Hace 40 años murió la risa universal

Hace ocho lustros (diciembre de 1977) Colombia no terminaba de sorprenderse, sacudirse y hasta divertirse con el “Robo del Siglo” o robo perfecto. Los topos humanos se llevaron del Banco de la República de Pasto un equivalente a hoy de unos 120 mil millones de pesos. Dejaron en una cartulina azul un mensaje provocativo: “chanfle, no contaban con mi astucia”. Es decir hubo tiempo hasta para el humor. Además todos los billetes nuevos de 500 pesos los dejaron ‘olímpicamente’ regados a los largo del túnel de casi 50 metros que construyeron durante ocho  meses de ingenioso trabajo.

En medio de las comidillas del fin de año y las divertidas anécdotas que nacieron por cuenta del cinematográfico atraco, el 25 de diciembre el mundo amanecía con una tragicomedia: la risa universal había muerto por cuenta del adiós de su creador global, Sir Charles Spencer Chaplin. La muerte sorprendió a Charlot en la Nochebuena de 1977 en su casa en Suiza. El celebérrimo actor británico, tenía 88 y falleció a las cuatro de la madrugada mientras dormía.

Charles Chaplin no solo fue actor cómico, también fue un maestro de la vida. Nació hace 128 años y es reconocido por su personaje Charlot. Con su fina comedia logró demostrar que errar es de humanos, pero que echarle la culpa a los demás es más humano todavía. Con sus sutiles movimientos en el cine mudo enseñó que la vida mirada de cerca, es una tragedia, pero vista de lejos, parece una comedia. No hay día más perdido que aquel en que no hemos reído, por eso filmó alrededor de 90 películas. En EU fue considerado antinorteamericano y revolucionario por lo cual fue perseguido y debió exiliarse en Suiza. En 1952 rodó Candilejas, magnífica rememoración de sus días de cómico ambulante, y dos años más tarde recibió el Premio Internacional de la Paz.

Cuando recordamos a Charlot, descubrimos que el tiempo es el mejor autor: siempre encuentra un final perfecto. Se dice que Chaplin contaba esta historia que se acerca mucho a la realidad. Había una vez un matrimonio con un hijo de doce años y un burro. Decidieron conocer mundo. Así, se fueron los tres con su burro. Al pasar por el primer pueblo, la gente comentaba: “¡Mira ese chico mal educado! ¡Él arriba y los pobres padres, llevándolo de las riendas!”. Entonces, la mujer le dijo a su esposo:”No permitamos que la gente hable mal del niño.” El esposo lo bajó y se subió él. Al llegar al segundo pueblo, la gente murmuraba: “¡Mira qué sinvergüenza! ¡Deja que la criatura y la pobre mujer tiren del burro, mientras él va cómodo!”. Entonces, tomaron la decisión de subirla a ella mientras padre e hijo tiraban de las riendas. Al pasar por el tercer pueblo, la gente comentaba: “¡Pobre hombre! ¡Después de trabajar, debe llevar a la mujer sobre el burro! ¿Y el pobre hijo? ¡Qué le espera con esa madre!”. Decidieron subir al burro los tres. Al llegar al pueblo siguiente, escucharon a los pobladores: “¡Son más bestias que el burro que los lleva, van a partirle la columna!” Decidieron bajarse y caminar. Pero al pasar por el pueblo siguiente escucharon: “¡Esos tres idiotas caminan, cuando tienen un burro que podría llevarlos!”

Con esto, Chaplin redondea una de sus mejores enseñanzas: Siempre te criticarán, hablarán mal de ti y será difícil complacer a todos con tus actitudes. Entonces: ¡vive como te parezca!, haz lo que te dicte el corazón. La vida es una obra de teatro que no permite ensayos… Por eso: canta, ríe , baila, ama, y vive intensamente cada momento de tu vida… ….antes que el telón baje… y la obra termine sin aplausos. La vida es una comedia para quien piensa y una tragedia para quien siente.

Hoy recordamos aquella triste mañana de 25 de diciembre de 1977. Con Chaplin murió la risa universal, porque utilizó un lenguaje sin hablar que todo el mundo entendió. Su «Charlot» convirtió el humor en crítica social, en lección de humanidad y en expresión poética. El camino de Chaplin, largo, tortuoso, difícil y fecundo, dejó a Charlot para la posteridad.

Comentarios

Comentarios