El señor de la pirotecnia, Álvaro Fernando Riascos Martínez, es El Personaje 10.

Álvaro Fernando Riascos Martínez, nace en Pasto hace 43 años.  Estudio su primaria en Sandona en la Escuela Santo Tomas de Aquino.  Su bachillerato lo cursó igualmente en Sandona en el Instituto Técnico Agropecuario.   Hace trece años se vinculó al INEM de Pasto como administrativo.  A la edad de 22 años fue presidente del sindicato de Juegos Pirotécnicos de la ciudad de Pasto con    102 afiliados, cargo que ejerció por más de veinte años.  Desde niño miraba los castillos artesanales, vacas locas y otras luces que hacían los maestros causándole gran admiración. En Sandona, de niño, cargó una Vaca Loca y desde ahí le comenzó a gustar el arte pirotécnico;  posteriormente viaja a Bogotá donde realiza un curso dictado por chinos sobre manejo y manipulación de juegos pirotécnicos; es ahí donde empieza destacarse y a soñar con conformar en su departamento una empresa que le permita difundir el bello y espectacular arte de la pirotecnia.

En la ACTUALIDAD es gerente y propietario de la comercializadora de juegos pirotécnicos “El Diamante”.  Gracias a esta actividad ha podido conocer diferentes regiones como Cali, Popayán, Pereira y la mayor parte de municipios del departamento de Nariño.  En esta empresa cuenta con seis operarios que elaboran diferentes productos pirotécnicos que  se distribuyen en Nariño y en algunas regiones de Colombia. A menudo es invitado a feria y fiestas  donde los juegos pirotécnicos son los invitados de honor; fabrica castillos, vacas locas, cascadas, morteros y todo lo relacionado con juegos pirotécnicos.

La empresa “El Diamante” nació hace 20 años y está ubicada en la ciudad de Pasto.  Álvaro Fernando Riascos Martínez expresa  con conocimiento de causa que “Los juegos pirotécnicos que son manipulados por expertos recrean a personas y comunidades, llevando alegría, paz, tranquilidad y reposo. Lo único cierto es que deben ser manejados por expertos”.  Recomienda la erradicación de la pólvora artesanal por el peligro que representa para niños y adultos.  En estas fiestas de navidad y fin de año los nariñenses debemos apoyar a este empresario que ha demostrado que la experiencia es requisito indispensable de la calidad.  Seguramente cuando usted mire al espacio infinito y contemple las luces de colores que adornan la bóveda celeste estará usted observando y disfrutando del trabajo de nuestro personaje de hoy que en su sencillez y cordialidad es la clara demostración de la pujanza y creatividad de los nariñenses.

Comentarios

Comentarios