Experiencias comunitarias para la construcción de paz en el suroccidente colombiano

Durante cinco días, la Universidad Cooperativa de Colombia campus Pasto acogió la Escuela Territorial CAPAZ, una iniciativa educativa, inclusiva y participativa, dirigida a fomentar el desarrollo de experiencias comunitarias para la construcción de paz en la región.

La Escuela Territorial CAPAZ surgió como una segunda fase de un proyecto coordinado por investigadores de los grupos La Minga e Indesco, y financiado por el Instituto Colombo-Alemán para la Paz – CAPAZ. En el primer proyecto, consistente en una investigación participativa con comunidades afectadas por el proceso de reincorporación de las FARC-EP en las antiguas Zonas Veredales Transitorias de Normalización, se detectaron una serie de dificultades para la construcción de paz. En los estudios exploratorios desarrollados en el suroccidente del país se identificaron problemáticas de violencia, inseguridad, violación a los derechos humanos de líderes comunitarios, falta de acceso a la educación y participación en asuntos públicos, escasas oportunidades de acceso al empleo e ingresos económicos y la proliferación de escenarios de ilegalidad[1]. Puesto que estos factores se estaban agravando con el tiempo se recomendó, entre otras medidas, fortalecer a los actores locales desde la educación a través de redes e iniciativas comunitarias.

Según Israel Biel, profesor de la Facultad de Derecho y director del proyecto de Escuela Territorial CAPAZ, «debido a la ausencia estructural del Estado en las zonas más complejas y conflictivas del territorio y a la deficiente implementación de algunos de los mecanismos previstos en los acuerdos de paz, creímos necesario impulsar un trabajo articulado de la sociedad y la academia que posibilitase el fortalecimiento de competencias y la formación de gestores de paz en el suroccidente colombiano». A la Escuela, que fue inicialmente financiada por el Instituto CAPAZ, se sumaron los apoyos de Pastoral Social de Pasto y la Fundación Heinrich Böll.

Para la Escuela se seleccionó un grupo de 25 líderes sociales, defensores de derechos humanos excombatientes y estudiantes universitarios perfilados como potenciales gestores de paz provenientes de toda la región. Sobre unos ejes educativos de derechos humanos, participación política, alternativas socioeconómicas, verdad y justicia, la Escuela se dividió en diferentes módulos a cuyo cargo estuvieron los profesores investigadores de los grupos La Minga e Indesco, de Pastoral Social – Promopaz y del enlace territorial de la Comisión de la Verdad, como señala Ángela Castillo, Coordinadora de la Escuela Territorial CAPAZ, «el espacio posibilitó el reconocimiento del otro, el diálogo sincero y horizontal entre estudiantes y profesores, también evidenció la necesidad de generar más articulaciones entre los actores locales del territorio y la academia como una estrategia de acompañamiento a las actividades que se gestan en la actualidad para la consolidación de la paz territorial». En el cierre y la evaluación de la Escuela se generaron valiosos aportes y se consideró la experiencia como una práctica significativa para la inclusión y la reconciliación a través del aprendizaje colectivo.

[1] Policy brief del informe accesible en: https://www.instituto-capaz.org/wp-content/uploads/2018/09/2018-08_PolicyBrief1_Final_Def.pdf

Comentarios

Comentarios