En medio de marchas, cacerolazos, vándalos y de Duque. Pido la palabra

 *Por Carlos Eduardo Lagos campos.

El pasado 21 de noviembre no fueron solo las centrales obreras, los sindicatos, los estudiantes o los gremios quienes marcharon; fue la sociedad entera la que en una sola voz le manifestó al Gobierno nacional su inconformismo.

Las motivaciones para la marcha fueron de toda índole desde la caza indiscriminada de tiburones pasando por los asesinatos de líderes sociales, la no implementación de los acuerdos de Paz, la minería en los páramos, y un sin número de etc. Pero las que han calado más en la sociedad son las que tienen que ver con el “estado de bienestar” (1), las cuales se podrían resumir según la Agencia de Información Laboral – AILA en las siguientes:

Contra la reforma laboral: gremios afines al gobierno han propuesto reducción del salario para los jóvenes, han dicho que estos solo deberían recibir el 75% del mínimo. También proponen salario diferencial por regiones, contratación por horas y eliminación del salario mínimo.

Contra la reforma pensional: Los organizadores del paro nacional dicen que se podría dar una eliminación de la pensión cómo derecho de los trabajadores.  Además, argumentan que el gobierno quiere convertir a Colpensiones en un fondo privado y que quieren que haya pensiones por debajo del mínimo a través de los BEPS.

Contra el holding financiero: La creación de esta entidad eliminaría el control directo del estado sobre los dineros de las empresas financieras estatales, además habría una masacre laboral en esas entidades.

Contra las privatizaciones: El gobierno podría estar pensando privatizar Ecopetrol, ISA, CENIT, electrificadoras regionales y todas las empresas dónde la participación del estado sea inferior al 50%. El tema de la subasta del espectro radioeléctrico también entra en este punto.

Contra la corrupción: Al año en el país se roban 50 billones de pesos. Algunos ejemplos de la corrupción en el país son: Odebretch con la Ruta del Sol, Navelena, carrusel de la toga, Reficar, Fedegan y la Universidad Distrital.

Contra el tarifazo nacional: Las tarifas de energía se incrementarán hasta en un 35% para los estratos 4,5 y 6 en el país con el fin de beneficiar a Electricaribe.

Contra la reforma tributaria: Esta pretende rebajar los impuestos a las grandes empresas y multinacionales e imponer más tributos a la clase media y a los trabajadores.

Por un salario mínimo: La exigencia será un salarió mínimo que permita tener una vida digna y que cubra la canasta familiar.

Por el cumplimiento de los acuerdos: Se exige que el gobierno nacional cumpla los acuerdos que firmó con Fecode, los trabajadores estatales y los estudiantes. De la misma manera se pide que cumpla los compromisos con el agro y con los indígenas.

Por la defensa de la protesta social: Según los organizadores del paro, el gobierno busca restringir al máximo la protesta social la cual es un derecho que hay que defender. También buscan criminalizar y estigmatizar a los que protestan.

El resultado de la marcha no pudo ser mejor, quienes participamos vivimos un verdadero carnaval de expresiones artísticas, culturales, de estética; en medio de esa mistura de razas e incluso de todos los estratos en qué se han empecinado en dividir a esta sociedad. Lo que se vivió fue algo majestuoso dónde los Ciudadanos se apropiaron de diversas consignas y dentro de esa cacofonía de voces que se escuchaban sobresalía una sola qué hablaba de ¡Justicia Social!

Pero antes de que la marcha iniciará la sociedad ya había plantado su bandera de triunfo en esta primera batalla, esto porque días antes de efectuarse, el gobierno nacional se vio obligado al mejor estilo chavista a abrir un programa que llamó “Conéctate con Duque”, el cual fue objeto de burlas y críticas por su parecido al de Nicolás maduro “Contacto con Maduro”.

