Ipiales en crisis.

Ipiales vive una crisis institucional, política, de servicios públicos, migratoria y de seguridad. Esta fractura de un municipio tan importante no tiene precedentes. Un acumulado de condiciones y malos manejos de gobiernos tocaron fondo ante la falta de gobernabilidad del actual alcalde. Tan complejo es el quiebre institucional que se abrió investigación disciplinaria en contra de dos funcionarios del nivel directivo y del mandatario local, Ricardo Romero, por presunta indebida participación en política. Por la gravedad de los hechos, los funcionarios fueron suspendidos 3 meses. La administración debería estar enfocada en resolver los problemas y no en preocupaciones electorales.

Además, la elección de Camilo gobernador y Ricardo alcalde no dio los frutos que se plantearon desde la campaña e inicio de los gobiernos. La ruptura familiar perjudicó al municipio. Tanto así que ante la grave crisis no existe un pronunciamiento o “visita” del gobernador a la frontera.

Ipiales requiere una transformación que permita construir una mejor ciudad. El futuro no debe empeñarse, la prosperidad no puede limitarse a unos pocos.

Comentarios

Comentarios