Consejo de Estado revive Circunscripción Especial para la Paz

Por Carlos Eduardo Lagos Campos*

Cuando se daba por perdida toda esperanza para que las víctimas del conflicto pudieran estar representadas en el Congreso de la República, según lo acordado en la Habana, el Consejo de Estado emitió un concepto, donde se da respuesta a los interrogantes planteados por el ministro del interior Rodrigo Rivera, con ocasión de la negativa del Congreso para aprobar las circunscripciones especiales de paz, por falta de Quórum decisorio.

El problema jurídico planteado fue si la sanción consagrada en el artículo 134 de la Constitución, fenómeno conocido como la “Silla Vacía”, por medio de la cual el número de congreso se vio reducido de 102 a 99 de sus miembros, como consecuencia de la sanción de tres congresistas: Musa Besaile, Bernardo el “Ñoño” ELÍAS y Martín Morales, afecta el Quórum decisorio del congreso.

Recordemos que el senado está conformado por 102 senadores, 100 son elegidos por voto popular en todo el territorio nacional y dos más en representación de las comunidades indígenas, a través de circunscripción especial.

En este sentido, el más alto Tribunal de lo Contencioso Administrativo, indicó que: “la mayoría absoluta es el número entero inmediatamente superior a la mitad de los votos de los integrantes de la respectiva corporación. Así las cosas para el caso concreto de la consulta la mayoría absoluta de 99 es 50”. Esto quiere decir que el Quórum del Congreso se toma por el número total de sus miembros sin tener en cuenta las curules que por el fenómeno de la silla vacía no se pueden cubrir.

El texto de la Sala de Consulta en su parte resolutiva es el siguiente: “La Sala RESPONDE:

  1. ¿La aplicación de la figura de la sanción prevista en el artículo 134 de la Constitución Política, modificado por el artículo 4 del Acto Legislativo 02 de 2015, a algunos congresistas, consistente en que sus curules no pueden ser reemplazadas, la reducción de los integrantes de las cámaras y sus comisiones que integran el Congreso de la República reduce el quórum decisorio para la aprobación de las normas competencia de éste?
  2. ¿El inciso 3 del artículo 134 de la Constitución Política, modificado por el artículo 4 del Acto Legislativo 02 de 2015, debe interpretarse en el sentido de que reduce el quórum decisorio en las respectivas cámaras y sus comisiones?

Debido a su unidad temática se responderán conjuntamente las preguntas 1 y 2. La Sala se permite precisar que cuando se aplique la sanción consagrada en el artículo 134 de la Carta Política, modificado por el Acto Legislativo 02 de 2015 (situación conocida como la “silla vacía’) se genera forzosamente la reducción del número de integrantes de la respectiva Comisión, o Corporación (Senado o Cámara) o Congreso en pleno, según el caso. Por lo tanto, la determinación del quórum y las mayorías debe establecerse con base en el número total de integrantes de la respectiva Corporación fijado en la Constitución, cifra a la que deben restarse las curules que no pueden ser remplazadas, tal como lo señala el inciso 3° del Artículo 134 de la Constitución Política. En otras palabras, para efectos de conformación del quórum y mayorías se toma en cuenta el número de miembros que efectivamente integran el cuerpo colegiado como efecto del cumplimiento de la norma constitucional que da lugar a la “silla vacía”.

Así las cosas, en el caso de que las curules no puedan ser reemplazadas debido a que contra sus titulares se ha expedido orden de captura o han sido condenados por: i) delitos comunes relacionados con pertenencia, promoción o financiación a grupos armados ilegales, ii) por actividades de narcotráfico, iii) por delitos dolosos contra la administración pública, iv) por delitos contra los mecanismos de participación democrática o v) por delitos de Lesa Humanidad, se reduce en tanto número absoluto el quórum decisorio de las cámaras y sus respectivas comisiones.

En consecuencia, para el caso concreto de la consulta y debido a la denominada  “silla vacía” que afecta a 3 senadores, bajó el número de senadores de 102 a 99, de manera que el Senado de la República quedó integrado por 99 senadores, y este es el número que determina el quórum decisorio y la mayoría absoluta requerida.

