En Nariño, cafetales en flor

Por: Rosa Isabel Zarama Rincón

En numerosas ocasiones el trabajo laborioso de mujeres y de hombres, en unión con los ciclos agrícolas permite que la naturaleza nos dé regalos hermosos e inesperados. El domingo 28 de septiembre estuve con mi familia en Sandoná, al caminar por una finca campesina me sorprendió encontrar inesperadamente unos cafetales cuyas flores blancas, pequeñas y delicadas, se sucedían una tras de otra.

Esta situación no es exclusiva de ese lugar, en numerosos municipios cafeteros de Nariño como en San Lorenzo o en las veredas de clima templado de Yacuanquer, entre ellas Tasnaque ocurre el mismo hecho. Con las primeras lluvias entre finales de septiembre y las primeras semanas de octubre los cafetales florecen y según una señora oriunda de San Lorenzo el paisaje se asemeja a una sábana blanca. Entretanto, el ambiente se impregna de un suave aroma en donde se mezclan los azahares y los jazmines. El caficultor Javier De la Rosa opina al respecto: “En medio de un cafetal florecido uno cierra los ojos y sencillamente se conocerá el paraíso”. Estas semanas son una buena época para pasear por las zonas cafeteras de Nariño y deleitar la vista, el olfato y el espíritu con ese hermoso regalo que nos brinda la naturaleza, y de esa manera acercarnos al paraíso.

Comentarios

Comentarios