Gloria del fútbol colombiano, Willington Ortiz, es “El personaje 10 del día”

Por: Angélica González

Willington José Ortiz Palacio nació el 26 de marzo de 1952, en Tumaco, Nariño. Su sueño siempre fue jugar fútbol, marcar goles y levantar títulos, pero su camino para llegar a la gloria estuvo lleno de complejos retos que estuvieron cerca de hacerlo renunciar.

Era muy ágil,  increíblemente veloz, pero para quienes lo veían, era demasiado pequeño para ser futbolista. No imaginaron lo grande que llegaría a ser. Lo rechazaron una y otra vez, pero él nunca dudo de sus habilidades y fue esa perseverancia la que lo llevó a ser ídolo. Fue en Tumaco donde inició su camino, luego jugó en Atlético Girardot, y tuvo un paso corto por Pereira, donde también lo excluyeron por su estatura.

Fue gracias a Jaime “el loco” Arroyave que el tumaqueño llegó a Millonarios. Su pase le costó al equipo azul de Bogotá  100 mil pesos, unos balones y unos uniformes. Lo que nadie imaginó fue que esa pequeña inversión los llevaría a encontrar a uno de los mejores jugadores en la historia del país.

En la capital nadie lo subestimó, pues lo que no tenía en estatura, le sobraba en talento.  Millonarios tuvo una delantera de lujo: Alejandro Brand, Jaime Morón y cómo no, Willington Ortiz. En la ciudad todos estaban fascinados con él, era un jugador muy veloz que hacía muchos goles de cabeza, no por su gran salto, sino por su capacidad de anticipar a los defensores y de sorprender al portero.

Gabriel Ochoa, técnico embajador en ese entonces, le hizo un par de exigencias para su permanecía en el equipo: la primera fue que terminara de estudiar y la segunda que su primera inversión cuando le pagaran fuese una casa. Efectivamente así lo hizo, con la ayuda de uno de los dirigentes de Millonarios, quien le consiguió una beca, terminó de estudiar y con su primer contrato compró la casa que albergaría a toda su familia.

En 1972 Ortiz llegó a la capital y Millonarios, después de ocho años, regresó a la victoria y se bordó en el escudo la décima estrella. Era un equipo de ensueño, y su nuevo reto sería la Copa Libertadores. En 1973 y en 1974 estuvieron a un paso de la final, y sin duda estas fueron las mejores actuaciones del equipo  en el torneo libertador.

Su talento también tenía un compromiso con el país. En 1973 disputó su primer partido con la Selección Colombia, y luego fue convocado a las eliminatorias de los mundiales de Alemania 1974, Argentina 1978, España 1982 y México 1986. También, estuvo en la Copa América en 1975 y 1979. Fueron 49 partidos y 12 goles en los que Willington hizo celebrar a todo un país.

En 1976 y en 1979, Millonarios se enfrentó nuevamente por la Copa Libertadores, donde no tuvieron actuaciones destacadas, eso si en 1978 por el torneo local, superó a todos los equipos y logró su estrella 11. En total, Ortiz marcó 96 goles y jugó 328 partidos con la camiseta azul.

En 1980, el interés del Deportivo Cali por Willington fue tan grande, que pagaron 13 millones de pesos por su traspaso. Jugó dos años y marcó 46 goles, antes de que el América de Cali comprara sus derechos. Con los diablos rojos alcanzó los campeonatos de 1983, 1984, 1985 y 1986.

Con la tranquilidad del deber cumplido, Willington Ortiz  se despidió de fútbol en Cali, dejando una huella imborrable en los amantes del fútbol, no solo por sus goles sino también por su capacidad de demostrarle al mundo que la constancia vence lo que la estatura no alcanza.

Dato: Willington Ortiz se coronó 6 veces campeón del torneo nacional colombiano.

 Los personajes 10 del día son ciudadanas y ciudadanos que trabajan por un mejor Nariño, desde diferentes sectores de la sociedad. Con esto se quiere reconocer su esfuerzo, compromiso, dedicación y sentido de pertenencia con la región.

Comentarios

Comentarios