Página 10 - Periódico Digital. Pasto - Nariño

Switch to desktop

“Ser pilo paga” y Jornada única: ¿son suficientes?

Valora este artículo
(0 votos)

La indiferencia con la educación, de hace sólo unas décadas, era tan inmensa como miserable el pago que se hacía a los maestros, con botellas de aguardiente, por parte del Estado. Personas de mi edad tuvimos profes a quienes se les remuneraba de ese modo. Sus esposas andaban en las cantinas cambiando las botellas, con pérdida. Casi todos, siempre se quedaban con algunas botellas y las llevaban al bar a “buena cuenta” (por menos del precio real, claro), como un adelanto de consumos posteriores. Otras veces, las esposas procuraban vender las nóminas atrasadas, perdiendo un porcentaje. El 10% se consideraba “sano”; al usurero del 10 se le consideraba bondadoso, muy humano (a).

Los gobiernos del Frente Nacional (FN) y posteriores se dedicaron a lanzar a los cuatro vientos sus índices de cubrimiento cuantitativo de las necesidades educativas. La causa de esto fue que la demanda desbordó la oferta en las pequeñas ciudades por los desplazamientos que produjeron las masacres de la Violencia de mediados del s. XX. El primer gobierno posterior al FN (López Michelsen), de un plumazo acabó con la jornada única en la educación pública y aplicó la doble y hasta la triple jornada, que los maestros recibieron resignados y algunos alborozados. Con esto logró mayor cubrimiento con mínimo presupuesto, según he explicado otras veces. Él seguía mandatos del gobierno gringo, con la misma obsecuencia de otros presidentes.

Uribe y su mineducación Cecilia Vélez, empecinadamente propiciaronla pervivencia del decreto 230/02 (del gobierno de Andrés Pastrana);ahogaron financieramentela educación pública y hacinaron los salones de clase con la Ley 715/01, proveniente delActo Legislativo para el efecto, el 01/01, todo por mandato del FMI. Ahora, apurados por la Ocde, el gobierno Santos IIy la mineducación Gina Parodi, le han apostado al pago de la educación pública de jóvenes, en establecimientos privados, con recursos estatales: programa “Ser pilo paga”. Esta decisión equivale a financiar las instituciones privadas de educación superior con los miles de millones de recursos estatales que se les paga y que podrían ser invertidos en más y mejores programas: pregrados y posgrados en universidades públicas que han demostrado gran calidad o que lleguen a ganárselo. Ella riposta que esos centros educativos privados son de primera categoría y que estos estudiantes jamás habrían podido tener la opción de estudiar en ellos. Pero para ella, personalmente, significa algo más, como lo he venido repitiendo: un show mediático en el que ganará escalones políticos, ya que no pudo ser alcaldesa de Bogotá.

Otra de las banderas de Parodi es la Jornada única. Esta semana salió a anunciar a la prensa que más de 2.300.000 menores estarán cubiertos con esta modalidad al finalizar este mandato (elespectador.com, 15.X.15). Es decir, estamos volviendo al sistema anterior a 1974, en cuanto a jornada educativa.

Pareciera que el plan para atacar el problema educativo –en calidad y cantidad- es el de ir cortando las cabezas más sobresalientes y fierasde una hidra de años de desgreño e indiferencia; pues no se ve un plan serio y organizado, a largo plazo.

Hay algunos problemas que ella o no ha visto o de los que no desea hablar: ¿va a continuar hacinando salones de clase con 45 y hasta con 65 y más estudiantes? ¿Va a continuar asfixiando a los docentes con inúmeras actividades, tan numerosas como inútiles y que nadie lee? Para el de estudio algunas carreras se exige alto puntaje de admisión. Para profe puede aspirar cualquier otro profesional graduado, sólo necesita presentar solicitud. ¿Debe seguir así la preparación de maestros? ¿De dónde va a sacar los miles de docentes competentes que se necesita para la Jornada única si cada vez menos jóvenes desean seguir la carrera docente por la falta de estímulos efectivos y que no sea sólo saluditos en la espalda en el Día del maestro (15 de mayo)? 

Alejandro García Gómez

Nacido en Sandoná, 1952. Sostiene la columna de opinión DESDE NOD en periódicos del país y en Ecuador. Ha publicado los poemarios TRANSPARENCIAS (Medellín, 1991), CARTAS DE ODISEO (Medellín, 1996), ALFABETO DE SOMBRAS (Medellín, 2003), EL PARAÍS DE LAS CARCAJADAS AUSENTES (Pasto, 2016), el libro de cuentos NO ES POR AZAR QUE NACEMOS (Medellín, 2004) y la novela EL TANGO DEL PROFE (Pasto, 2007). Ha participado en varias publicaciones colectivas. Fue fundador y pertenece al Consejo de Redacción de la Revista MASCALUNA (Medellín).

Ha publicado ensayo, cuento, poesía y crónica en algunas revistas y periódicos del país. Ha sido ganador de algunos concursos de poesía y cuento en el país, entre ellos el Primer Premio en el Concurso Nacional de Poesía del Servicio Civil (Bogotá, 1988), Primer Premio en el Concurso Nacional de Cuento del Servicio Civil (Bogotá, 1989), Tercer premio Concurso Nacional de Cuento Carlos Castro Saavedra (Medellín, 1994), Primer Premio Concurso Nacional de Cuento auspiciado por la Asociación Nacional de Empleados  del Banco Industrial Colombiano, ADEBIC, (Medellín, 1996).

Ha sido jurado en algunos concursos literarios regionales y nacionales del país. Es Licenciado en Química y Biología de la Universidad de Nariño (Pasto) y Magíster en Educación de la Universidad de Antioquia (Medellín). Trabajó como docente de Química y Biología en el colegio San Luis Gonzaga de Túquerres (Nariño) y en el Departamento de Ciencias Naturales del INEM José Félix de Restrepo de Medellín. Actualmente es pensionado.

 

E-mail: pakahuay@gmail.com

Página10.com - Periódico Digital

Top Desktop version