Declaración de renta. Si no es un Dato Abierto, solo es populismo.

Por: Esteban Mirofvsky.

Consultor y Asesor en temas de gobierno Abierto; de amplia experiencia en  proyectos de informatización, desarrollo de sistemas, y consultoría internacional en implementación de proyectos tecnológicos. Asesor- secretario del primer Gobierno Abierto en Argentina en el Municipio de Bahía Blanca, modelo a seguir en Latino América.

El fin de semana pasado se llevó a cabo en Colombia la inscripción de candidatos para las elecciones que se realizarán el próximo mes de octubre en todo el territorio nacional y en las que se escogerá por votación popular a los servidores públicos regionales. En total se inscribieron más de 125 mil candidatos avalados por algún partido político, por un grupo significativo de ciudadanos o por firmas, para aspirar a un cargo en las diferentes gobernaciones, alcaldías, asambleas, concejos o juntas administradoras locales del país.

Muchos de los candidatos se postularon haciendo alarde de sus virtudes y asegurando que su actuar se sustenta en valores como la honestidad, la honradez y la integridad. Sin embargo, son muy pocos los que respaldan con hechos concretos esas afirmaciones.

En el caso del departamento de Nariño, se inscribieron seis candidatos (todos hombres) como aspirantes a ser los sucesores del actual administrador regional, Camilo Romero. Dos de los candidatos fueron avalados por los partidos tradicionales colombianos (Liberal y Conservador), uno fue respaldado por el partido de izquierda (Polo Democrático), uno contó con el apoyo de partidos de derecha (Cambio Radical, La U, Centro Democrático), otro por un partido político cristiano Colombia Justa y Libre y otro se registró con el acompañamiento de un movimiento alternativo indígena y social denominado MAIS.

Para quienes trabajamos y conocemos de procesos de Gobierno Abierto, fue llamativo el hecho de que dos de los candidatos anunciaran al momento de su inscripción la publicación de sus declaraciones de renta, lo que demuestra que en Nariño el tema de transparencia y apertura en las propuestas de los servidores públicos ya hace parte de la agenda política.

El candidato liberal, Luis Eladio Pérez publicó una imagen de su declaración de renta presentada ante la Dirección de Impuestos Nacionales – DIAN; y el candidato alternativo, Víctor Rivas, publicó en el portal www.declaracionesjuradas.com su declaración juramentada patrimonial que incluye información actualizada de sus cuentas bancarias, ingresos, patrimonio y deudas.  Este tipo de publicaciones debe hacerse pensando en que los ciudadanos, no solo puedan ver sino descargar y utilizar la información presentada por los candidatos, para hacer comparaciones, estudios y conocer más a fondo la vida financiera de estos personajes públicos, es por esto que si la declaración de renta no es un dato  abierto, es un documento que no sirve.

La actuación de los dos aspirantes a convertirse en la mayor autoridad del departamento de Nariño, demuestra que se preocuparon por presentar una información que debería ser obligatoria para quienes busquen ser elegidos en un cargo de elección popular; la diferencia está en saber reconocer si esa preocupación obedece solo a intereses populistas y de imagen electoral, o si en realidad se busca entregar de manera abierta la información patrimonial para que la ciudadanía pueda acceder, comparar y reutilizar los datos presentados.

Aunque de entrada parecería un acto positivo la publicación de una copia de la declaración de renta, es en realidad igual o más dañino para un verdadero proceso de gobierno abierto, no presentar nada, que presentar un documento o una imagen que no sirve. La transparencia no está en las palabras sino en los hechos y la apertura de información tiene que ser total o no es apertura. Confiamos en la buena fe del candidato apoyado por el Partido Liberal y los caciques políticos tradicionales, y queremos creer que su actuar se debe más a una mala asesoría o al desconocimiento del tema, y no a un afán de querer ganar respaldos engañando a los electores.

Comentarios

Comentarios