El descache del ICFES con los pastusos en un examen.

ACLARACIONES DEL ICFES

Hemos tenido conocimiento de que en el nuevo examen de estado que presentaron los bachilleres el 18 y 19 de Marzo del año 2000, la pregunta número 41, la cual transcribimos a continuación, ha generado inquietudes y molestias en la comunidad pastusa, por esta razón formulamos las aclaraciones que consideramos pertinentes.

 PREGUNTA No. 41

 “Estaban una vez un pastuso, un bogotano y un antioqueño …”  Este tipo de enunciado es muy común alrededor del esquema típico del chiste regional colombiano, y para ello ya sabemos de antemano como va a desarrollarse, toda vez que los prototipos son bien conocidos; probablemente el pastuso propondrá una solución tonta; el bogotano una solución egoísta y el antioqueño una solución brillante con un cierto sentido de ventaja. Alrededor del humor en Colombia y conforme al texto anterior se puede concluir que:

El humor colombiano forma parte de una manifestación de cultura popular

Los chistes son el patrimonio de los antioqueños por ser los más brillantes

La vertiente humorística tiene su origen en otros continentes como Europa

Las modalidades humorísticas provienen de la capital de la República

Respuesta Correcta : A

En ningún momento se pretendió en dicha pregunta hacer un chiste despectivo acerca de los pastusos. Por el contrario, se buscó mostrar que la cultura popular construye prototipos de personas y regiones que solo pueden ser aceptados como creaciones de humor. Desafortunadamente, algunas de estas expresiones pueden herir a las personas y grupos a que hacen referencia, tal como sucede con todos aquellos chistes de carácter regional que circulan en el país.

El objetivo fundamental de la pregunta es explicar el origen regional y cultural del chiste. Con esto se quiere mostrar precisamente que los prototipos no obedecen a lo que en esencia son las personas sino que son construcciones culturales influidas por diferentes razones que no son el caso a discutir.

Como se puede observar, la respuesta acertada es la A. Esto comprueba que la intención de la pregunta nunca fue la de ultrajar la pueblo pastuso sino mostrar el hecho cultural de la creación de prototipos a través del chiste.

El nuevo Examen de Estado, el área de Ciencias Sociales busca introducir a los estudiantes en problemáticas relacionadas con su entorno social y cultural. Con esta intención, pretendemos que los jóvenes puedan reflexionar acerca de hechos históricos y sociales de la cotidianidad.

Acorde con esta pretensión, la pregunta No. 41 se ubica en el ámbito cultural de la prueba de historia y busca evaluar las expresiones culturales que tienen que ver con la historia del humor regional en Colombia. Esperábamos que el estudiante, en su proceso de interpretación, lograra captar que los prototipos regionales expresados en el chiste son creaciones humorísticas y que el chiste no designa lo que las personas son realmente.

Como dato adicional, recomendamos consultar el Tomo VI de la Nueva Historia de Colombia, p. 327, donde se muestran los prototipos, características y vertientes del humor regional de Colombia. Este texto coincide enteramente con lo afirmado en la pregunta en mención y da a la misma el carácter de objetividad cultural que se merece. Tanto en este texto como en el nuestro, sólo se desea describir la dinámica cultural desarrollada a través del chiste y nunca degradar a nuestros hermanos de Pasto.

Esperamos que las aclaraciones señaladas, sean parte de las disculpas que presentamos al pueblo pastuso por el malentendido generado a partir de la pregunta mencionada. Nuestro máximo deseo en este momento, es expresar ante la opinión pública nuestra admiración y respeto por una región que lucha por hacer de Colombia un país más grande y equitativo.

Santa fe de Bogotá, D.C., Abril 6 del 2.000

 ACTUACIONES JUDICIALES

TEXTO DE LA ACCIÓN DE TUTELA

“La risa de unos no tiene por qué ser el dolor de otros”

Señores

JUZGADO SEGUNDO PENAL DEL CIRCUITO (REPARTO)

MUNICIPIO DE PASTO

E. S. D.

ACCIONANTE: Pablo Emilio Obando Acosta

C.C. 12.983.851 de Pasto (N)

