Avante no cumple

Por: Aníbal Arévalo Rosero

Se llevó a cabo en el Concejo Municipal el debate de control político a la empresa Avante, organismo descentralizado del municipio, cuya misión es planear, coordinar, desarrollar e implementar el Sistema Estratégico de Transporte. Es el concejal Erick Velasco, quien de manera directa y sin ambigüedades, le increpa al señor Guerra, gerente de dicha empresa, por el incumplimiento reiterado de las obras de la calle 17 entre carreras 22 y 27.

Como se recordará hace año y medio que se ejecutaron las obras de cambio de alcantarillado del sector, necesarias para el nuevo diseño de los andenes, la vía vehicular y la ciclorruta. La vía se pavimentó con una capa asfáltica hasta que se adelanten los trabajos definitivos. Esta obra fue adjudicada hace tres meses al Consorcio Santa Marta, único oferente el cual no ha cumplido alegando cosas que no tienen peso, como decir que la tubería está mal instalada, cuando en realidad se instaló técnicamente entre 60 y 120 centímetros de profundidad.

Se han hecho pruebas técnicas, como pasar una motoniveladora para comprobar la garantía de los trabajos realizados por Empopasto, y pasaron la prueba de resistencia. Sólo que el consorcio contratista, teniendo en cuenta que son obras públicas, busca sacar mayor tajada del valor del contrato inicial, para pedir más dinero de lo acordado inicialmente bajo los argumentos sin fundamento antes aludidos.

Al Consorcio Santa Marta no le quedan argumentos para seguir con las obras paralizadas, y si tienen obreros con los brazos cruzados, es problema de ellos que vienen dilatando los trabajos de manera injustificada. Mientras tanto la ciudadanía vive las penurias de atravesar el centro de la ciudad en medio de un barrizal de padre y señor mío.

De igual manera, el comercio se ha visto bastante afectado con la irresponsabilidad compartida entre Avante y el Consorcio Santa Marta. Toda obra civil genera un impacto social y económico, pero en este caso los perjuicios son mayores por el tiempo muerto, y lo que se prevé es que aún se van a tomar su tiempo por negligencia y por el tiempo real de que toman las obras, puesto que no se ha ejecutado un centímetro de pavimento.

Es importante señalar que las obras correspondientes al Sistema Estratégico de Transporte son cofinanciadas entre el municipio y la Nación, donde el primero aporta el 30 por ciento y el otro el 70. Pero, en realidad, el municipio ha aportado más de esas proporciones porque no se han tenido en cuenta los trabajos de Empopasto, que tienen un alto costo.

El oferente al parecer ya viene con las mismas mañas de los señores Nule en la ciudad de Bogotá, y de otros cuantos contratistas, como el caso Odebrech (conservando las proporciones), donde ya conocen el tejemaneje de los contratos con las entidades públicas. Estos son unos ‘chupasangre’ que hacen que las obras que se contratan por un precio determinado, terminan costando hasta tres veces el valor inicial.

Con este desangre que pretenden hacer estos pícaros, el municipio deja de atender sectores importantes como la salud, la educación, la alimentación escolar. De acuerdo a los cuestionamientos claros y frenteros que hace el concejal Erick Velasco al señor Guerra, gerente de Avante, este no ha cumplido con los criterios de eficiencia y le califica de pésima su gestión.

Además, Guerra busca ser candidato a la alcaldía, lo que en opinión propia queda muy mal parado para una aspiración de esas. Pero como ahora la moda es hablar mal del jefe, desobedecerle para hacerse visible, entonces, está bien sintonizado con la política maquiavélica de hacer el mal para convertirte en bueno.

Por fortuna hay líderes con sentido de pertenencia, como el concejal Erick Velasco, que se ha dolido por la comunidad pastusa y ha denunciado estos atropellos a la dignidad y al presupuesto municipal.

Comentarios

Comentarios