publicidad

El día en que las mujeres pastusas derrotaron a Nariño

Por: Jesús Alberto Cabrera Zambrano*

El General Antonio Nariño, luego de su victoria en enero de 1814 en Calibio (Cauca), continúa su viaje hacia el sur y espera entrar triunfante a Pasto. El ejército realista y las milicias pastusas, comandadas por Melchor Aymerich, luego de recibir mensajes amenazantes del general bogotano, le contestan por intermedio del Cabildo y le dicen que los esperan para dirimir la diferencia, en cualquier parte de su territorio.

En el mes de Abril comienzan los enfrentamientos, tomando como escenario el hermoso Cañón del Juanambu. Nariño que no era militar, sino un intelectual, tercamente quiso llegar a Pasto, sin reparar que su ejército sistemáticamente venía siendo diezmado, como fruto de la estrategia de guerra de guerrillas, que fue preparada por los pastusos y el comandante español, sustentándose en el conocimiento del terreno y las dificultades que este presentaba. No obstante y a pesar de las bajas reiteradas al pasar el Juanambu y posteriormente en Cebollas y en el cerro de Tacines, Nariño desoyendo los consejos de sus asesores militares continuo su trasegar hacia Pasto.

Finalmente Nariño llega por el camino viejo de Tacines a las goteras de la ciudad y en la madrugada del 10 de mayo de 1814 avanza hacia ella y coloquialmente les dice a sus tropas: VAMOS A COMER PAN FRESCO A PASTO QUE LO HAY TAN BUENO. El ejército

realista para continuar con sus estrategia de guerra, se retira hacia Yacuanquer y espera darle el golpe de gracia orillas del Guaitara. Nariño observa con su catalejo como el ejército realista se retira por el sur y cree que huyen.

En Pasto las mujeres, ancianos y niños y los pocos milicianos se preparan para enfrentar al ejército invasor y repeler su embate. Impresiona la actividad de todas las mujeres durante todo el día, ya que la Batalla que se denominó del Ejido duró desde la 7 de la mañana  hasta 7 de la noche.

Las mujeres comienzan sin descanso a recuperar las armas guardadas en el depósito y polvorín, exhortan a los pusilánimes, preparan el avituallamiento de comida, el cuidado de los heridos y ordenan los frentes de combate y se ponen a disparar. De igual forma organizan tres procesiones con la Virgen de las Mercedes, Santiago Apóstol y San Sebastián, desde diferentes sitios de la ciudad, para pedir la ayuda celestial y enfrentar así al osado general santafereño.

De esa manera enviaban un mensaje claro de unidad y defensa de su terruño, a sus hijos y familias, que sin duda fue vital para decidir la suerte de la Batalla ese memorable día. Al caer la noche luego de intensos combates es derrotado Nariño, este general se entregaría días después, luego de deambular muerto de frío y con hambre, por las montañas cercanas a Pasto, el pueblo lo acoge como un prisionero más y se le perdona la vida.

Posteriormente y en Cabildo Abierto celebrado el 15 de mayo de 1814, los hombres de Pasto acuerdan celebrar el aniversario de este triunfo militar, en el año siguiente (1815), mediante un homenaje religioso y festivo. De esa forma realizan el primer reconocimiento público hacia la mujer y dejan claro, que sin su decida colaboración no hubiera sido posible vencer al invasor.

Este homenaje de los hombres pastusos a la mujer, se celebró durante 7 años de forma ininterrumpida, la primera celebración se realizó el 10 de mayo de 1815 hasta el año de 1822, cuando empieza la formación de la república y la fiesta se pierde en la noche de los tiempos.

Lo interesante de este evento, es que los pastusos convierten un hecho de guerra, en una fiesta popular que aspira la paz, la tolerancia y la reconciliación y reconocen el valor de la mujer en este hecho histórico. Esta fiesta entonces se convierte en la primera en el mundo, que se hizo en HOMENAJE A LA MUJER en general, incluyendo en la mañana una misa en honor a la Virgen de las Mercedes, que poco a poco y desde esa época, se va posicionando como patrona y gobernadora de la ciudad. En la tarde se celebró una fiesta popular con obsequios para las mujeres que estuvieran en Pasto.

En virtud de lo expuesto esta iniciativa ciudadana liderada por los investigadores Jesús Alberto Cabrera, Armando Oviedo Zambrano y el historiador Enrique Herrera Enríquez, con el apoyo del Presidente del Concejo de Pasto, la Oficina de Mujer y Genero de la Alcaldía  de Pasto, grupos de mujeres organizadas, otras organizaciones, la Cámara de Comercio de Pasto y otras dependencias, se han unido para organizar el HOMENAJE MUNDIAL A LA MUJER que se celebrará el próximo 10 de mayo de 2017, cuando se cumplen 202 años, de la primera gran fiesta en honor a la misma que se realizó en el mundo y que se realizó en la ciudad de Pasto.

Este homenaje se plantea como una oportunidad, de recuperar esta hermosa festividad,  que busca celebrar la dignidad de un pueblo, fundamentalmente del papel de la mujer, esto es como defensora de su familia, de su terruño, de sus hijos y de su propia autonomía.

NOTA FINAL: Para mayor información sobre lo sucedido en Pasto, el 10 de mayo de 1814, existen el libro titulado “El día en el que las Mujeres Pastusas derrotaron a Nariño” y la documentación del Consejo de Indias, fechada el 27 febrero de 1819 (Archivo General de Indias, Sevilla (España).

*Investigador regional

Comentarios

Comentarios