Introducción al libro «Las mujeres de Bolívar»

Este libro, continúa tratando el tema del amor, iniciado por mí, en los libros: Avatares, (cuentos) que prosigo con Ensoñaciones (poemas), en Donjuanismos, (novela), como máxima expresión del tema, que continúo con Casanova, el amante inmortal (ensayo) y Rubirosa, amante latino (ensayo), que corroboran la universalidad y el carácter inagotable de eros, y Las mujeres de Bolívar, Bogotá, UNILIBROS, que acaba de publicarse.

El título, que parecería superfluo, porque Bolívar, ante todo, es conocido como héroe central de la Independencia americana, tiene que ver con las mujeres que él amó, cuyo número sobrepasa la treintena, más allá de lo habitual.

Antes del relato de las historias de amor de Bolívar, se hacen algunas consideraciones, sobre el amor, no solo físico, sino platónico y místico, para establecer rasgos comunes y diferencias.

Se explica que el amor, es un juego de lealtades y traiciones, que son inherentes a la condición humana, como los celos de Otelo, hacia Desdémona, por la traición de Yago, que le cuesta la vida a la amada; o como en la trágica historia de amor de Romero y Julieta.

La lista, incluye, a las mujeres cuyas historias aparecen en diversas fuentes, lo que les da cierta veracidad, y se acompaña de grabados, muchas de ellos de la época de la Independencia. Y no podían faltar ilustraciones de algunos héroes de la Independencia, que tuvieron que ver con los amores del Libertador, y de otros personajes con rasgos afines.

Bolívar, no podía negar u ocultar su propensión hacia las mujeres, derivada de un imperativo biológico, más allá de consideraciones éticas y morales, o de los escándalos sociales.

A Bolívar, algunos autores lo comparan con Casanova, porque, aunque vivieron en siglos diferentes, fueron grandes amantes y seductores de mujeres, como un leitmotiv de sus vidas, al lado de otros no menos importantes, quizás complementarios.

En las historias de amor de Bolívar, no solo se cuenta la forma como trascurrieron, sino que están acompañadas de referencias históricas y literarias.

Se incluye la historia de Flora Tristán, luchadora social, supuesta hija de Bolívar, con Teresa Laisney, y madre del pintor Paul Gauguin, por sus afinidades con el Libertador, que probarían su paternidad.

Son historias que fluctúan entre la guerra y el amor, en este, como una pausa necesaria, como lo hacían los dioses y los héroes homéricos.

Las mujeres amadas por Bolívar, pertenecían a diversas clases sociales, es decir, que él no discriminó, y así como se casó formalmente y por el rito católico con María Teresa Rodríguez, tuvo relaciones de amor libre, antes y después de su único matrimonio, durante su juventud y su madurez.

Tuvo éxito en casi todas sus conquistas femeninas, por lo que también se lo asocia a Don Juan, y a Rubirosa, el amante latino.

En el libro, se plantea la supuesta esterilidad de Bolívar, y la hipótesis contraria, que tiene más credibilidad, por la confesión que le hizo a Luis Perú de la Croix, registrada en el Diario de Bucaramanga, a la que se suman documentos y otros testimonios.

La esterilidad de Manuela, comprobada científicamente, y con quien el Libertador convivió muchos años, no comprueba la de Bolívar, por las razones expuestas.

A Manuela Sáenz, la Libertadora del Libertador, se le dedica la parte más extensa del libro, basada en la biografía de Víctor W. Von Hagen, La amante inmortal, Las cuatro estaciones de Manuelita Sáenz, 1797-1856 considerada la más fiel y completa.

En la novela La esposa del Dr. Thorne, del escritor venezolano Denzil Romero, se podrá encontrar más información sobre la vida erótico sexual de Manuela, aunque causó controversia e indignación, como la del historiador ecuatoriano Alfonso Rumazo González.

Espero que este libro, contribuya al conocimiento de los amores de Bolívar, de las mujeres que amó, cómo amó la gloria y la libertad.

Comentarios

Comentarios