ACCIONADO: Ministerio de Educación Nacional

Comisión Nacional de Televisión

Medios de Comunicación Radiales del País

Yo, Pablo Emilio Obando Acosta, identificado con cédula de ciudadanía número XX expedida en Pasto (N), actuando en calidad de habitante de la ciudad de San Juan de Pasto, me permito manifestar ante este despacho que interpongo la ACCIÓN DE TUTELA, consagrada en el artículo 86 de la Constitución Política de Colombia por considerar que se han vulnerado los derechos fundamentales de los nariñenses en lo referente a la dignidad humana, igualdad, solidaridad, cultural, protección y libre desarrollo de la personalidad consagrados en los Artículos 1°, 2°, 7°, 13, 16 y 21 de la Constitución Nacional y que de acuerdo al Artículo 85, los Artículos 13, 16 y 21 son de aplicación inmediata. Así mismo se ha desconocido el Artículo 2 de la Ley 182 de 1.995, que entre otros aspectos la televisión debe promover el respeto a las garantías, deberes y derechos fundamentales y demás libertades, fortalecer la consolidación de la democracia y la paz y propender por la difusión de los valores humanos y expresiones culturales de carácter nacional, regional y local.

Igualmente se han vulnerado los derechos consagrados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos en sus Artículos 1°, 2° y 7° referentes a trato igualitario, discriminación y dignidad humana.

HECHOS

  1. La permisividad de los medios de comunicación tanto radiales como televisivos en lo referente al trato que se debe brindar a cada uno de los colombianos, sin importar su condición económica, geográfica, social o cultural ha permitido que a los nariñenses se los señale en el territorio nacional de una forma negativa impidiendo el libre desarrollo de su personalidad.
  1. La pérdida de identidad del nariñense debido al señalamiento que se le hace en el territorio nacional está afectando la tradición, los valores y principios de esta región del Sur.
  1. El uso peyorativo del gentilicio pastuso como sinónimo de tonto, bobo, estúpido, torpe y ridículo ha generado una baja autoestima en los niños y adolescentes nariñenses. Situación esta fomentada por los medios de comunicación (televisión-radio) sin ningún tipo de control por las autoridades y entidades creadas para tal fin.
  1. El uso insultante del término pastuso en los medios de comunicación ya ha sido en reiteradas oportunidades denunciado por propios de esta región y por periodistas y ciudadanos colombianos sin que hasta el momento se haya dado solución alguna al conflicto.
  1. Los acosos a que se ve sometido el nariñense producto de los mal llamados “Chistes Pastusos” ha generado toda una serie de conflictos sociológicos y culturales al extremo de que ante la “Broma con que se le acosa, adopta una actitud defensiva que lo lleva, o bien a encerrarse en si mismo, lo que aumenta la desadaptabilidad, o por el contrario, a renegar totalmente de su región de origen …”

(María Teresa Herrán – El Espectador – 1.968)

  1. La creencia absurda del pueblo colombiano de que el nariñense es tonto, bobo o ingenuo está sustentada en la  difusión por parte de los medios de comunicación (radio-televisión) de chistes ultrajantes que lesionan la honra e integridad de los nariñenses.
  1. Esa discriminación ha generado prejuicios de tipo político, económico, social y cultural para el Departamento de Nariño.
  1. Nuestros jóvenes al desplazarse a regiones diferentes a la suya con el fin de adelantar estudios, trabajar o adelantar alguna actividad propia de su cargo y naturaleza se encuentran con un medio hostil y agresivo que ha llevado en muchos casos a un estrés crítico, agresiones personales y discriminación por su origen.
  1. Entidades como el ICFES recalcan el esquema que en Colombia ha generado el ultraje verbal y escrito del cual   somos víctimas los nariñenses; en el último de los exámenes de estado (Marzo del 2.000) y en la fase de historia, pregunta No. 41, se lee:

 “Estaban una vez un pastuso, un bogotano y un antioqueño …”; este tipo de enunciado es muy común alrededor del esquema típico del chiste regional colombiano, y para ello ya sabemos de antemano como va a desarrollarse, toda vez que los prototipos son bien conocidos; probablemente el pastuso propondrá una solución tonta; el bogotano una solución egoísta y el antioqueño una solución brillante con un cierto sentido de ventaja”.