  1. ¿Cómo debe ser interpretada la expresión “mayoría absoluta” prevista tanto en el literal g) del artículo transitorio contenido en el artículo 1 del Acto-Legislativo 01 de 2016 como en el numeral 2 del artículo 117 de la Ley 5 de 1992, Reglamento del Congreso, si como la mitad aritmética más uno o como la concurrencia de la mayoría de votos de integrantes exactamente?”

La mayoría absoluta es el número entero inmediatamente superior a la mitad de los votos de los integrantes de la respectiva corporación.  Así las cosas, para el caso concreto de la consulta, la mayoría absoluta de 99 es 50.”

Las reacciones no se hicieron esperar, el Presidente Juan Manuel Santos en su cuenta de Twitter trinó: “Concepto emitido hoy por Consejo de Estado nos da la razón: “99 senadores es el número que determina quórum decisorio y mayoría absoluta requerida”. @Riveraguillermo radica hoy acción de cumplimiento. #PorLosDerechosDeLasVíctimas”. Por su parte el ministro del interior, Rodrigo Rivera señaló: “Con este concepto lo que queremos decirle al país es que una autoridad judicial le da la razón al gobierno nacional cuando había señalado que, tanto para efectos de conformación del quorum, como para efectos de la conformación de las mayorías absolutas, el número que debería tener 50 es el de 99 senadores y las mayorías absolutas se conforman con 50 senadores”.

Por su parte  el senador Álvaro Uribe Vélez  expresó su inconformidad afirmando que “El legislador ha distinguido entre quórum y mayoría, por qué el Consejo de Estado como intérprete desconoce esa diferencia”. En el mismo sentido se pronunciaron otros miembros de la oposición el fallido candidato a la Presidencia   de la República Alejandro Ordóñez, dijo que “a toda velocidad, el Consejo de Estado obedece las instrucciones del presidente para obsequiar 16 curules más a las Farc. Justo como en la dictadura de Venezuela. La senadora Paloma Valencia, fue más allá, al expresar que “el concepto del Consejo de Estado, es eso, un concepto, no una decisión obligatoria”.

Para la mayoría de los miembros del Centro de Pensamiento Libre todo este galimatías, triquiñuelas y argucias políticas, a lo únicos a quienes perjudica es a las Victimas de los diferentes actores del conflicto. Todo lo que ha sucedido en el congreso refleja la baja temperatura ética del legislativo; se reprocha no solo el resultado, sino las estrategias utilizadas para obtener el mismo, que van desde el ausentismo premeditado para dañar el quorum, hasta las indebidas exigencias al ejecutivo conocidas en el argot popular como la “mermelada”; que no son más que mezquindad por parte del legislativo para no ceder el poder a las regiones y especialmente a las víctimas del conflicto, que se ven relegadas en medio de todo este entuerto y se eclipsan por la forma tan errática como el Gobierno viene manejando estos temas de posconflicto; por los intereses mezquinos de la oposición y por el cinismo de las FARC.

En medio de todo esto se debe rescatar las decisiones de la rama Jurisdiccional. Uno de los miembros de este importante centro de Pensamiento expresó: “El Consejo de Estado no podía ser inferior al momento histórico que vive el país y dejar que el enanismo mental de los congresistas dejara sin representación a las víctimas del conflicto armado”

La falta de gestión del Estado para tomar posesión de las zonas despejadas por las FARC, donde se lucha a muerte, entre las diferentes bandas criminales para asumir su control, nos hacen pensar incluso a quienes hemos apoyado el proceso, en la falta de garantías que pueden existir para los candidatos.

No obstante, también es cierto que en estas zonas nunca han existido esas garantías. En consecuencia ese argumento que tal vez hemos aceptado en medio de toda esta vorágine de malos entendidos, no tendría asidero porque se condenaría a las víctimas a no estar debidamente representadas en el Congreso.

La consigna es entonces a no perder el Norte de este proceso, cuyo eje axial en primer lugar deben ser  el resarcimiento de las víctimas y la Concordia Nacional.

*Abogado
Analista Político e Internacional
Experto en Defensa Nacional
Miembro de Número del Centro de Pensamiento Libre
@CarlosLagos112

Comentarios

Comentarios