Concejales de Pasto preparan debate a constructoras

Por: Pablo Emilio Obando Acosta

A raíz de una denuncia pública sobre los abusos de una constructora en la ciudad de Pasto, en la cual, entre otras cosas, se sustentaba el delito de estafa por cuanto los afectados dejaban en claro que las marcas, modelos y referencias de sanitarios, aparatos eléctricos, puertas, closets, cerámica de pisos y lavamanos no cumplían con lo establecido en el contrato firmado entre la constructora y el comprador.  Al verificar se pudo determinar por parte de algunos de los afectados que eran de menor cuantía y de baja  o mala referencia.  Se dirigió al representante legal de esta constructora un derecho de petición con fecha 20 de enero de 2018 sin que hasta el momento se obtenga respuesta alguna, desconociéndose así un derecho constitucional y tipificándose un nuevo delito.

Más grave, censurable y reprochable es el hecho que esta constructora de la ciudad de Pasto al recibir en sus oficinas el derecho de petición escriba “Recibido para revisión” o “Para verificar, mas no aceptación”, considerando quizá con ello que es de su entera potestad el dar respuesta o no a un derecho de petición consagrado en la Constitución Política de Colombia en su artículo 23. Un claro desacato a una norma constitucional que de por sí sola ya es indicio de un hecho fraudulento y sospechoso. Sobra decir que esta constructora no se ha tomado el derecho de dar respuesta alguna y, por el contrario, da por sentado el hecho de que su “para verificar más no aceptación” obedece a términos y normas legales.

En vista de la gravedad de lo denunciado, por cuanto se pone en riesgo la vida y el patrimonio de cientos de familias de Pasto, la concejala Lucia del Socorro Basante de Oliva pone el dedo en la llaga y convoca para próximos días a un gran debate en el Concejo Municipal de Pasto en el cual se abordará la responsabilidad de las constructoras, del municipio, de las curadurías, de planeación municipal y de otros entes  encargados de velar por el bienestar de los ciudadanos al momento de adquirir y habitar una vivienda que  se entrega muchas veces sin las condiciones de seguridad y habitabilidad, generando malestar e incomodidad entre una amplia población que se siente afectada en su patrimonio y en  la garantía de su misma vida.

Con este debate se pretende igualmente permitir la expresión de cientos de familias afectadas por lo que se empieza a conocer como “El cartel del ladrillo y el cemento” en la ciudad de Pasto.  Se ofrece y se publicita una cosa y se entrega algo totalmente distinto, sin las especificaciones acordadas, sin los materiales ofrecidos y prometidos, sin los espacios acordados y pagados como zonas verdes o senderos y transformado sin consentimiento alguno el lobby o la cancha múltiple ofrecida y pactada. Y lamentable que los afectados no tengan dónde quejarse o expresar sus inquietudes pues en las distintas oficinas y dependencias se encuentran con respuestas poco o nada favorables al considerar que “no es de su competencia”.

Pero tiene que ser competencia de alguien y alguien debe responder cuando se estafa la fe pública, cuando el esfuerzo de cientos de familias se ve comprometido por el incumplimiento y el engaño de una constructora que se niega tan solo a dar o brindar una explicación a los afectados.  De ahí que resulta digno de elogio y reconocimiento el concurso y participación del Concejo Municipal de Pasto y, concretamente, de la concejala Lucia del Socorro Basante de Oliva en su pretensión de coadyuvar a esclarecer estos hechos a todas luces censurables y lamentables al afectar a cientos de personas en la ciudad de Pasto.

Son muchos los condominios, conjuntos y bloques de apartamentos que presentan fallas, que son un riesgo para sus habitantes, que no cuentan con un certificado de habitabilidad y que presentan fallas estructurales y en sus terminados. Nos enfrentamos a un gran cartel, quizá tan lesivo y peligroso como cualquier otro por la sencilla razón que se encuentra en juego miles de millones de pesos que pasan del bolsillo de los afectados a inescrupulosos constructores que se enriquecen con el sudor y el trabajo ajenos, de familias humildes y de estratos medios que después de largos y arduos esfuerzos y sacrificios alcanzan la dicha de una vivienda propia.

Reconocimientos a la concejala Lucia del Socorro, al Concejo Municipal y a los valientes ciudadanos que haciendo acopio de valor y esfuerzo se atreven a denunciar a este “cartel del ladrillo y el cemento” en la ciudad de Pasto. Estamos atentos a este debate y tenemos la certeza de que será el pueblo de Pasto el que gane en sus pretensiones de dignificar su vida y su vivienda.  Estaremos prestos a participar en cuanto sea necesario por la sencilla razón que nos ha tocado en carne propia sufrir los abusos de una constructora que nos ofreció y vendió un proyecto y nos entrega uno totalmente distinto, con materiales no pactados y siendo afectados en nuestro patrimonio y en nuestra integridad. Ya es hora de acabar con este nuevo “cartel del ladrillo y el cemento” y de izar la bandera de la reivindicación en la calidad y calidez de nuestras viviendas.

peobando@gmail.com

Comentarios

Comentarios