Crisis en el sector lechero de Nariño

Por: Germán Ponce Córdoba.

El Gobierno busca frenar los contagios por covid-19 con la campaña ‘Quédate en casa’”. Ángel es una de las muchas personas que depende de lo que cada día le deja su negocio para mantener a la familia. Forma parte de los 31.474 pequeños productores que se dedican a la producción ganadera informal en Nariño; parte del  56% de la economía del Departamento, según el DANE. El 62,1% de ellos, vive en la pobreza, y el 21,5% de la población rural, vive en pobreza extrema, o indigencia. La pobreza tiene un marcado carácter rural. El Índice de pobreza monetaria es de 40.2%. (Cundinamarca 14.70%. Colombia:26.9%).

Desde el 26 de marzo, el intermediario, quesero informal también, le anuncio a ANGEL que ante la crisis del comercio NO le compra más su producto. Y lo mismo les está sucediendo a los 31.474 pequeños productores.

Vamos directo a la quiebra, se están perdiendo $319.984.840/día; que equivalen a $9.599.545.200/mes. Anotando que el valor fijado por litro de leche al productor sin bonificación por el Ministerio de agricultura es de $1.028/litro y que al productor se lo paguen a $400/litro los intermediarios. Ángel ha tenido que regar la leche.

¿Le da miedo el virus? “Sí tengo miedo, pero el coronavirus lo podré resistir con medicina, el hambre no. O nos morimos del coronavirus o nos morimos de hambre, habrá que elegir una”, dice ANGEL masticando las palabras detrás de su mascarilla. “En el trabajo informal tenemos que buscar todos los días el sueldo”. “La economía campesina ha enfrentado tantas crisis que es muy resistente”, agrega. Con el precio del petróleo por los suelos y el freno en la manufactura, uno de los amortiguadores que le quedan a Nariño y a Colombia para que se note menos el impacto de la crisis es la propia economía informal en un círculo raro que le permita seguir generando riqueza, aunque sea de manera sumergida. “la informalidad ha sido una especie de colchón que apalanca a la economía de Nariño en momentos complicados”, explica con pose de especialista. “¿Qué podemos hacer?, si me dieran una ayuda pararía, pero entre el virus y la economía está complicado”, dice Ángel angustiado. El miedo a la enfermedad es peor que la propia enfermedad.

En NARIÑO y en Colombia trabajar sin estar registrado en la Seguridad Social y no pagar impuestos por ello no es ilegal por lo que muchas personas desempeñan su actividad económica de manera informal. Trabajando por cuenta propia, a través de negocios como la producción agraria, la mayoría de estas personas viven al día con lo que ganan y no tienen acceso al sistema de salud pública. Su actividad genera el 15% del PIB del departamento, de acuerdo a cifras oficiales de 2019.

La cuenca lechera del departamento está conformada por 23 municipios, cuya producción se realiza en predios pequeños (microfundios), con un promedio de cinco a ocho animales. Actualmente existen 41.314 predios dedicados a la producción ganadera, los cuales producen alrededor de 1.019.060 litros diarios, el 3.4% de la producción de Colombia que es de 29.739.018 lts/día. Del total, el 90% de los predios no están tecnificados, y el 78,7% de los productores realizan su actividad en predios menores a 10 Ha. El inventario ganadero del departamento de Nariño es de aproximadamente 356.103 bovinos, el 1.5% del hato ganadero nacional que es de 22.391.552 (principalmente de la raza Holstein). Se estima que el 50.0% de esta producción se destina a los mercados del Valle del Cauca y el centro del país.  El 50.0% restante, se emplea en el Departamento para su consumo y transformación. (27% es para consumo y el 23 % es destinado a la transformación de derivados). La cadena láctea genera 81.000 empleos directos, vinculando en más de 50% a mujeres, aporta el 27% del PIB en el sector agropecuario, existen 31.474 productores. (Fuente: Consolidado Agropecuario, Acuícola y Pesquero. Nariño 2017. USP-MADR. 2020).

Resulta inaplazable tomar medidas coyunturales y estructurales que permitan a los campesinos sobrellevar esta crisis; los gobiernos locales, el gobierno departamental y el gobierno nacional no se han pronunciado frente a este drama social y económico, urge actuar y abrir el debate, las propuestas son:

  1. Establecer mecanismos que permitan regular de manera estructural el mercado de la leche cruda y que faciliten a los agentes de la cadena la planeación a largo plazo de sus actividades de comercialización y producción.
  2. Lograr mayor acceso y oportunidad en el crédito para los PEQUEÑOS productores.
  3. Evaluar los avances de la política láctea (Conpes 3675) y del Acuerdo de Competitividad de la Cadena Láctea, para formular una política con una visión a 10 o 15 años, con metas concretas en sostenibilidad económica, social y ambiental de la cadena, y con instrumentos de política específicos a las necesidades del sector lácteo.

     4. Reducción del precio de los insumos. (fertilizantes, drogas)

     5. Mejoramiento en el tema de asociatividad, formalización, y emprezarización de pequeños y medianos productores.

    6. Lograr contratos de suministro   de leche cruda que garanticen oportunidad, y precio para productores e industriales.

  1. Realización de campañas de promoción al consumo de leche y subproductos.
  2. Implementación de un programa apoyo a la comercialización. Acordar un   programa para el apoyo a la comercialización a través de la compensación, manejado por el Fondo de Estabilización de precios – FEP, y el Ministerio de Agricultura.
  3. Desarrollo agrario integral con enfoque territorial:

Nueva ruralidad. (Infraestructura, salud, educación, servicios públicos, ecoturismo, TIC)

Provisión de bienes públicos (asistencia técnica, riego y drenaje, vivienda rural, vías, ciencia y tecnología).

Comentarios

Comentarios