Derechos de personas migrantes y refugiadas en Colombia

Gracias a la convocatoria realizada por la Agencia de la ONU para los refugiados, la UNICEF y la Agencia PANDI se llevó a efecto en la ciudad de Riohacha durante los días 4 y 5 de septiembre un encuentro nacional de periodistas que contó con la presencia de profesionales de la comunicación de Nariño, Valle, Santander, Cauca, Norte de Santander, Magdalena y Huila.  En este evento se desarrolló la temática «Cubrimiento periodístico respetando los derechos de los niños, adolescentes y personas adultas venezolanas refugiadas y migrantes en Colombia». En una especie de acto de fe los periodistas y comunicadores recononocimos nuestro protagónico papel en la manera como los colombianos abordamos y vivimos la realidad de cientos y de miles de venezolanos en su condición de  refugiados o de migrantes.

En muchas ocasiones y en infinidad de informes, notas periodísticas, crónicas, reportajes, documentales y noticias se ha generado, sin que ese sea el propósito, un malestar general expresado en reacciones como xenofobia, aporofobia o rechazo generalizado a personas venezolanas que debido a factores que analizaremos en próximos informes, se encuentran en condición de migrantes o refugiados en Colombia.

De la mano de destacados profesionales como Ximena Norato, directora de la Agencia Pandi, profundizamos en conceptos, normas, legislación y principios de protección internacional que nos permitieron comprender la real importancia de nuestra actividad en la manera como nuestros gobernantes y la sociedad asumen fenomenos relacionados con presencia de venezolanosen territorio colombiano. Se tuvo la oportunidad de una convivencia con personas venezolanas refugiadas en Colombia, su rol en nuestra sociedad y los principales logros y conflictos vivenciados en su condición jurídica, humana y de seres con un reconocimiento en su derechos.

La información desacertada puede generar una serie de consecuencias desagradables y hasta nefastas   para los refugiados  y migrantes que deben afrontar el drama del desarraigo territorial, desintegración de su familia, pobreza extrema, hambre, miseria, ansiedad, depresión y soledad. Un mal titular de prensa genera rechazo, miedo y hasta provoca actos xenofobicos.  Con profundo dolor e indignación comprobamos la desacertada información de algunos medios periodísticos que provocan ira, rabia y rechazo contra los migrantes y refugiados venezolanos.  Es mucho el daño que la llamada prensa amarillista genera entre la opinión publica y el llamado fue a ajustar la información a principios humanitarios, jurídicos y a la reglamentación nacional e internacional.

Merece un especial agradecimiento la directora de la Agencia Pandi, Ximena Norato, por su altisima sensibilidad, su inocultable sentido humanista y humanitario y por liderar eventos de esta naturaleza que se constituyenen en una valiosa contribución a la paz y la búsqueda de la concordia entre pueblos  y hermanos. Igualmente un reconocimiento para comunicadores y periodistas asistentes al evento en Riohacha que salieron con la convicción y el compromiso de brindar una información acertada, cimentada en principios humanitarios y alejada de prejuicios y sensacionalismos.

Comentarios

Comentarios