El colombiano que quiere construir un mundo mejor a través de la cultura y los idiomas

*Por Carlos Eduardo Lagos Campos

“si te atreves a enseñar no dejes de aprender”

El constructor de viviendas en Norte América Alberto Bedoya Zuluaga, quiere difundir el bilingüismo y la cultura para así contribuir con la reconstrucción del tejido social en Colombia; a lo que se encuentra dedicado en esta etapa de su vida, usando métodos de enseñanza muy diferentes a los convencionales. Con su experiencia adquirida desde que emigró a los Estados Unidos de Norte América, sin el más mínimo conocimiento del idioma Inglés, tuvo que afrontar todas la vicisitudes que se presentan en condición de inmigrante; lo que despertó en él, esa sensibilidad social que lo caracteriza.

Alberto es un paisa echado “palante”, un líder innato, cuenta con  gran potencial para guiar proyectos de mejoramiento, en sus venas corre la sangre de un Maestro Artesano, por lo que tomó cursos de carpintería, al  tiempo que estudiaba y aprendía el idioma inglés, algo que fue necesario y significativo para la comunicación con sus clientes, lo cual lo hizo con profesores nativos perfeccionando así su lenguaje; al tiempo que como artesano se abría camino en la gran manzana. Con sus manos fue transformando su entornó y finalmente entendió la necesidad de que esa transformación debería hacerse en la sociedad, a través de la construcción de cultura y conocimiento.

Este Colombiano ha dedicado la mayor parte de su vida a la construcción de viviendas tipo colonial en la ciudad  de Newport en el estado de Rhode Island, transformado con sus manos los materiales que la naturaleza nos proporciona y así nace su historia en este fascinante mundo de la Construcción, en medio del aroma de las maderas más finas como pinos, robles, cedros y sauces, así como otras más exóticas como el ébano y el sicamore, con lo cual se apasionó de este fascinante oficio.

A través de la práctica adquirida durante todos estos años, ha desarrollado métodos de enseñanza que han probado ser exitosos. Al llegar a Colombia y viendo el deseo de tanta gente de aprender el idioma Ingles, encontró  una cantidad de vacíos, incluso en estudiantes graduados de centros e institutos  existentes en la capital, relacionados con la falta de una gran variedad de modismos y connotaciones del inglés que se habla en los Estados Unidos. De ahí nació la idea iniciar una cruzada para enseñar este idioma. Comenzó enseñándole a policías y guías turísticos que palabreaban el inglés, lo que comúnmente se conoce como “Spanglish” y así inició a construir este camino con su método muy particular de enseñanza pero especialmente permitiendo la accesibilidad a las clases menos favorecidas; no obstante, dentro de sus alumnos se encuentran profesionales y personas de todas las condiciones sociales.

El método desarrollado con la experiencia vivida tiene como prioridad inicial el enfoque en la forma, más que en la pronunciación misma, la cual se adquiere con el tiempo, primero tratando de hablar frases cortas, adquirir vocabulario, al tiempo que se desarrolla la memoria; para finalmente concentrarse en el aprendizaje de gramática y de diferentes modismos; tal como se aprende la lengua natal.

El método del English Club

A través de una alianza con el Centro de Pensamiento Libre y la Fundación Encanto Colombia, se ha dado a la tarea de crear clubes de Ingles que permitan el acceso a todas las personas sin distingo de clase o condición social; a través de estos clubes ha logrado no solo la transmisión de su conocimiento y cultura, sino también la integración de personas de diferentes clases sociales en torno al bilingüismo lo que se traduce en sus propias palabras en la reconstrucción del tejido social y la erradicación de las diferencias sociales.

Mientras otros inmigrantes se han quedado disfrutando de las mieles en los estados Unidos, su decisión fue retornar a su país de origen y de alguna manera devolver a los suyos todos sus conocimientos y su cultura. Esa inquietud por la enseñanza y la formación es lo que llevó a Alberto a encontrar su verdadera vocación en lo social.

Emprendiendo toda una estrategia de capacitación a favor de la comunidad sim importar sus diferencias, con un toque muy personal que transciende su espíritu y a su corazón.

Su lema es “si te atreves a enseñar no dejes de aprender”. Finalmente añade: “La experiencia para mí es lo más significativo, cada historia que conozco, que comparto, con cada uno de mis alumnos me enseña a ser mejor;  así hago mis clases y así me inspiro”.

Contactos 3124844846.

*Humanista.

Miembro de Número del Centro de Pensamiento Libre

@CarlosLagos112

Comentarios

Comentarios