  1. Esa esquematización, fomentada por los medios de comunicación, ha permitido que los propios de esta región sean discriminados en sus aspiraciones académicas, culturales y sociales en el territorio colombiano.
  1. Esa esquematización, como lo anota el ICFES, es una clara muestra del trato desigual y discriminatorio del que es víctima el nariñense.
  1. A raíz de la publicación del texto “UN PUEBLO ANTE LA HISTORIA” – CARTAABIERTA, dirigida al Concejo Nacional de Televisión y todos los medios de comunicación del país, la ciudadanía nariñense ha expresado el deseo vehemente de que los ultrajes verbales y escritos del que son víctimas cese de una vez en nombre del respeto y la dignidad del pueblo nariñense.
  1. Dada la importancia de los medios de comunicación radiales y televisivos no es comprensible el permitírseles el uso de términos peyorativos y ultrajantes contra las diferentes expresiones culturales y sociales del país, concretamente contra los propios del territorio colombiano. Los medios de comunicación son hoy en día un canal de unidad psicológica, cultural y social de los colombianos; de ahí que los nariñenses protestemos firmemente contra el abuso de algunos medios de comunicación que con el fin de hacer reír a unos colombianos, ultrajan, señalan y condenan a los nariñenses.
  1. No por tradicional se puede permitir la perpetuación de una situación que a todas luces es una clara violación de los Derechos Humanos, de la Constitución Nacional y de los más elementales preceptos de respeto, tolerancia y dignidad humana.

FUNDAMENTACIÓN JURÍDICA

  1. En Diciembre de 1.948 se proclamaron los DERECHOS HUMANOS y en cuyo preámbulo se resalta la libertad, la justicia y la paz en el mundo; se hace un reconocimiento de la dignidad humana y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana. Reconoce que el desconocimiento de esos derechos ha generado barbaries y ultrajes para la conciencia de la humanidad.

En el Art. 1° invoca la fraternidad de los seres humanos: Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, todos como están dotados              de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros. El estereotipar negativamente y utilizar los símbolos culturales de una región como método de señalamiento social es estar en contra de la fraternidad humana. La risa no tiene por que ser el dolor de otros; la fraternidad implica el respeto por el origen, sexo, raza, dialecto, acento y modos de pensar. Los estereotipos, fomentados por losmedios de comunicación en Colombia lejos de ser fraternales, son el reflejo de la intolerancia social y cultural del país.

  1. En el Artículo 2° de la Declaración Universal de los Derechos Humanos se proclama: Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra distinción.

Los nariñenses vemos vulnerado este derecho por cuanto se nos ridiculiza en los diferentes medios de comunicación por el simple hecho de nuestro origen y condición social del Departamento (producto del atraso económico).

  1. En el Artículo 3° de la Declaración Universal de los Derechos Humanos se expresa que “todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción derecho a igual protección de la ley, todos tienen derecho a igual protección contra la discriminación que infrinja esta declaración y contra toda provocación a tal discriminación”.
  1. La Constitución Política de Colombia en su Título 1 de los DERECHOS FUNDAMENTALES y en su Artículo 1° expresa que Colombia esta “…fundada en el respeto de la dignidad humana, en el trabajo y la solidaridad de las personas que la integran y en la prevalencia del interés general”.

Dignidad que los nariñenses vemos pisoteada por la inveterada costumbre de los medios de comunicación de permitir el uso ultrajante y peyorativo del gentilicio pastuso como sinónimo de tonto o estúpido. Esa permisividad ha llevado a la creación de estereotipos que en nada contribuyen al respeto cultural y racial en el territorio nacional. La dignidad humana es pisoteada cuando se permite ultrajes y ofensas a los propios de una región, nación o país y se debe propender para que los preceptos constitucionales sean una realidad y el diario vivir de los colombianos.

  1. El Artículo 2° de nuestra Constitución Nacional es claro cuando afirma que “Las autoridades de la República están instituidas para proteger a todas las personas residentes en Colombia, en su vida, honra, bienes y creencias, y demás derechos fundamentales, y para asegurar el cumplimiento de los deberes sociales del Estado y de los particulares”.

En virtud de lo anterior son las autoridades de la República las encargadas de velar por el respeto de cada uno de los colombianos, situación esta que nos se cumple en el caso del uso abusivo y discriminatorio del término pastuso por cuanto ha generado discriminación y pérdida de identidad nariñense.

