Fármacos y medicamentos, el peligro de sus impactos

Por: Diego Javier Pérez Ortega

Ingeniero Agroforestal

Magíster en Ingeniería Civil

Doctor en Ingeniería Ambiental

Profesor Investigador Facultad de Ingeniería Universidad Cooperativa de Colombia campus Pasto.

 

El consumo de fármacos y medicamentos por la población mundial aumentó en los últimos años y como resultado, tales contaminantes han alcanzado los recursos hídricos en todos sus ecosistemas. Estas sustancias conocidas como contaminantes emergentes presentan características Lipofilicas que con frecuencia tienen una baja biodegradabilidad en el ambiente (AMERICO, en all 2015).

Numerosos estudios han documentado la presencia de productos farmacéuticos, incluidos posibles alteradores endocrinos, donde hasta ahora no existe mucha evidencia de efectos adversos para la salud humana debido a rastros de productos farmacéuticos en el agua, pero los científicos como la Dr. Retana Fracacio – Profesora e investigadora de la Universidad Estadual Paulista, viene investigando mediante ensayos de ecotoxicología con peces, que ciertos productos farmacéuticos producen cambios perturbadores en los ecosistemas, en los cuales observó modificaciones de hígado y de sus órganos reproductores. Debido a esto, el monitoreo del agua en muchos países ahora incluye productos farmacéuticos. No obstante, en los países latinoamericanos y sobre todo en Colombia, la información sobre este fenómeno es muy poca, con base en esto, algunos investigadores colombianos realizaron algunas pesquisas para intentar medir el impacto debido a este problema.

Estos publicaron en la revista Science of the Total Environment su investigación, donde informan que muestras de aguas residuales urbanas recolectadas en plantas de tratamiento de ciudades como Medellín, Bogotá, así como en aguas residuales del  Hospital de Tumaco en el Departamento, encontraron sustancias que corresponden  al acetaminofen, y varios antibióticos, como la ciprofloxacina, la azitromicina, y la norfloxacina, y fármacos antihipertensivos, como losartán y valsartán, que se encuentran comúnmente presentes en las aguas residuales afluentes en niveles superiores a 1 μg/L. Estos contaminantes corresponden, en la mayoría de los casos, a contaminantes no regulados, que pueden ser candidatos a regulación futura, dependiendo de investigaciones sobre sus efectos potenciales en la salud y los datos de monitoreo con respecto a su incidencia

El consumo de fármacos en muchos países se cifra en toneladas por año, y muchos de los más usados, entre ellos los antibióticos, se emplean en cantidades similares a la de los pesticidas (Jones et al, 2001). Los fármacos que se han detectado en el medio ambien­te acuático, ya sea directamente o sus metabolitos, incluyen analgésicos/antiinflamatorios, antibióticos, antiepilépticos, β -bloqueantes, reguladores de lípi­dos, medios de contraste en rayos X, anticonceptivos orales, esteroides y otros, como broncodilatadores, tranquilizantes, etc. (Hernando et al, 2006). Lo que ha despertado una mayor preocupación ha sido el ha­llazgo de algunos de ellos (como el ibuprofeno, el di­clofenaco, la carbamacepina, o el ácido clofíbrico) en aguas potables (Bedner y Maccrehan, 2006).

Las concentraciones más altas de hasta 50 microgramos por litros (μg/L) correspondieron al paracetamol, más conocido en Colombia como el Acetaminofén que es ampliamente usado para alivio de dolores leves y control de la fiebre. Pero además se hallaron (en menor proporción) varios antibióticos, como la azitromicina, la ciprofloxacina y la norfloxacina, y los fármacos para la hipertensión como losartán y valsartán.

“El hecho de que las aguas residuales sin tratar a veces se descargan directamente a las aguas superficiales como es el caso de Florencia y Tumaco, hace que la presencia de la mayoría de los productos farmacéuticos investigados genere un alto un riesgo para los ecosistemas acuáticos, los cales provocan resistencia bacteriana, entre otros efectos”, esto origina una necesidad urgente de implementar tratamientos eficientes que puedan eliminar los productos farmacéuticos en las aguas residuales

Dentro de los grupos de fármacos que en la actualidad se consideran más peligrosos y demandan investiga­ción son:

  • Los antibióticos, debido a la posibilidad de que se desarrollen cepas bacterianas resistentes (Petro­voc et al, 2005).
  • Los medios de contraste en rayos X, porque son muy persistentes, no resultan eliminados en las plantas de tratamiento, y alcanzan fácilmente las aguas subterráneas por percolación a través de suelos (Barceló y López, 2014).
  • Los citostáticos, y los estrógenos, utilizados fundamentalmente como anticonceptivos y para el tratamiento de desórdenes hormonales tan frecuentes como la menopausia, que son los res­ponsables en muchos casos de la aparición de fe­nómenos de feminización, hermafroditismo, y dis­minución de la fertilidad (Barceló y López, 2014).

Por último, se informa que el tratamiento actual de aguas para el consumo humano no contempla un adecua­do tratamiento para la remoción de contaminantes emergentes, teniendo en cuenta que tanto los fár­macos como las drogas de abuso pueden llegar al agua residual en su forma original o en su forma metabolizada. Además, se identificó que el uso indiscriminado de antibióticos es el mayor problema, pues el consumo de estos se cifra en toneladas por año, por lo que es necesario implementar adecuados diseños de tratamientos de aguas para su eficiente remoción.

Los resultados demuestran que Colombia, como otros países, enfrenta un problema de contaminación que ha permanecido oculto y que están teniendo efectos en la vida acuática. Las concentraciones más altas halladas son de (hasta 50 μg/L) detectadas. Por lo cual, cabe resaltar que solo ahora comenzamos a reconocer los efectos ambientales de la revolución verde, donde se usó y abuso de los agroquímicos ahora bien llamados agrotoxicos, por lo cual hace pensar que no tenemos ni la más remota idea de cuáles serán los efectos de los fármacos a futuro en nuestros ecosistemas y en la salud humana.

Bibliografía

Américo J, W Deodato Isique, DJ Perez Ortega, IA Sánchez Ortiz, Monitoreo del anti-inflamatorio piroxicam y delanti-hipertensivo atenolol en un arroyo urbano entrês Lagoas, Brasil. Interciencia 40 (10). 2015

Jones O, Voulvoulis N, y Lester J. 2001. Hu­man pharmaceuticals in the aquatic environ­ment: a review. Environmental Technology. 22:1383–1394.

Hernando M, Mezcua M, Fernández-Alba A, y Barceló D. (2006a). Environmental risk assessment of pharmaceutical residues in wastewater effluents, surface waters and se­diments. Talanta, 69:334-342. (Bedner y Maccrehan, 2006).

Petrovic M, Hernando M, Díaz-Cruz M, y Bar­celó D. 2005. Liquid chromatography–tan­dem mass spectrometry for the analysis of pharmaceutical residues in environmental samples: a review. Journal of Chromatogra­phy A. 1067:1–14.

Barceló D. y López M. 2012. Contamina­ción y calidad química del agua: el pro­blema de los contaminantes emergentes. Disponible desde internet enhttp://www. unizar.es/fnca/varios/panel/15.pdf. Con­sultado el 1 de mayo de 2014.

Comentarios

Comentarios