicación para el desarrollo y ciudad-región.. Promotor de proyectos e investigación comunicativa en radio, prensa y televisión. Experiencia en el manejo de imagen externa, interna y protocolaria de entidades públicas y privadas, encuentros culturales, empresariales y ambientales. Docente en el área de televisión, relaciones internacionales y bloques económicos. Experto y conferencista en temas de marketing político, marketing de ciudad, integración cultural, TLC y desarrollo urbanístico. 

E-mail:  villotasantacruzcarlos@yahoo.com.co

Página10.com - Periódico Digital

Top Desktop version