  1. Nuestra Constitución Nacional en su Artículo 7° obliga al Estado a reconocer y proteger la diversidad étnica y cultural de la Nación Colombiana. Y es un deber de las autoridades hacer cumplir este mandamiento constitucional; el nariñense, como lo hacemos notar en los diferentes recortes de prensa que nos permitimos anexar, debido al irrespeto constante que se hace de su cultura está perdiendo su identidad cultural a extremos que ser identificado como pastuso es verse sometido a toda una serie de improperios y chistes de mal gusto que rayan con lo absurdo y lo vulgar, los medios de comunicación por su poderosa influencia sobre los colombianos contribuyen notoriamente a esta pérdida de identidad y de cultura.
  1. “Todas la persona nacen libres e iguales ante la ley, recibirán la misma protección y trato de las autoridades y gozarán de los mismos derechos, libertades y oportunidades sin ninguna discriminación por razones de sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión política o filosófica”. “El estado promoverá las condiciones para que la igualdad sea real y efectiva y adoptará medidas a favor de grupos discriminados o marginados”. (Art. 13 C.N.)

Muchas oportunidades laborales, académicas o culturales de los nariñenses en su conjunto se ven frustradas simplemente por el hecho de ser, justamente, nariñenses. La igualdad debe ser real y efectiva y debe llevarnos a la superación tonta y estúpida de juzgar a una persona basados en un hecho circunstancial como su lugar de origen. A esta discriminación hay que sumarle el peso psicológico de los nariñenses que con profundo dolor miran cómo los medios de comunicación se ensañan en condenar a una región sumida en el abandono y el atraso económico.

  1. Todas las personas tienen el derecho a expresar sus manifestaciones culturales y a ser tenidas en cuenta en el contexto de la diferencia y la tolerancia como requisito de Nación. No se puede ser objeto de burla en la forma de hablar o en la manera de concebir el mundo o de expresar una idea. “Todas la personas tienen derecho al libre desarrollo de su personalidad, si mas limitaciones que las que imponen los derechos de los demás y el orden jurídico”.(Art. 16 C.N.)

Cuando se tiene que cambiar de acento, negar el origen y aceptar que los medios de comunicación destrozan y ultrajan nuestra cultura vemos con profunda preocupación que nuestra personalidad sufre alteraciones que sin lugar a dudas nos condenan a “ser otros”. Y es aquí donde los medios de comunicación están actuando al permitir el ultraje de nuestra cultura; al exagerar algunos de nuestros rasgos y características (sociedad rural, acento, ingenuidad) ridiculizan a tal extremo nuestra forma de ser que en muchas oportunidades se ve alterado el hecho psicológico de pertenecer a nuestra cultura.

  1. En el Artículo 2° de  la Ley 182 de 1.995 se contempla el hecho de que la televisión debe formar, educar, informar veraz y objetivamente y recrear de manera sana. Es decir que la televisión permita “satisfacer las necesidades sociales del Estado, promover el respeto a las garantías, deberes y derechos fundamentales y demás libertades, fortalecer la consolidación de la democracia y la paz y propender por la difusión de los valores humanos y expresiones culturales de carácter nacional, regional y local”.

Preceptos que en el caso de los nariñenses no los hemos visto expresados en la programación nacional. Nuestros valores han sido pisoteados y es esta la razón y no otra, la que nos ha unido en una causa común de exigir respeto por nuestras expresiones culturales, folclóricas y sociales.

La unidad nacional debe basarse en el respeto y la tolerancia de la regiones y no en la burla y ofensa para alguna de ellas. Los medios de comunicación deben reflexionar sobre el papel que juegan en la creación y propagación de las expresiones culturales; la democracia y la paz deben ser producto del respeto por cada una de las regiones que conforman la unidad nacional.

JURAMENTO

Bajo la gravedad de Juramento manifiesto que no se ha intentado por parte del signante similar acción ante otro judicial.

RELACIÓN DE MEDIO DE PRUEBA

Solicito a los señores magistrados decretar y practicar los siguientes medios de prueba, todos documentales.

  1. Constitución Política de Colombia (Articulado Pertinente).
  2. Declaración Universal de los Derechos Humanos.
  3. Solicito se oficie al Ministerio de Educación Nacional – ICFES para que se expida con destino al expediente de la tutela que propongo, una copia autenticada del formato utilizado para las últimas pruebas de la institución en el pasado mes de marzo, parte correspondiente a la pregunta No. 41, fase de Historia.

Atentamente,

Pablo Emilio Obando Acosta

Comentarios

Comentarios