Cantautor nariñense, Diego D’Alba, es El Personaje 10.

«Soy un nariñense con un muy buen sentido del humor, de raíces pupialeñas y nacido en la villa viciosa de la concepción, la cual más tarde se llamaría San Juan de Pasto, tengo el cabello negro muy liso, ojos cafés oscuros pequeños un poco rasgados, tez trigueña, bajito, y mi perfil dista mucho de ser griego. Cuando entro en confianza hablo como 8 octavas arriba, soy peor que hijo negado de mi padre, pero en mi sangre esta sin duda las risotadas de mi madre, mi acento no lo cambio por nada…soy mas bien lo que diríamos un Pastuso de pura cepa».

Así se describe el cantautor nariñense Diego D’Alba quien nos sorprende gratamente en esta época covid19 con trece grandes canciones que incluye repertorio regional e internacional.

Con una edición impecable, con una selección acertadísima y con una musicalización digna de ser escuchada en los mejores escenarios del mundo.

Esta vez, y por circunstancias que todos conocemos, la presentación se realiza mediante las redes sociales sorprendiendo por su arte, ingenio y creatividad.

Ya hace mucho que Diego D’Alba hace parte del inventario musical y cultural del departamento de Nariño, pero en esta ocasión se sobra de lote al integrar en sus temas los ritmos de nuestra costa pacífica y transformarlos en nuevos sonidos que alegran los días y vence el tedio de las horas en confinamiento.

Igualmente la sorpresa es doble por cuanto los temas se pueden escuchar en las diferentes redes sociales permitiendo que el nombre de Nariño se visibilice en el mundo entero. Le canta a la tierra, a su verde, a sus anhelos, a sus esperanzas. No queda duda que D’Alba es un hombre enamorado de su Nariño, de su gente y de sus mujeres y paisajes.

Escucharlo es extasiarse en cada tema y ritmo, todo un volcán de pasión que explota en sus adentros llevándonos hacia un recorrido interno de nuestra propia psicología de pueblo, poseedor de una historia rica, generosa e incomprendida.

Grata sorpresa la que regala a su pueblo el artista Diego D’Alba permitiéndonos instantes de grato solaz y esparcimiento.

Hoy, la invitación es a escuchar y apreciar en su justo valor el nuevo trabajo de Diego D’Alba en familia. Compartir sus creaciones, extasiarse con ese sentimiento que nos hace sentirnos orgullosos de ser nariñenses, de llevar esta sangre que se mezcla sabiamente con el paisaje, la naturaleza y la historia.

Gracias maestro Diego D’Alba por alegrar estos días de confinamiento, por volverlo más ligero y por darnos trece motivos más para decirle al mundo entero: «!!!QUE ORGULLOSO ME SIENTO DE SER NARIÑENSE!!!»

«!!!Bienvenido al constante descubrimiento de quien soy… yo me llamo Diego y como el Alba de cada mañana, me levanto como un destello de luz, seguro de que aún hay esperanzas!!!»

https://sl.onerpm.com/8439486131…

 

Comentarios

Comentarios