Familiares de víctimas de desaparición forzada rindieron homenaje a sus seres queridos

En los municipios de Ipiales, Cumbal y Tumaco familiares de víctimas de desaparición forzada rindieron un sentido homenaje a sus seres queridos. Esta actividad contó con el acompañamiento del Gobierno Departamental y la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo.

La Gobernación de Nariño a través de la Secretaría de Gobierno y la Subsecretaría de Paz y Derechos Humanos, junto a la Agencia Catalana de Cooperación, adelantan varias actividades enmarcadas en el componente de memoria histórica, en los municipios de Ipiales, Cumbal y Tumaco, con lo cual se viene brindando acompañamiento a las familias de víctimas de desaparición forzada.

Esta jornada denominada elaboración de ´Colchas de la Memoria´, se adelantó con integrantes de las asociaciones: ‘Una Esperanza en Medio del Dolor’,  del municipio de Cumbal y ´Asovicompi´ de Ipiales, ´Afedepac´ y Luz de Esperanza de Tumaco.

“Esta actividad se desarrolló de manera exitosa, junto a las organizaciones que trabajan con las familias de las víctimas de desaparición. Este ejercicio constató la posibilidad de mantener viva la memoria de las personas que han sido desaparecidas y buscar la verdad, la justicia y la reparación”, manifestó el Subsecretario de Paz y Derechos Humanos del Departamento, Amílcar Pantoja.

Leydi Yánez, integrante de la Asociación Asovicompi de Ipiales, agradeció a la Gobernación de Nariño y a la Agencia Catalana de Cooperación, por el acompañamiento que les han brindado a las familias de las víctimas del flagelo de la desaparición. “El ejercicio de las colchas de la memoria ha permitido que nosotros nos sintamos vivos y tengamos una esperanza, tengamos fe, en volver a encontrar o tener una respuesta positiva sobre nuestros desaparecidos” agregó.

El próximo 30 de noviembre en la plazoleta de la Gobernación de Nariño, se realizará una exposición de las colchas de la memoria elaboradas por integrantes de las diferentes asociaciones de los municipios de Ipiales, Cumbal y Tumaco.

Comentarios

Comentarios