Página 10 - Periódico Digital. Pasto - Nariño

Switch to desktop

Emilsen, una alcaldesa para los tumaqueños.

Valora este artículo
(0 votos)

Por: Jaime Rivas Díaz.

Se realizaron las elecciones en Tumaco en un ambiente más o menos tranquilo, pese a algunos incidentes menores, en los cuales no nos vamos a detener aquí. Lo importante a destacar de este proceso es que la candidata María Emilsen Angulo ganó su derecho a ser alcadesa de Tumaco por los siguientes cuatro años, en un proceso muy reñido que vale la pena analizar.

Según los datos del informe de la Registraduría, hoy 26 de octubre de 2015, y habiendo escrutado el 96.23% de las mesas y calculado un total de 66,219 votos de los 120,094 de personas para votar habría que decir que sólo de 55% de la población tumaqueña salió a votar.

Por otro lado, hay que observar que la campaña de Emilsen, según este informe, ganó con 21.634 votos, el 24.31% de los votos totales; Diego Angulo, la campaña en segundo lugar, sumó 18.668, lo que equivale al 29.60% y Julio Rivera 18.410, con el 29.19 % de los votos totales. De lo que se desprende que las tres campañas sumaron el 83.1% de los votos disputados dejando claro que se enfrentaron tres fuerzas distintas, muy similares en su cantidad de votos y que la campaña ganadora alcanzó sólo el 35% aproximadamente y las dos que la siguieron están ente los 29 %, casi empatadas.

Esto es interesante en la medida en que demuestra un cierto nivel de pluralidad política, lo que es bueno desde el punto de vista de la democracia, ya que indica que la campaña ganadora no representa un poder absoluto en el municipio y que hay otras dos fuerzas políticas tan fuertes que pueden incidir de manera importante en acciones centrales del siguiente gobierno.

La alcaldesa tendrá que enfrentarse durante los siguientes 4 años a problemas estructurales, legados de las administraciones anteriores que demostraron poco interés en resolverlos y que por lo mismo se han convertido en aspectos críticos para el bienestar de la población. Estos problemas son:

1. Educación, con su baja calidad, el concurso de los maestros, falta de pertinencia cultural y baja participación familiar, entre otros aspectos;

2. Empleo, aproximadamente del 70% de la población no cuenta con un empleo formal lo que genera sub empleo, bajos salarios, incidencia de prácticas ilegales, entre otros aspectos;

3. Cultura vial y ciudadana, con el mototaxismo disparado, el desconocimiento e irrespeto de las normas de transito, las empresas ilegales de mototaxistas, la alta tasa de accidentalidad por la cantidad desmesurada de motos, la pérdida paulatina de los espacio públicos y la invisible autoridad local.

No son tareas fáciles y todas requerirán de una fuerte participación ciudadana, de procesos de discusión, reflexión y acuerdos entre los distintos actores, entre quienes se benefician del desorden y entre quienes sufren el problema, las autoridades, la cooperación internacionales y en general, las organizaciones de la sociedad civil. Sin esto, no hay solución posible porque hay un fuerte imaginario social que justifica esta anormalidad como única posibilidad.

Son cuatro años, ojalá no sean otros cuatro años más para que estos problemas sigan creciendo en espera de otro alcalde que venga a solucionarlos. Nuestra crisis no da espera.

Si la alcaldesa convoca y lidera un proceso de participación social como el que se describe arriba, todos los tumaqueños, tanto los que votaron por ella como los que votaron por las otras campañas y los que se abstuvieron de hacerlo, debemos acompañarla con nuestras propuestas, iniciativas, conocimientos y energías, porque resolver estos problemas significaría el despegue social y cultural de los tumaqueños en general.

Página10.com - Periódico Digital

Top Desktop version