publicidad

Humor gráfico estereotipa imagen de la mujer

Los cuerpos femeninos aparecen en todas las formas en que el hombre los considera como propios, para ser denominados como bonitos, gordos, flacos y anoréxicos, entre otros.

Así lo considera Carolina Rodríguez, magíster en Estudios de Género de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) y profesora de un colegio distrital, para quien el humor gráfico es “una postura política que inviabiliza la forma de construirse y ser mujer”. Ello debido a que en las reglas de la visualidad, impuestas por los ilustradores, el cuerpo de las mujeres termina siendo un estereotipo.

La maestra realizó una investigación sobre la manera como el humor representa a la mujer, con el fin de contribuir a que ellas se miren y denominen su cuerpo de una forma distinta a la impuesta por el divertimento de la sociedad.

La idea de este trabajo nació en una de sus clases en un colegio de Bogotá, cuando un alumno llevó la imagen de la “mujer perfecta”, representada en piernas, caderas anchas, vagina, cola y senos grandes. Esta ilustración le permitió preguntarse sobre la representación del cuerpo de la mujer en otros escenarios: “la gráfica causa risa pues tiene algo de humor, pero da cabida a acciones violentas simbólicas que se ejercen por quienes venden todo tipo de imágenes, al repetir un tipo de cuerpo que no le permite a la mujer construirse desde sí misma”, señaló.

Una de la posiciones de su teoría es la reflexión sobre la mirada de estos cuerpos femeninos que, por medio del humor, se han visto vulnerados en la manera como se ven las mujeres a sí mismas.

“En esa medida empieza a ser doloroso, problemático, porque uno empieza a hacer el registro de lo que ha sido la experiencia de la vida en relación con el autonombramiento de nuestro cuerpo, por el uso repetitivo de esas etiquetas”, afirmó la experta.

Esta afirmación, explicó la profesora Rodríguez, “conlleva a un ejercicio de acciones violentas en las que se somete intencionalmente a maltrato, presión, sufrimiento, manipulación u otra acción que atente contra la integridad tanto física como psicológica y moral. Esto es entender esas pequeñas violencias encarnadas en el cuerpo de una mujer a partir del humor gráfico”, subrayó.

Según la experta en género, “la gráfica en el humor es un esfuerzo constante por mantener una tradición patriarcal en el sentido de que los cuerpos se vean expuestos a un nuevo orden de violencia simbólica. Esta, al igual que ‘un golpe’, imprime huellas de dominancia en un espacio en el que el cuerpo de la mujer termina bombardeado, fragmentado y roto por las diversas tensiones, marcaciones y etiquetas que lo conducen hacia un daño irreparable”.

Producción de feminidad

Si la caricatura nació y tuvo esa carga política, entonces a partir de las ilustraciones las mujeres también pueden entrar a ese juego para visibilizar la figura femenina y ponerle nombre, como lo hace Magola, creada por la ilustradora colombiana Adriana Mosquera, “Nani”.

La investigadora manifestó que gracias a esta caricatura y a otros espacios existe la posibilidad de entrar en un diálogo que permite comprender quiénes son las mujeres –a partir de sus propios nombramientos– para que todos puedan conocer lo que significa ser “mujeres” y no mujer.

“Esto permitirá que los espectadores se formen con la mirada de un lente femenino, que sean ellos quienes reflexionen sobre otras posturas creativas como un lugar de reconocimiento de la otra como persona”, argumentó.

Por último, con base en su estudio, la profesora Rodríguez afirmó que recuperar el cuerpo de las mujeres a partir del humor es darles un significado dentro de un discurso de la diferencia sexual que podría ser una salida a la revalorización de sus cuerpos.

En su opinión, normalmente las personas piensan que hacer un trabajo sobre feminismo equivale a culpar a las masculinidades de lo que existe acerca de la idea de mujer, por lo que aseguró que “me gusta ese feminismo de la libertad cuando es representada por el cuerpo”.

“Este trabajo no es un panfleto en contra de las masculinidades”, concluyó la docente.

(Por: fin/OM/MLA)

Comentarios

Comentarios