El acceso a la información pública en medio del COVID-19

La crisis mundial que estamos experimentando a causa de la pandemia por el COVID-19 no tiene precedentes, y ha generado un cambio radical en todo el mundo. Esto afecta de forma directa el accionar de los Estados, y una de las aristas más importantes es la política del manejo de la información pública. En este sentido, las entidades encargadas de defender el derecho al acceso a la información tienen la gran responsabilidad de velar y exigir que la información pública se comparta libremente.

La importancia del derecho al acceso a la información pública -DAIP- parte de la premisa que es un derecho humano amparado por el derecho fundamental a la libertad de expresión (artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos), al mismo tiempo se constituye en un derecho llave, es decir, facilita el ejercicio de otros derechos, también ayuda a la ciudadanía a ejercer control a sus gobiernos, facilita al respeto del ordenamiento jurídico, ayuda a la disminución de la corrupción y hace más eficiente la gestión pública a través de una participación ciudadana que vela por el uso más eficiente de los recursos.

Es por esto que los gobiernos de la región deben tener claro que ante la crisis por la que estamos atravesando, la transparencia es más necesaria que nunca. A través de la transparencia los ciudadanos podrán entender y creer en las medidas tomadas por los gobierno, colaborarán en la ejecución efectiva de dichas medidas y confiarán en que los gobiernos están actuando de buena fe y a favor de ellos. Una ciudadanía informada, con cifras al día y sabiendo que debe hacer, es la mejor arma ante este enemigo común y mortal que ha llegado con la sorpresa como su mejor aliada.

Lamentablemente,  muchos gobiernos de la región están vulnerando el derecho al libre acceso a la información pública, a raíz de estados de excepción mal manejados y mal entendidos. Si bien es cierto todos los países se están enfrentando a una situación nueva, distinta e incierta, es imperativo que los estados de excepción que en muchos de nuestros países latinoamericanos se están aplicando, tengan una finalidad y temporalidad definidas, siempre con reglas democráticas claras, que propendan al esclarecimiento de las dudas e incertidumbres de la ciudadanía, y no que generen más temor y opacidad.

Recordemos que debido al contexto de protestas sociales que la región experimentó durante el último cuatrimestre del año pasado, en muchos países se relegó de las agendas políticas el tema de la transparencia y el acceso a la información, viviéndose oscuros y peligrosos vacíos de información y de represión extrema a los manifestantes y lo que habían sufrido a mano de los gobiernos, es por esto que los momentos actuales exigen el volver a poner a la transparencia y al acceso a la información pública como prioridades estatales. La transparencia y el libre acceso a la información verídica, completa y en tiempo real es la forma más efectiva de legitimidad de los gobiernos, con la cual no sólo empoderan a la ciudadanía, sino que también se salvan muchas vidas.

Comentarios

Comentarios