El gobierno de los jueces

Por: Eduardo Enríquez Maya

El Liceo no. 34. Editorial.

Se denomina Gobierno de los Jueces a una tendencia que se ha venido imponiendo desde hace algunos años, según la cual los legisladores no pueden monopolizar la interpretación de la Constitución y las leyes, porque si bien ellos tienen el poder de formularlas, solamente adquieren significado a través de la interpretación que los jueces les asignan en el proceso de aplicación.
El referente es la sentencia que en 1803 emitiera el juez Marshal de la Corte Suprema de Estados Unidos, cuando una ley se antepuso a la Constitución. Esta interpretación fue el origen de la situación que hoy se ha ampliado, y que los franceses le llamaron “El Gobierno de los Jueces”.

Mientras Sócrates decía que “Cuatro características corresponden al juez: escuchar cortésmente, responder sabiamente, ponderar prudentemente y decidir imparcialmente” ahora se asegura que “el derecho es la gramática del poder interpretada y aplicada por los jueces” y por esto, se han convertido en creadores del derecho y forjadores de políticas públicas. Unos breves ejemplos.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos, el 8 de julio de 2020 resolvió proteger los derechos políticos al senador Gustavo Petro y además, ordenar al Estado colombiano introducir reformas legales en la estructura de la Procuraduría General de la Nación y en la Contraloría General de la República, entidades del Estado que quedarían sin competencia para imponer sanciones que conlleven inhabilidad contra funcionarios de elección popular.

La Sala de Casación Civil de la Corte, en sentencia del 16 de septiembre de 2020, le ordenó al Presidente expedir un acto administrativo que obligue a todos los miembros de la rama ejecutiva en el nivel nacional, mantener la neutralidad cuando se produzcan manifestaciones no violentas, aún, si las mismas cuestionan las políticas del Gobierno Nacional.

El Tribunal Administrativo de Cundinamarca, a pesar de la competencia presidencial de dirección de las relaciones internacionales y de los acuerdos de ayuda para combatir el narcotráfico suscritos con los Estados Unidos, en sentencia del 1o de julio del 2020, ordena al Presidente de la República remitir al senado toda información relacionada con la llegada de la Brigada de Asistencia de los Estados Unidos, para que asuma la función de control político de permitir o no el tránsito de tropas extranjeras.

Estamos en peligro de quedar sin una justicia objetiva y equitativa, cuyo reflejo sean jueces independientes, que respeten su competencia, actúen sin influencia de corrientes ideológicas y siempre con base en un sistema jurídico indispensable para conducirnos a verdaderos espacios de paz. “ La justicia buena fluye de jueces buenos y que sean además buenos jueces”. Vale hacer una precisión final: los jueces no gobiernan; ellos juzgan; los jueces deben pronunciarse por razones de legalidad y no de oportunidad.

Comentarios

Comentarios