Hace 10 años, Corpocarnaval ya era un factor de amenaza.

Según el documento de sustentación del plan especial de salvaguardia del carnaval de negros y blancos del 2010,  los procesos participativos de las mingas y mesas de patrimonio  ubicaron diversas causas de vulnerabilidad que ponen en riesgo y amenazan al carnaval como manifestación cultural inmaterial, entre las cuales se incluyó el ente organizador del carnaval «Corpocarnaval».

Para los participantes de las mesas, la organización ha cumplido un ciclo importante, pero hoy requiere ser transformada para abordar los retos que requiere una empresa cultural con sello de patrimonio; esta necesita enriquecerse con talentos humanos idóneos y competentes que estén a la altura de la fiesta con carácter local, regional y mundial. La estructura del carnaval demanda una representación más justa y equitativa de sus actores y artistas que participan en la manifestación.

Se precisa de un modelo organizacional contemporáneo con tres dimensiones básicas:

– La dimensión cultural con referentes patrimoniales.
– Una eficiente dimensión administrativa y financiera.
– Una dimensión organizativa y logística a la altura de la manifestación.

Se aconseja que estas dimensiones se articulen estratégicamente en una gerencia colegiada y trabajo de equipo interdisciplinario.

¿Qué se puede decir 10 años después?

Comentarios

Comentarios