Candidato a la gobernación de Nariño le madrugó a los afiches y a la contaminación visual

Se acercan las elecciones de autoridades locales y las campañas de los partidos y los candidatos comienzan a tomar vuelo. El próximo 27 de octubre, el país elegirá a los gobernadores, diputados, alcaldes, concejales y ediles que dirigirán los destinos de las regiones durante el próximo cuatrienio.

Sin embargo, algunos candidatos; en su afán por conquistar el voto ciudadano, han comenzado sus campañas electorales, y bien sea por desconocimiento o con conocimiento, han comenzando con el píe izquierdo al transgredir la norma electoral sobre propaganda electoral.

La propaganda electoral, de conformidad con lo establecido por el artículo 35  de la Ley 1475  de 2011, debe entenderse como toda forma de publicidad realizada por partidos y candidatos con el fin de obtener a su favor el voto ciudadano. Pero este tipo de propaganda electoral no puede desarrollarse en cualquier tiempo pues la misma norma definió el momento exacto a partir del cual puede ser desplegada. En efecto, la Registraduría Nacional del Estado Civil, en cumplimiento de la ley, dispuso que la propaganda electoral en espacio público solo podrá realizarse a partir del 27 de julio y la propaganda en medios de comunicación social; es decir en radio y televisión, a partir del 31 de julio del presenta año.

Iniciar propaganda electoral antes de estas fechas configura la infracción conocida como propaganda electoral extemporánea y puede ser sancionada por el Consejo Nacional Electoral con la imposición de multas que van desde los 13 a los 134 millones de pesos. Solo basta con que un candidato o un partido despliegue afiches, reparta publicidad en espacio público, antes de las fechas establecidas, para que sea acreedor a estas sanciones.

Con gran sorpresa, ciudadanos enviaron a Página 10  fotografías  de propaganda electoral del señor Euler Martínez, candidato a la Gobernación de Nariño, realizada en espacio público de la ciudad de Pupiales, en dónde se denunciaba que estaba por fuera de los tiempos establecidos.

Desconocer las fechas establecidas para iniciar la propaganda electoral vulnera la preservación del equilibrio informativo y no garantiza un proceso político equilibrado, leal y pluralista, entre las fuerzas que en él participan. En consideración de la Corte Constitucional, esta limitación se encuentra justificada en la medida que responde a un propósito de preservación del equilibrio informativo entre los distintos partidos o movimientos políticos, toda vez que establece un límite temporal, común a todos ellos, para la promoción de sus campañas, antes de la fecha de la votación a través de estos medios de difusión.

Pero lo que debería llamar la atención, aparte de la infracción de la campaña a las normas de propaganda electoral, es el hecho del desconocimiento por parte de las mismas de las normas minimas que regulan un proceso democrático equilibrado. Deberíamos cuestionarnos si una campaña que desconoce las normas que los regula,  desconocerá también las normas que rigen su cargo en caso de resultar elegidos. Un criterio más para confiar  nuestro voto.

Comentarios

Comentarios