En Pasto entregaron restos a familiares de víctimas del conflicto

Los restos óseos de seis personas fueron entregados a sus familiares en una diligencia judicial realizada en el templo de la Casa de Ejercicio de San Ignacio, en la capital de Nariño. Los restos corresponden a cuatro personas reportadas como desaparecidas y dos, que según las investigaciones de la Fiscalía General de la Nación, habrían sido asesinados por grupos armados ilegales.

La Dirección de Justicia Transicional de la Fiscalía General de la Nación y la Unidad para las Víctimas cumplieron con el protocolo establecido para entregar de forma digna los restos óseos de seis personas a sus familiares.

Los familiares recibieron en días previos el apoyo psicosocial requerido y conocieron los pormenores de la investigación y del proceso de identificación que la Fiscalía y otras instituciones del Estado realizaron con el objetivo de determinar las identidades de las personas fallecidas.

El acompañamiento psicológico durante todo el proceso estuvo a cargo de profesionales de la Fiscalía General de la Nación y de la Unidad Para las Víctimas.

“Me siento orgullosa por haber tenido un padre como tú, esperé muchos años para volver a tenerte cerca, Dios me dará la fortaleza para aceptar tu partida, gracias por enseñarme a ser una persona justa, por darme la vida, por ser el mejor padre, sé que ahora nos acompañas desde el cielo,  como tu hija te llevaré siempre en el corazón, ojala esto que nos pasó no lo vuelva a padecer nadie más”, dijo Sandra* cuando recibió el cuerpo de su padre, quien figuraba como desaparecido desde hacía más de 7 años.

El fiscal seccional 227 de La Fiscalía General de la Nación, Héctor Fabio Valencia, adscrito a la seccional Nariño, indicó que en la diligencia se entregaron los restos de: José Rodrigo Cardona, Jesús Benavides, John Riascos, Fabio Gildardo Rodríguez, Elier García Zambrano y Jaime Albeiro Garcia Zambrano.

“Trabajamos para poder entregarle a estas seis familias sus seres queridos, cuatro de estas personas se encontraban como desaparecidos y dos más fueron víctimas de grupos armados; fueron inhumados sin los protocolos legales por lo que para las autoridades figuraban como personas vivas. Con esta entrega  devolvemos la paz a estas familias, muchas de ellas esperaban conocer lo que paso con sus familiares desde hacía muchos años y ahora pueden tener a sus seres queridos y darles sepultura”, manifestó el fiscal.

El funcionario destacó el trabajo inter instruccional que se articula para investigar casos como estos, recuperar los restos, devolverles la identidad, conocer los hechos que rodearon  el deceso y entregar los restos de forma digna a sus familias, y se refirió al “trabajo arduo del personal de la fuerza pública, de los laboratorios de identificación humana del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía General de la Nación, la Policía Nacional y Medicina Legal, de igual forma de  entidades como la Unidad para las Víctimas y, en el apoyo en esta diligencia, de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM).”

Según las cifras de la dirección de Justicia Transicional en Nariño, 195 restos  han sido entregados a sus familias, 47 más se encuentran en proceso de identificación y 25 personas se encuentran como no identificadas o NN.

Precisamente, el fiscal indicó que es importante que las personas que tengan familiares desaparecidos hagan las respectivas denuncias a fin de establecer si algunos de los cuerpos que están sin identificar corresponden a personas desaparecidas.

“Muchas familias, a la fecha, no han reportado a personas desaparecidas o hechos victimizantes, pese a que son hechos muy antiguos;  por eso es muy importante que se hagan las denuncias y que las autoridades puedan identificar  y establecer las identidades de esos cuerpos, que a nivel nacional superan los tres mil casos,” indicó Héctor Fabio Valencia.

Lauren Coral, profesional de apoyo psicosocial de la Unidad para las Víctimas en Nariño, indicó que en el protocolo establecido para la diligencia de entrega digna de los restos se apoya a las familias para mitigar el dolor y que puedan asumir este momento. “Para los familiares se cierra un ciclo de búsqueda, de ansiedad; la entrega de los restos de sus familiares es de alguna forma un alivio que cierra un duelo, pero también es asumir la realidad de lo que sucedió con sus seres queridos. También se orienta a las personas sobre los procesos, los aspectos legales y los trámites ante la Unidad, para que inicien o complementen la ruta de reparación a la que tienen derecho los familiares”, explicó.

En próximos días se realizará, en Tumaco, la entrega digna de cuatro restos óseos a sus familiares.

Comentarios

Comentarios