Cuba y los tratamientos contra el cáncer

Por: Aníbal Arévalo Rosero

Despuntaba la década de los ochenta, y un buen día, Misael Bordier Chibás, biólogo de la Universidad de Oriente, de Santiago de Cuba, visitaba en Guantánamo el cementerio de la ciudad. Se inquietó al observar que de una tumba escapaba un escorpión, y se formuló una serie de interrogantes que, sin saberlo, constituiría hacia futuro un gran aporte para la humanidad.

Bordier se dedicó por años a investigar el uso terapéutico del veneno de los alacranes, hasta que logró determinar que la toxina del  Rhopalurus junceus, más conocido como escorpión azul o escorpión cubano, lograba reducir el tamaño de los tumores. Se suministró sistemáticamente la sustancia a muchos pacientes de cáncer quienes reportaron mejoría y en algunos casos la recuperación total. Hasta este momento se constituía la primera de tres fases en las que se llevó a cabo la investigación.

En una segunda etapa se trabaja en laboratorio con ratones, a los que se les suministra la toxina en solución con agua destilada en diferentes concentraciones, esto le permite determinar la concentración y las dosis. Según los estudios con los roedores se descubre que el medicamento causa tres efectos en el organismo. El primero es analgésico, posteriormente es antiinflamatorio y a un plazo mayor es antitumoral.

La tercera fase es la preclínica, que consiste en suministrar la solución natural a los pacientes diagnosticados con diferentes tipos de cáncer, determinándose la inocuidad del producto. Se levantan estadísticas con las cuales se establecen los principales efectos encontrados en los pacientes: detiene el crecimiento celular del tumor luego de cierto tiempo de tratamiento; alargamiento de la vida del paciente; reaparece el apetito y el sueño; y disminución considerable de los dolores.

Internacionalmente se generó una explosión de interés sobre el tema a tal punto que cientos de pacientes provenientes de todo el mundo acuden a Cuba en busca de alivio para sus dolencias, y la nación caribeña entro en el esquema mundial de investigaciones científicas.

Bórdier obtuvo la patente de investigador sobre el tema en 1995, mientras tanto centenares de enfermos de cáncer afirmaban haberse curado o mejorado su calidad de vida. Desafortunadamente el científico falleció en el año 2005 de un infarto cuando viajaba de su natal Guantánamo a La Habana. Para ese año se reporta que habían sido atendidos más de 70 mil pacientes quienes mejoraron ostensiblemente su calidad de vida.

A partir de esa fecha el Estado cubano determina que será Labiofam –empresa estatal cubana- como el continuador de las investigaciones. En ese tiempo se atiende a los pacientes que llegan desde diferentes puntos del mundo entero, donde se hace una valoración médica gratuita y se le entrega el medicamento sin costo para el paciente. Las leyes cubanas establecen que no se permite su comercialización hasta tanto no exista un estudio concluyente que determine cuál es el principio activo y se logre aislar la proteína o el péptido que causa el factor terapéutico, y así procesarlo industrialmente.

En el mundo se conoce al biológico como ‘escozul’ y en ningún momento constituye una marca comercial, no obstante laboratorios de dudosa procedencia han empezado a producirlo sin contar con el lleno de los requisitos legales y de patente. En países como México, Panamá, Chile y Colombia se ha empezado a traficar con la sustancia sin que haya sido procesada o autorizada por las autoridades científicas cubanas, quienes invirtieron todos los esfuerzos y los recursos para entregarle al mundo una solución contra uno de los males más terribles para la humanidad: el cáncer.

El escorpión azul es endémico de Cuba, es decir no es nativo de ningún otro lugar, y sólo se reproduce en las condiciones ambientales y de humedad de la isla. Actualmente Labiofam dispone de 15 criaderos de escorpiones a lo largo de todo el país para recoger la toxina a través de ordeño. Cada escorpión produce entre 2 y 3 gotas de veneno que se obtienen mediante estimulación eléctrica de baja intensidad.

En el año 2010 se llevó a cabo en el Palacio de Convenciones de La Habana el 1er. Simposio de Productos Naturales en la Terapia contra el Cáncer, donde el gran atractivo lo constituyó la aplicación de la ‘Solución Natural en terapia contra el Cáncer’. La doctora Niudis Cruz, coordinadora del equipo científico de Labiofam, manifestó sentirse satisfecha por el éxito alcanzado, llegaron 500 delegados, especialistas sobre el tema, provenientes de diversos países del mundo.

Fue en este simposio que se decide darle nombre comercial a la solución como Vidatox, por la combinación de dos palabras: vida y toxina. A partir de ese momento se empezó a comercializar y exportarse a algunos países con los que Cuba tiene relaciones mercantiles como Canadá, México, Chile, Brasil y algunos países de Europa. Para ello cuenta formalmente con el registro sanitario.

En el departamento de Nariño –hasta hace unos años- se consiguió establecer un puente entre los servicios médicos cubanos y los pacientes de cáncer. Se logró canalizar varios grupos, quienes en ese tiempo podían recibir la atención y el medicamento de manera gratuita. Nuestra región tiene el nada envidiable record de poseer el más alto índice de afectados por cáncer gástrico a nivel mundial.

Según el doctor Álvaro Bedoya, un epidemiólogo nariñense con reconocimiento en los Estados Unidos por su investigación sobre el tema, afirma que el problema radica en el subdesarrollo, puesto que los alimentos se contaminan con las excretas de los animales domésticos y el uso de letrinas o las deposiciones a campo abierto. Una de las medidas que recomienda el galeno es lavarse bien las manos y lavar los alimentos con agua potable, sobre todo aquellos que se los consume crudos.

Los canales están abiertos y esperamos poder cooperar con el sentido humano. Quienes deseen obtener mayor información de cómo acceder a los servicios médicos en Cuba o solicitar el medicamento por encargo, lo pueden hacer a través de WhatsApp: 314 821 7148 o el correo electrónico: anibalarevaloviajes@gmail.com Es nuestro deseo poderles colaborar de la mejor manera.

Comentarios

Comentarios