Es incierto el retorno a clases presenciales

Aníbal Arévalo Rosero

Sencillamente no estamos preparados para garantizar las medidas de bioseguridad para el retorno a clases presenciales.  Según el secretario de educación del municipio de Pasto, Luis Humberto Paz, las condiciones no están dadas, se requiere presupuesto adicional para atender la alternancia. Considera que es fundamental el acompañamiento por parte del Instituto Departamental de Salud en la parte técnica.

Al respecto, a la ministra de educación, María Victoria Angulo, le llovieron fuertes críticas por parte de los padres de familia, magisterio y comunidad en general, para lo cual, ella responde que queda en autonomía de las autoridades departamentales y municipales preparar las condiciones para el momento que se retorne a clases. Reitera, que no es que se vaya a retomar las clases presenciales el 1 de agosto sino que se preparen las condiciones.

Es importante tener en cuenta que la curva de la pandemia, en Colombia, aún no ha llegado a su parte más alta, lo que se estima que eso podría suceder en el mes de agosto, cuando precisamente se quiere llevar de retorno a las aulas a los estudiantes. Se ha indicado de parte del Ministerio que se aplicaría la alternancia para que no todos los estudiantes estén presentes en la institución, de igual manera la gradualidad, la progresividad, entre otros términos que se recomienda.

Por su parte Fecode cierra filas, asegurando que  todavía no hay protocolos para que los estudiantes vuelvan a clases presenciales bajo el modelo de la alternancia, y, antes, por el contrario sería una “irresponsabilidad” del Gobierno. A este criterio se suma Julián de Subiría Samper, director del Instituto Merani, quien afirmó que los colegios no están preparados, porque no hay jabón para que se laven las manos los estudiantes cada hora; tampoco lo ve viable trabajar con grupos de 11 estudiantes.

A ello se suman otros pronunciamientos de organizaciones representativas. Carlos Ballesteros, presidente de la Confederación de Padres de Familia de Colombia dice textualmente: “preferimos continuar con la virtualidad antes que retornar a las aulas”. Además, en una entrevista radial fue muy enfático en afirmar que toda la responsabilidad recae sobre la ministra de educación por lo que les pueda pasar a sus hijos. También se hizo referencia a la gran cantidad de estudiantes que propiciarían aglomeraciones en las vías públicas, con 8,5 millones del sector público y  2,2 millones del sector privado.

La Confederación de Colegios Católicos de Colombia, Conaced, encuestó a sus padres de familia y esto fue lo que respondieron: el 85.6 por ciento prefieren seguir con la virtualidad; el 76.9 por ciento no mandaría a los estudiantes al colegio. Esto se refuerza con el criterio de Juan Pablo Santiesteban de la Asociación de Colegios Privados: “El ministerio de Educación ha tenido que aclarar que no es una obligación. Ha faltado mucho rigor científico, la alternancia no es efectiva.”

Los colegios privados tendrían que invertir altos recursos para garantizar los protocolos de bioseruridad. En cambio, en el sector público los costos serían enormes, pues el gobierno tiene que garantizar la disposición de lavamanos, mejoramiento de baterías sanitarias, disponer de jabón, desinfectantes y alcohol en diferentes puntos de las instituciones educativas.

Además, se tendría que disponer de 170 millones de tapabocas por mes, las condiciones locativas no es posible garantizarlas. La alternancia requiere de más espacios y más docentes y resulta discriminatoria. Y algo muy preocupante, es posible que el máximo punto de la curva llegue cuando se retorne a clases, no existe la certeza de cuando ello ocurra; los pronósticos no han acertado.

En una encuesta adelantada por un medio de comunicación nacional, donde se pregunta que si los niños deberían volver a clases a partir del primero de agosto, el 90 por ciento respondió que no, frente a un 10 por ciento que dice que sí. Todos estos elementos nos indican que el retorno a clases es incierto y, posiblemente, este año se termine por la vía virtual.

La ministra de educación ha tenido varias salidas en falso, de las cuales tiene que salir a los medios de comunicación a hacer claridad. Muchos padres de familia anunciaron que retirarían a sus hijos del sistema educativo considerando que es más importante la vida que perder un año escolar. Esto es una clara muestra de que se encuentra mal asesorada. No es posible que ponga en riesgo la vida y la salud de millones de colombianos. En este momento se encuentra en el ojo del huracán por sus desacertadas decisiones.

Comentarios

Comentarios