De basura a recurso

Por: Germán Ponce Córdoba

Cambiando paradigmas para intervenciones más inteligentes para la gestión de residuos sólidos en Colombia. Un enfoque ganador para todos.

La gestión integral de residuos sólidos debe orientarse al desarrollo de pautas culturales para la disminución de la producción de residuos, a la maximixación del aprovechamiento y a la minimización del enterramiento, reincorporando materiales al ciclo productivo.

Desarrollar la empresa de servicios de aseo del futuro superando el concepto del relleno sanitario de disposición final de residuos sólidos por instalaciones de recuperación de materiales. Dado el potencial para la reutilización y recuperación de recursos en Biofabricas, el sector debería desarrollar modelos financieros y de negocio innovadores que aprovechen esos posibles flujos adicionales de nuevos ingresos.

Tradicionalmente, el tratamiento se enfoca en descargar y disponer de manera lo más segura posible al medio ambiente los residuos sólidos domiciliarios en rellenos sanitarios. Pero, Hoy en día, las plantas de tratamiento deben verse como instalaciones para la recuperación de recursos valiosos: agua (para agricultura, el medio ambiente, la industria e incluso consumo humano), nutrientes (nitrógeno y fósforo), y energía. Estos recursos pueden generar flujos de ingresos adicionales para la empresa, que potencialmente transformaría al sector de saneamiento de uno muy subsidiado a uno que genera ingresos y es autosostenible.

Para convertirse en la empresa ideal del futuro, primero la empresa de servicio público de aseo debe gestionarse bien. Segundo, debe ser diseñada, planificada, manejada y operada de manera efectiva y eficiente. Finalmente, los gobiernos necesitan reconocer el verdadero valor de los residuos sólidos y los posibles recursos que pueden obtenerse de ellos, incorporando los principios de la economía circular en su estrategia y en las planificaciones e inversiones futuras.

 La infraestructura es una inversión a largo plazo que puede llevar a las empresas a soluciones ineficientes e insostenibles. Por consiguiente, es importante tener en cuenta la recuperación de recursos cuando se planifican las inversiones en biofabricas. El financiamiento de infraestructura de aprovechamiento de residuos sólidos y la recuperación de sus costos es un desafío en toda la región. Muchas empresas de aseo no cobran tarifas adecuadas para cubrir los costos de operación y mantenimiento, sin mencionar las inversiones de capital para futuras ampliaciones. Por consiguiente, hay un amplio acuerdo de que se necesitan subsidios más eficientes para el saneamiento, por lo menos durante un período de transición. Sin embargo, la existencia de subsidios no significa que el sector deba depender totalmente de financiamiento convencional. Dado el potencial para la reutilización y recuperación de recursos en plantas de tratamiento de residuos sólidos, el sector debería desarrollar modelos financieros y de negocio innovadores que aprovechen esos posibles flujos adicionales de nuevos ingresos.

En esta época en la que el 75 % de la población colombiana vive en ciudades y se generan 32.000 toneladas/día de basuras y solo se recicla el 17%, el aprovechamiento de los residuos sólidos domiciliarios para su reutilización debe ser parte de la solución a los problemas de contaminación del medio ambiente. Una vez tratados, las denominadas basuras pueden utilizarse para reemplazar el agua dulce para riego, procesos industriales o fines recreativos. También pueden usarse para mantener el flujo ambiental, y los productos derivados de su tratamiento pueden generar energía y nutrientes.

El aprovechamiento de las basuras ofrece una propuesta de doble valor. Además de los beneficios ambientales y para la salud, el tratamiento puede generar ingresos económicos a través de la reutilización en diferentes sectores. Sus subproductos, como los nutrientes, se pueden utilizar para la agricultura y la generación de energía. Y los ingresos adicionales generados por este proceso pueden ayudar a cubrir los costos operativos y de mantenimiento de las empresas de aseo, sin afectar las tarifas. El considerar los residuos sólidos no como desecho sino como recurso responde a los principios de la economía circular, un sistema económico que tiene como objetivo minimizar los residuos y aprovechar al máximo los recursos. A medida que las ciudades sigan creciendo, en el futuro deberán aplicarse estrategias para el desarrollo urbano que minimicen el consumo de recursos y que se centren en su recuperación, de acuerdo con los principios de la denominada economía circular.

Una de las principales ventajas de adoptar los principios de la economía circular para la gestión de los residuos sólidos es que la recuperación y reutilización de recursos podría transformar los servicios de aseo, que pasarían de ser costosos a autosustentables y que le agregarían valor a la economía. Esto ayudaría a las empresas a superar los problemas de financiamiento que existen en el ámbito del saneamiento, a poder alcanzar así los Objetivos de Desarrollo Sostenible (COP 21 DE 2015) y cumplir la política pública de gestión integral de residuos solidos expuesta en el CONPES 3874 de 2016. Como decía Albert Einstein:”locura es hacer lo mismo una y otra vez, esperando obtener resultados diferentes”

Comentarios

Comentarios