¿Amas al Pasto?

Para los que conocemos algo de esto, o mejor, sentimos a nuestro Deportivo Pasto en las venas, sabemos que ha llegado la hora de afrontar un año muy difícil para nuestro equipo.

No voy a repetir lo que ya saben, pero sí es importante recordar que para este campeonato subieron dos equipos históricos de la “A”, es decir, con hinchada y ciudad propia, no regalados por empresarios que invierten en clubes y no saben a cuál municipio regalarlo para llenar sus bolsillos, NO, ahora llegaron y bienvenidos el Unión Magdalena y el Cúcuta Deportivo, equipos que lucharán con todo para quedarse.

Serán clásicos que junto a Huila, Envigado, Patriotas Boyacá, Rionegro, Alianza Petrolera, Jaguares (los cuatro últimos sin identidad, pero con billete) deberán ser jugados como unas finales a todo honor, porque de estos saldrán los descendidos para el 2019.

Pero lo anterior está en la cabeza de toda la familia Tricolor, eso no preocupa, porque para eso se está trabajando, claro, hay que esperar a que inicien los partidos y dar tiempo a los  buenos resultados, sin olvidar que esto es un juego y por serlo pertenece al azar, así para varios sabios todopoderosos del periodismo deportivo no lo sea y como ellos dicen: si la estrategia y la táctica está bien, se gana… mmmmm…  son los mismos que citan en sus transmisiones y dejo constancia que es la que más me gusta e irá en negrilla: si la mete es gol. Léase imitando a William Vinasco Ché (Ché de Chamorro), para los que no sabían.

Volviendo al tema, sí me preocupan algunos sectores que no están de acuerdo con lo que se ha hecho con el equipo, yo tampoco lo estoy, pero eso no me lleva a despotricar desde ya, sin iniciar, sin verlos jugar; eso solo demuestra falta de unión por la familia Tricolor. Pero lo entiendo, porque como en la política, esas personas no sienten el equipo, no sienten la identidad… sí sienten el interés particular como primario, es decir, sin ánimo de meterme en política, solo para ilustrar lo dicho, es incongruente pero entendible que un paisano vote al senado por El Tato y a la presidencia por El Duque; se dio y hay que asentar con la cabeza, ya que primó el interés particular en ellos y no en sus ideales… en fin…

Otra vez; volviendo al tema, perdón por desubicarme en la ideas, es importante la unión y que el equipo sienta a una sola hinchada alentando hacia un mismo lado, entiendo sus intereses, pero por favor, piensen en que es un puñal desear que le vaya mal al equipo, sobre todo para los que viven de ese periodismo deportivo. Desear que al Deportivo Pasto le vaya mal (perdón por la redundancia) para pasar factura y salir con pecho grande a decir lo dije, no es de hinchas, es de sabuesos afanados por el hueso.

Qué fácil decir: este Pasto no está para ser protagonista, está para descender ¿y cuándo no? más bien háganse hinchas de Nacional, que ese sí gana todo y le pueden exigir lo que quieran, pero aquí no, todo con lo justo y equitativo.

Para finalizar, algunos estarán pensando que soy tibio, ahora que está de moda, con este Pasto 2019, no señor, mi mensaje es que esperemos, veámoslos jugar, trabajar, darle partidos y ahí sí tomar decisiones con firmeza.

Por ejemplo, propongo un ultimátum: si después de los primeros cuatro partidos estamos por debajo de 7 puntos, hacemos un plantón pacífico para exigir cambios y ahí espero a todos los que desde ya hablan mal y sean los primeros en apoyar o en proponer soluciones para evitar el descenso de nuestro amado equipo.

Lo que planteen a tiempo lo apoyaré con amor a mi identidad de hincha pastuso.

¡Qué viva mi Deportivo Pasto carajo!

Nos vemos en el municipal de Ipiales.

Comentarios

Comentarios