Cantinflas, 25 años de su muerte: sus mejores frases y su mejor discurso

Por: Fabio Arévalo Rosero MD

Se acaban de cumplir 25 años de la muerte de Cantinflas uno de los comediantes más geniales del mundo. Con el nombre de Mario Moreno Reyes, nació en 1911 en Ciudad México. De cuna humilde, fue en su juventud boxeador, soldado y torero. Su entrañable personaje de Cantinflas, apodo que él se inventó, fue un hombre humilde, de barrio pobre, de viejos pantalones caídos, sombrerito y bigote.

Con ingenio hablaba incoherencias, pero con una influencia tan grande en el mundo que la Real Academia Española incluyó el término “cantinflear” en su diccionario. “Ya ve usted, terminé en verbo”, comentó el genial actor. Hizo decenas de películas memorables que dejaron mucha enseñanza y moralejas. Murió a los 81 años el 20 de abril de 1993.

Las 10 mejores frases de Cantinflas

  1. El mundo debería reírse más pero después de haber comido
  2. La primera obligación de todo ser humano es ser feliz, la segunda hacer feliz a los demás
  3. Si se necesita un sacrificio, renuncio a mi parte y agarro la suya
  4. Lo difícil lo hago de inmediato, lo imposible tardo un poquito más
  5. El humor es cosa sería y la seriedad es una cosa que hay que tomar con humor
  6. Tengo una duda: ¿está todo muy caro o es que yo soy pobre?
  7. El poder político es simplemente el poder organizado de una clase para oprimir a otra
  8. Los países subdesarrollados tienden a desarrollarse dentro de un desenrollamiento natural porque si no nos enrollamos
  9. Para mí todas las ideas son respetables aunque sean “ideítas” o “ideotas”
  10. No sospecho de nadie pero desconfío de todos

El memorable discurso de Cantinflas

La polarización del mundo se ha dado siempre, lo cual ha generado guerras y rivalidades. En esta genialidad de película de Mario Moreno, se enfrentan por el poder y dominio del mundo los verdes (occidente) contra los colorados (oriente), amenazando la paz mundial.

Por ello, tal vez el que sea su discurso más memorable, en una especie de cumbre de las Naciones Unidas (de su película “Su excelencia”), lo pronunció haciendo una llamado sentido por la paz del mundo y la concordia. Una perorata brillante a su estilo capaz de conmover hasta el más duro corazón. Hoy tiene más vigencia que nunca y volverlo a escuchar saca unas cuantas lágrimas por la verdad y el profundo sentimiento en favor de la convivencia pacífica entre los países del mundo y en contra de las acciones belicistas. Pero así mismo de respeto a la dignidad de los menos poderosos y más vulnerables del planeta

Comentarios

Comentarios