En ese programa Iván Duque se dio a la engorrosa tarea de negar la existencia de la Reforma Pensional, del Salario Mínimo Diferenciado por regiones y por edades, la rudeza de una nueva Reforma Tributaria que grava a los menos favorecidos y exime a los que más tienen; mientras casi al mismo tiempo su mentor el senador Uribe Vélez, radicaba un proyecto para disminuir el Salario por Horas, el ministro Carrasquilla radicaba la Reforma tributaria y este mismo ministro con la ministra del trabajo se reunía con diferentes sectores para junto con los gremios del sector productivo ambientar una Reforma Pensional que pretende fortalecer a los fondos privados de pensiones y volver trizas el régimen de Prima Media con el sofisma de mantener a Colpensiones pero eliminando la prima de estabilidad que es la que permite que quienes aportan a este fondo público se puedan pensionar con una pensión equivalente a sus aportes; mientras que en los fondos privados los colombianos se están pensionando con mesadas de entre el 10 y el 50 por ciento de sus aportes, solo por el prurito de enriquecer a una sola persona, como sucedió en Chile con la reforma realizada por el hermano del presidente Augusto Piñera en la sangrienta dictadura del General Augusto Pinochet; modelo que fue plagiado por Uribe Vélez como ponente de la ley 100 de seguridad social en Colombia para entregar las pensiones de los colombianos a los grandes emporios económicos adicionalmente privatizando de manera Siniestra la Salud de los Colombianos.

Hasta ahí todo iba bien para la marcha, hasta que de la nada aparecieron los vándalos y capuchos de la mano del radicalismo que representa los más oscuros intereses de quienes pretenden deslegitimar la protesta social y entonces circulan en las redes sociales noticias y videos de toda índole; unos que insinúan que el vandalismo proviene de la oposición o de algunos sectores estigmatizados de la sociedad o de los venezolanos y extranjeros, otros que de las autoridades y en medio de esos dos fuegos cruzados, los ciudadanos debemos padecer de esa arma letal que se llama desinformación; y entonces comienza a cobrar fuerza la Teoría del Pánico, la cual según sus autores se utiliza cuando un Estado necesita legitimar una acción que vulnera los derechos de los ciudadanos y se resume según Aristegui (2), así :

  1. Se aplica la acción (reformas).
  2. El Estado genera el pánico (saqueadores y violencia)
  3. Algunos piden la presencia del Estado a través de sus fuerzas para restablecer el orden.
  4. El Estado entra con sus fuerzas (incluyendo al ejército)
  5. Resultado a) Se engrandece al Estado como ente “salvador” por restablecer el orden y se genera una aparente paz y tranquilidad desviándose así la atención del origen del problema (las reformas). b) Se justifica la militarización del país bajo el pretexto de mantener la paz social. c) Se acaba con las protestas y manifestaciones.

Pero todo esto no es más que una tesis pues en realidad no se sabe de donde provienen realmente estas acciones, lo cierto es que están diseñadas con milimétrica precisión.

Después de esto se esperaba una alocución presidencial que llamara a la Concordia Nacional, que se comprometiera sinceramente a revisar las causas que generan la Protesta Social; pero lo que vimos fue solo acto de autoridad en un tono un tanto fuerte y entre dientes una ambigua invitación a un dialogo sin determinar exactamente con quien y para que, sin dar ni una sola señal de que el gobierno vaya a ceder en sus pretensiones de continuar con sus políticas de corte Neoliberal que se fundamentan en garantizar la excesiva concentración de la riqueza en unos pocos.

Ante esto desde El Centro de Pensamiento Libre le decimos al gobierno que con un discurso de represión no va a callar la Voz de toda una Sociedad que busca un cambio en la dinámica de las condiciones económicas que generan una Desigualdad Vergonzante, que debe abrir espacios de diálogo y concertación con los diferentes sectores que la representan, pero lo más importante Presidente Duque es que debe hablar con la verdad.

A la sociedad le decimos que no tenga miedo, que Resista! que como nunca antes su Voz debe ser escuchada tantas veces sea necesaria, que no se deje confundir, que no es la expansión del llamado socialismo del siglo XXI el que provoca las protestas en América Latina, es el fracaso rotundo del Neoliberalismo el que la moviliza y ha permitido el resurgir esa identidad pérdida en nuestra región.

Abogado

Analista político e Internacional

Miembro de número del centro de Pensamiento Libre.

  • El Estado del Bienestar es un concepto ideológico que determina la existencia, por parte de un Estado, de determinados servicios para el conjunto de la población en aras de paliar superficialmente las deficiencias y desequilibrios que genera el modelo económico imperante, el capitalismo.
  • Redacción AN enero 5, 2017 10:25 am.

Comentarios

Comentarios