Escritor nariñense Alejandro García Enríquez. Reseña biográfica (y 6ª entrega)

“CUYANACENTRISMO de Alejandro García Enríquez: un ensayo fundante del pensamiento decolonial/descolonizador en el Departamento de Nariño”.

PONENCIA de Fernando Palacios (Universidad de Nariño) en:

XIV Congreso Internacional de Literatura.

XIII Encuentro Internacional de Etnoliteratura.

(Pasto, 8 de noviembre de 2018).

Esta sexta y última entrega corre, en su mayor parte, casi total, a cargo del escritor y profesor nariñense Fernando Palacios. Aquí sólo me permitiré a hacer alguna que otra nota para introducir o precisar algunos datos:

Quizá fue entre inicios o mediados de 2012 (el escritor Fernando Palacios Podría recordarlo mejor que yo) que recibí un email de él en el que me solicitaba que le aceptara responderle algunas preguntas a un cuestionario. Después de su breve pero concreta presentación, me decía que estaba realizando una Tesis de Grado para un posgrado en una de las ramas de la literatura en la Universidad de Nariño (Pasto). Que había elegido mi novela El tango del Profe (publicada por la Alcaldía de Pasto en 2007) como tema de análisis crítico de su tesis. Acepté y me envió las preguntas. En los meses siguientes me dediqué a responderlas. Lo que pensé que iba a ser un trabajo de ocho o máximo quince días, se convirtió en una placentera elaboración de varios meses, quizá de más de un año.

Con las primeras líneas de mi respuesta empecé a bucear y refundirme en mi propia vida. A tirar mis líneas retrospectivas deteniéndome en zanjones, pedruscos y otros obstáculos. A veces bordeándolos y otras allanándolos. Puse a mi cerebro a buscar en mi memoria, o en la de algunos amigos o familiares, datos que corroboraran o modificaran mis recuerdos y aseveraciones. Algunas veces encontré razones que se convirtieron en opiniones dentro de ese temario. Otras hice de mago sobre una bola de cristal futurista. En general, fueron meses en los que me dediqué a revolcar mi vida vivida hasta el tiempo cuando escribí El Tango del Profe (que lo compuse en simultánea con mi labor docente, cuando me quedaba “un tiempito”, procurando robarle lo mínimo a mi familia y, obviamente a mi trabajo). Consagré esos meses a poner mi vida patas arriba y a divisarla desde un telescopio de mucho más de cinco años, ese tiempo que, una vez pasa -como todo-, se adormece y como si nada. Posteriormente, esa charla de varios meses con el profe Fernando, quedó impresa en la revista del Taller de Escritores Awasca (número 26, año 2014) de la Universidad de Nariño (También se encuentra en internet como reportaje en la página 139:
https://issuu.com/anku/docs/revista_awasca_26/138)

Esa frecuente y continua proximidad de nuestras conversaciones vía email nos llevó a empezar una amistad; comenzamos a conocernos sin conocernos. Un día de marchas sindicales del magisterio de Nariño en Pasto lo hicimos de manera personal (yo andaba de vacaciones entonces).

Antes él me había pedido todo el material que conservara de mi trabajo literario. Con esos textos y fotocopias le había enviado también El Cuyanacentrismo (de mi padre), una edición comprimida de 92 páginas, pero yo había olvidado este obsequio. Pasados unos años me volvió a hablar del libro; que lo había impactado, me dijo. Volvimos a hablar del mismo algunas otras veces. Yo le hice conocer el original mecanografiado (407 páginas). Entonces me expresó su deseo de hacer un trabajo con él, trabajo que se ve reflejado en la ponencia que hoy se muestra como registro

Con esta mínima presentación (o aclaración) deseo que –quienes han venido siguiendo esta reseña- observen esa ponencia. Desafortunadamente tiene defectos de grabación por diferentes circunstancias. No está grabada ni por un camarógrafo profesional experto ni con una cámara adecuada. Más que todo es el registro histórico para aquellas personas que estimen que vale la pena observarlo y, para nosotros, conservarlo.

Sin más, los dejo con el escritor Fernando Palacios.

Comentarios

Comentarios