[pro_ad_display_adzone id=12542]

Carnavales de la paz

Por: Julio Andrade

Los lamentables hechos de violencia presentados hoy en la bahía de Tumaco a pocos minutos de finalizar el desfile náutico, no son culpa de nuestras autoridades pero si son actos que tienen mucho que ver con su responsabilidad.

Dicen algunos, que el desfile transcurrió en completa calma y que las embarcaciones involucradas no hacían parte de la fiesta carnestolendica, que las autoridades cumplieron con la seguridad solicitada por el burgomaestre y que eso los exime de cualquier responsabilidad.

No comparto esta apreciación, pues independientemente de lo que haya solicitado el alcalde o la junta de carnavales para garantizar la seguridad, son las autoridades especializadas en el tema, quienes deben tener un plan trazado, no para el cuidado del desfile náutico sino para proteger la ensenada de cualquier acontecimiento de hecho ilícito, máxime cuando en días pasados ya se han presentado enfrentamientos armados en el mismo sector donde hoy se presentó este lamentable hecho de sangre.

No entendemos, que después de haber lanzado con bombos y platillos por el Sr. Presidente de la República y el Ministro de Defensa el Plan Conjunto Hércules, con presencía de casi 10 mil efectivos de la fuerza pública, no se hayan podido controlar los enfrentamientos armados entre los grupos que hacen presencia en el municipio.

De tal manera que la comunidad en general, el primer mandatario de los tumaqueños, los alcaldes de la zona pacífica de Nariño y el señor Gobernador del departamento, debemos exigir al señor presidente y a sus fuerzas militares, un compromiso más serio para velar por la seguridad de todos los habitantes de esta región, que hoy una vez más se encuentra inmersa en otro desafortunado hecho luctuoso, que además puede derivar en enfrentamientos sucesivos, que pondrían nuevamente a Tumaco en el ojo del huracán.

Comentarios

Comentarios