Corponariño seguirá bajo la línea de los Enríquez.

Por: Laura Soto-La Silla Vacía

Las elecciones de las Corporaciones Autónomas Regionales terminan siendo claves no solo por sus abultados presupuestos para la conservación del ambiente, sino porque son habitualmente el botín político de un mandatario de turno.

Y en el Pacífico no es la excepción.

En Corponariño, la CAR que tiene un presupuesto de más de 30 mil millones de pesos, no hubo cambio ya que seguirá bajo la línea de la representante Teresa Enríquez de La U, que ha manejado la entidad, junto a su hermano desde hace 20 años, como contamos. El nuevo director es Hugo Martín Mideros López (La ficha de La U en Corponariño)

¿Quién es?

Es economista, especialista en gerencia de mercadeo, en planificación urbana y magíster en control y planificación estratégica y actual subdirector de planeación de Corponariño.

¿Cuál es su cercanía política?

Mideros es cercano a la casa política de los Enríquez Rosero desde hace muchos años, en especial con el exsenador y actual embajador en Ecuador, Manuel Enríquez, del partido de La U. Comenzó cuando Mideros fue secretario de Hacienda entre 2009 y 2011 del exalcalde de Pasto, Eduardo Alvarado Santander, aliado de Enríquez.

Luego de pasar por la Cámara de Comercio de Pasto y a Corponariño como jefe de planeación entre 2012 y 2014, Mideros llegó en diciembre de 2014 a la dirección regional del DPS (un fortín de La U a nivel nacional) como cuota del entonces senador Enríquez y el representante Berner Zambrano (hoy senador).

Aspiró, sin éxito, a la dirección de Corponariño en 2015, pero perdió ante el actual director Fernando Burbano que fue reelegido, y a su vez es ficha de la representante Teresa Enríquez, hermana del hoy senador Manuel Enríquez.

A pesar de todos estos vasos comunicantes, Mideros asegura que conoce a los Enríquez, pero que no tienen injerencia en el desarrollo interno de Corponariño.

¿Cómo ganó?

El pasado 12 de noviembre fue el elegido por unanimidad por los 8 consejeros habilitados para votar. Para ganar se necesitaban 5 votos y de entrada Mideros arrancaba con tres: el delegado de Presidencia, el del Ministerio de Ambiente, y el de José Fernando Zambrano de las oenegés que es cercano a los Enríquez.

Según una fuente política y ambiental del departamento y dos consejeros de la CAR, la votación se habría alineado con Mideros gracias a los votos favorables de los delegados de Presidencia y del Ministerio de Ambiente que fueron los que comenzaron la votación.

Sobre cómo logró ese voto, habría pesado el factor Álvaro Uribe.

Según la fuente, el embajador Enríquez (cercano al uribismo y nombrado por el presidente Iván Duque), habría viajado a Bogotá para pedir esos votos favorables a su candidato por medio de alguien cercano al senador Álvaro Uribe, y así asegurar la votación que podía ajustarse (en caso de haber aparecido otro candidato fuerte) pues ya no contaban con los cuatro votos de los alcaldes que son cercanos a los Enríquez.

La Silla no pudo confirmar esa versión con otra fuente, pero un político que conoce esas movidas de cerca le dijo a La Silla que pedir ese tipo de favores es común y que últimamente sí se hace directamente a través de Uribe.

Independientemente de cómo ocurrió, a esos votos se sumaron los de los dos delegados del sector privado, dos oenegés ambientales, negritudes e indígenas. Los cuatro alcaldes y el delegado de la Gobernación que también tienen asiento no votaron porque estaban impedidos, pues uno de los candidatos era el contralor departamental, Enrique Rosero.

Según el consejero de las comunidades indígenas, Laureano Chuquizan los ocho no se pusieron de acuerdo previamente para apoyar a Mideros, sino que votó a favor de la mayoría.

“Yo estaba indeciso entre Mideros y Jairo Burbano, pero Mideros era uno de los más opcionados y si votábamos por alguien diferente quedábamos como perdedores, por eso nos fuimos por la decisión mayoritaria”, dijo, nos dijo el consejero de la otra ONG, Jesus Orlando Jojoa.

Así los Enríquez lograron mantener su fortín por cuatro años más.

Fuente: La Silla Vacía

Comentarios

Comentarios