¿Existió Jesús?

Por: Pablo Emilio Obando A.

El investigador Mark L. Prophet cuestiona duramente el conocimiento que sobre Jesús se ha difundido hasta nuestros días. En su libro » Las titulo original en inglés es The lost teaching of Jesús, plantea «… Que los Evangelios que pudieron haber contenido las enseñanzas originales de Jesús fueron prohibidos y destruidos por la Iglesia ortodoxa debido a que estaban en desacuerdo con ella… «.

Las Enseñanzas perdidas de Jesús es un libro a todas luces polémico y controversial. Según Prophet y de acuerdo a sus estudios bíblicos se ocultaron deliberadamente muchas de las enseñanzas de Jesús; para el » existen al menos 12 pasajes a lo largo de todos los Evangelios que muestran a Jesús enseñando, pero que no registran sus palabras».

Para corroborar lo anterior cita a Mateo 9:35; Marcos 6:6; Lucas 4:31 y otros textos bíblicos del Nuevo Testamento que muestran a un Jesús enigmático y dedicado a su labor mesiánica. Muchos de sus mensajes fueron deliberadamente ocultados y mantenidos en secreto para sus seguidores; únicamente conocieron totalmente sus palabras sus más cercanos amigos y colaboradores. En Mateo 9:35 leemos: «Y Jesús iba recorriendo todas las ciudades y villas, enseñando en sus sinagogas, y predicando el Evangelio del reino de Dios, y curando toda dolencia, y toda enfermedad”. Nótese que Mateo afirma que Jesús «enseñaba en la sinagogas», pero no aclara las enseñanzas de Jesús; sin lugar a dudas que esas instrucciones eran de gran importancia y no sabemos las razones por las cuales Mateo no las escribe detalladamente. En el Evangelio de marcos capítulo 6 versículo 6 podemos leer: «Y admirabase de la incredulidad de aquellas gentes, y andaba predicando por todas las aldeas del contorno»; igualmente este evangelista afirma que Jesús» andaba predicando «pero no es explícito y contundente en sus palabras, asevera que predicaba mas no consigna sus predicas como era de esperarse debido a la importancia de Jesús y de su mensaje. En Lucas 4: 31 encontramos: «Y bajó a Capharnaum, ciudad de Galilea, donde enseñaba al pueblo en los días de sábado «; nuevamente se asevera que Jesús «enseñaba al pueblo» sin incluir sus palabras. La importancia de la predica de Jesús para sus seguidores es incuestionable, de ahí que Prophet considera muy sospechosa la actitud de los diferentes evangelistas que no tuvieron la capacidad ni el cuidado suficientes para guardar con celo y diligencia cada una de las enseñanzas de su Maestro.

Juan es aún más contundente en el capítulo 21 versículo 25 cuando expresa: «Y hay también otras muchas cosas que hizo Jesús, las cuales si se escribieran una por una, pienso que ni aún en el mundo cabrían los libros que se habrían de escribir». Notamos que Juan es categórico al decir «hay otras muchas cosas que hizo Jesús» lo cual quiere decir que parte de la información no fue consignada; error u omisión que deja al descubierto unas enseñanzas secretas únicamente conocidas por sus apóstoles. Así mismo Juan afirma que la totalidad de los mensajes de Jesús «si se escribieran no cabrían en todos los libros del mundo». Lo que desconcierta aquí es que los evangelistas consignan muy pocas enseñanzas de Jesús, se limitan simplemente a expresar en frases lacónicas que Jesús enseñó mucho sin detenerse a detallar cada uno de sus preceptos.

Para Prophet la explicación además de lógica es obvia: los evangelistas no conocieron de primera mano las enseñanzas de Jesús y para escribir sus evangelios se basaron en otros escritos que circulaban profusamente en su época y que pueden considerarse como los evangelios originales del cristianismo. Otro destacado investigador del mensaje bíblico, Morthon Smith, arguye que «Marcos y Juan se basaron en un evangelio arameo antiguo que fue traducido dos veces al griego; una traducción fue usada por Marcos y la otra por Juan».

Sobre Jesús son muchas las conjeturas que se han tejido a lo largo de toda su historia. En el año 180 d.de C. el Padre de la Iglesia Ireneo afirmaba que » Jesús vivió cuando menos de 10 a 20 años después de la crucifixión y continuó llevando el puesto de Maestro, Así como el Evangelio y todos los ancianos testifican». El gnostico Pistis Sophia aseveraba que » después que Jesús había resucitado de los muertos, pasó 11 años conversando con sus discípulos y enseñándoles».

En lo que si están de acuerdo los especialistas e investigadores es en la fecha en la cual los evangelistas escribieron sus propias versiones sobre la vida de Jesús. Se concluye que los evangelios fueron escritos entre los años sesenta al 100 d. de C. » y que recopilaron sus libros de un grupo diverso de fuentes orales y una serie de documentos originales que contenían las acciones, palabras y enseñanzas de Jesús, en los cuales ellos confiaban plenamente». Sobre la existencia de un documento en el cual se basaron los evangelistas existen muy pocas dudas: » Esto se pone de manifiesto debido al hecho de que Mateo, Marcos y Lucas, los Evangelios sinópticos, utilizan gran parte del mismo material, pero lo colocan en distinta secuencia «.

El caso más particular hace referencia al conocido como El Sermón De la Montaña. Mateo lo expresa en 111 versículos; Lucas lo pone de manifiesto en tan sólo 30 versículos: » ambos sermones contienen las Bienaventuranzas, pero Lucas salpica la mayoría de los otros 81 de Mateo en distintos contextos a lo largo de su evangelio. En Mateo, la oración del Señor está incluida en el sermón, pero Lucas la coloca varios capítulos después del sermón y en un entorno distinto». Prophet concluye que los escritores trabajaron con documentos originales, según iban tejiendo las parábolas y los dichos existentes; sostiene y comprueba que los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas son similares en lenguaje, relación de hechos y puntos de vista, » extensiones paralelas en contenido y estructura en estos tres Evangelios hacen posible arreglar sus versículos lado a lado en columnas paralelas para que se puedan leer juntos”.

Quizás estemos muy distantes de conocer toda la verdad sobre Jesús, ese personaje histórico que se ha vuelto un mito en la humanidad. Para los creyentes continuará siendo la fuente viva de su fe; para los escépticos un personaje histórico rodeado de enigmáticas enseñanzas. Para todos, un ser atrayente y atractivo. Jesús un misterio vivo, un referente de los tiempos y de las épocas, un cordero crucificado en el altar por su propio rebaño.

Comentarios

Comentarios