Así las comunidades negras cuidan la frontera con el Ecuador.

Uno de los grandes retos para detener la propagación del COVID-19 en la costa pacífica nariñense consiste en lograr un control sanitario efectivo de la frontera con Ecuador, país que tiene una de las tasas de contagio más elevadas en el mundo, ya que, según las fuentes oficiales, son más de 22.000 las personas portan el virus en el hermano país. Es por ello que, ante la falta de hospitales de campaña, centros de salud adecuados y centros de atención a migrantes, entre otras medidas idóneas para atender la crisis, las comunidades negras del Consejo Comunitario Alto Mira y Frontera se han organizado autónomamente para ayudar a mitigar la transmisión de los contagios. Así, el Consejo Comunitario, la empresa Palmas de Tumaco y el concejal Alex Moreno, han sumado esfuerzos para llevar a cabo acciones reales que contribuyan a ese fin.

  • Instalación de un puesto de control y Tamizaje en la vereda de Pital Piragua, avalado oficialmente. En este lugar se desinfectan vehículos y motos, se toma la temperatura a las personas y se solicita el lavado de manos a las personas. El montaje de este sitio fue posible gracias a la articulación de diferentes actores. La Alcaldía Distrital aportó 4 láminas de zinc, 4 galones de límpido y una enfermera delegada por la Secretaría de Salud; entretanto, Palmas de Tumaco entregó 4 bombas de espalda con sus equipos de protección y un medidor de temperatura, mientras que las comunidades dispusieron del personal encargado de realizar la desinfección.
  • Desinfección de áreas comunes y actividades pedagógicas: además de lo anterior, se realiza el lavado y desinfección de lugares de mayor contacto para los pobladores del corredor fronterizo y se ha establecido un protocolo de cuidado y relacionamiento adaptado a las comunidades, que sigue estrictamente las indicaciones del Ministerio de Salud.
  • Mercados: como medida paralela a las mencionadas anteriormente, se están gestionando y entregando mercados para las familias más necesitadas, con el fin de ayudar a garantizar su seguridad alimentaria. Es de destacar la valiosa labor de Palmas de Tumaco que ha sido fundamental para este fin.
  • Gestión de donaciones: el reto principal en la actualidad consiste en la búsqueda de donaciones de insumos para el puesto de tamizaje, puntos de desinfección y elementos de bioseguridad.

 

El Consejo Comunitario Alto Mira y Frontera cree firmemente que el trabajo articulado hace la diferencia, y, por esa razón, invita a quienes tengan la posibilidad de hacerlo, a sumarse y contribuir a estas acciones que tienen como único objetivo detener la propagación del virus en Tumaco.

Comentarios

Comentarios