publicidad

El colapso de la pirámide pensional

Por: Aníbal Arévalo Rosero

Aspirar a obtener una pensión digna cada vez se convierte en una ilusión. El sistema pensional se ha vuelto insostenible porque hoy por hoy el número de pensionados ha crecido de manera desproporcionada, se cuenta en la actualidad con 2.1 millones en el régimen de prima media, es decir, de los que pertenecen al sector público.

Esto significa que el presupuesto de la nación para la ejecución de obras se vea cada vez más menguado al tener que destinar mayor cantidad de dinero para cubrir el pago de pensiones, lo que implica que la administración está cada vez menos posibilitada de invertir en obras de infraestructura, como vías 4G y puentes. Si para el año 2018 el Presupuesto General de la Nación será de 235,6 billones, el país tendrá que destinar 41,1 billones de pesos para cubrir los gastos en materia pensional, o sea el 17,4 por ciento.

Un castillo de naipes

Es el más grande de los rubros que destina el Gobierno en la inversión pública, lo que equivale a hacer uso de todos los recursos captados por concepto del IVA. Pero las cosas no paran ahí, hay más de 6 millones de personas que están en edad de pensionarse, lo que implica que el sistema pensional colapse como un castillo de naipes en poco tiempo. Esto es un campanazo de alerta que pide con carácter urgente una reforma pensional.

A ello se suma el hecho de que las pensiones son la mayor fuente de desigualdad, según el Departamento Nacional de Planeación (DPN) la clase media y la clase alta reciben el 52,3 por ciento de subsidios en pensiones, mientras que las personas en condición de pobreza reciben apenas el 10,3 por ciento.

¿De dónde sale el dinero de las pensiones?

A parte de ser muy costoso es inequitativo, pues redistribuye la plata de todos los colombianos entre los afiliados de mayores ingresos que sí logran pensionarse. Pero también hay pensiones millonarias, que se obtuvieron con el último salario, como ocurre con los congresistas y magistrados.

Pero también se pierde el equilibrio cuando el número de personas que devengan una pensión ha crecido en los últimos años -y la tendencia es a seguir creciendo-, mientras que el número de aportantes no experimenta mayor crecimiento. El equilibrio se daría mientras subsista una pirámide donde haya numerosos aportantes para el beneficio de un grupo minoritario que devenga su pensión. Eso precisamente era lo que venía ocurriendo hasta el año 2004, cuando se rompió el equilibrio, y el Estado tuvo que entrar a subsidiarlas.

El colapso de la pirámide

Es por ello que la pirámide se convirtió en un cilindro, donde el número de aportantes es relativamente equivalente a los beneficiarios de la pensión, más no se correlaciona entre aportes y erogaciones, con el riesgo de que los pensionados sean un gran número y los cotizantes una minoría, en forma de pirámide invertida, con lo cual se convierte en insostenible, y el gobierno cada vez tiene que inyectarle más y más recursos para poder cumplir a cabalidad.

Santiago Montenegro Trujillo, un experto en el tema, dice que el futuro de las pensiones es incierto, mientras se maneje el mismo esquema; el problema es que el Estado no fue previsivo, no tomó las medidas adecuadas en su momento que nos habría evitado esta insostenibilidad financiera en materia pensional.

¿Qué recomienda la Ocde?

Por su parte, la Ocde le recomienda al gobierno acabar con el sistema de prima media con pensión definida por considerarlo insostenible, y, por el contrario, estimular el Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad (Rais), creado por la Ley 100 de 1993, como Porvenir o Protección pertenecientes al sector financiero que pone a producir esa plata.

Este organismo internacional busca que Colombia forme parte de su estamento, para ello, entre otros de los requisitos es la reducción del gasto público, privatizando las pocas empresas estatales y reduciendo la inversión social, privatizando servicios como las pensiones y haciendo modificaciones del artículo 48 de la Constitución Política con el acto legislativo 01 de 2005, que prohíbe los regímenes especiales a partir del 2010 y dándole la estocada final en 2014 al régimen de transición estipulado en la ley 100 de 1993.

¿Subsistirán los regímenes especiales?

A pesar de los pesares, los regímenes especiales todavía subsisten como el caso del magisterio que se va a prolongar unos años más, puesto que, de hacerse una reforma pensional en 2018 (que es lo más seguro con el nuevo gobierno), siempre se ha determinado un régimen de transición por derechos adquiridos. Un ejemplo de ello es que los maestros que están con regímenes anteriores a la entrada en vigencia de la ley 100 de 1993, han cumplido el requisito de las 1.000 semanas de trabajo, que les da derecho a pensionarse con el régimen especial cuando se cause el derecho, es decir con el cumplimiento de la edad.

Pero donde se debería atacar es las pensiones elevadas de los congresistas y magistrados que se pensionan con el último salario (y bien alto) más los viáticos que forman parte de los factores salariales. En la actualidad no se podrán causar pensiones superiores a los 25 salarios mínimos ($18.442.925 para 2017), según el Acto legislativo 01 de 2005 y artículo 5 de la Ley 797 de 2003. El monto mensual de la pensión mínima de vejez, jubilación, invalidez o sobrevivientes no podrá ser inferior al del salario mínimo mensual legal vigente ($737.717 para 2017) (art. 35 de la Ley 100 de 1993).

¿Qué va a hacer el gobierno?

Por lo tanto, la razón de los anuncios que ha hecho el Gobierno de reducir el presupuesto para el deporte, las universidades, la ciencia y la agricultura, obedece precisamente al compromiso –entre otros- con los cada vez mayores recursos para el pago de pensiones.

Mientras tanto se tramitan pensiones con argumentos fraudulentos, se interponen tutelas para obtener pensiones altas, y en muchos casos de manera ilegal, que contribuyen a debilitar el sistema pensional llevándolo al colapso.

Aunque el trámite de una reforma pensional es un hecho antipopular, porque a nadie le gusta que se le baje el monto de la pensión, ni que le aumenten la edad, es un hecho que para el próximo año tenga que hacerse porque el sistema está para reventarse. Se debe tener en cuenta que una vez se aprueba en el Congreso la reforma, lleva un tiempo para ponerla en aplicación, porque se fija un periodo de transición para aquellas personas que están a punto de obtener su pensión.

Si bien el gobierno Santos está a meses de terminar su periodo, no se descarta que la impulse al finalizar su mandato, o que sea el nuevo gobierno al iniciar. De todas maneras, el pago de pensiones con el modelo actual, acabaría llevándose una gran tajada del presupuesto de la Nación.

Como las pensiones cada día tienden a ser más reducidas y con mayor edad, lo que puede ocurrir es que a usted, si aún no se ha pensionado, le vayan a dejar su indemnización pensional a la tumba o que sean sus herederos o el esposo de la viuda los que disfruten, porque nadie sabe para quién trabaja.

Finalmente, les quiero recomendar para completar el menguado monto de la pensión compren un apartamento para arrendarlo, ahorren en un fondo o cooperativa o, en últimas, aprendan a leer las cartas, pero completen la pensioncita con un dinero extra.

Comentarios

Comentarios