Gobernar desde la victimización. Un error en Ipiales.

Durante el gobierno, la actitud habitual del alcalde de Ipiales, Ricardo Romero, ha sido de victimización. Al inicio de su periodo, los problemas del municipio se los achacó a las administraciónes pasadas. Ahora, tres años después,  ante todo problema que se presenta responsabiliza a los contradictores políticos y a la prensa.  El último hecho se presentó en relación con el desabastecimiento de agua que soporta el municipio desde el pasado 23 de agosto. «Estos alborotos que tiene que ver con el aprovechamiento de los políticos y de los periodistas, o de los periodistas pagados por los políticos, que quieren pescar en río revuelto» dijo el mandatario local.

Multiples problemáticas azotan a la ciudad de las nubes verdes;  inseguridad,  migración venezolana, corrupción, crisis en la prestación de servicios públicos, incumplimiento al plan de desarrollo municipal.  En esto último, en su momento, el actual candidato a la alcaldía de Ipiales, Miguel Huertas, identificó los 50 proyectos incumplidos por el alcalde Romero. Proyectos tan importantes que solo fueron discursos.

Esta forma de gobernar le ha hecho daño al municipio. El alcalde debió asumir con responsabilidad sus obligaciones y  generar alternativas viables.  Además, la dupla Romero (alcaldía y gobernación) que se vendió en campaña no produjo los resultados esperados.

En la conyuntura electoral, la ciudadanía ipialeña tiene el poder para definir su futuro. Se requiere un voto inteligente.

 

Comentarios

Comentarios