Jalon de orejas de Cedenar a constructora Brustovi S.A.S.

Pablo Emilio Obando Acosta

 De acuerdo a oficio de  CEDENAR S.A.S. E.S.P., suscrito por el ingeniero Jesús Ignacio Acosta Huertas, en su calidad de Jefe de División de Pérdidas, la constructora BRUSTOVI S.A.S. cometió una “extralimitación de los derechos que tenía con sus clientes” al factura, cobrar y comercializar el servicio de energía eléctrica a los copropietarios de un edificio en la ciudad de Pasto.  En dicho oficio se le aclara a la constructora BRUSTOVI S.A.S. que “en ningún momento  CEDENAR S.A. E.S.P. autorizó que la constructora BRUSTOVI S.A.S. se convirtiera en una comercializadora del servicio de energía con los habitantes del edificio y menos aún, como se manifestó por parte de dicha constructora en la asamblea del 26 de junio de 2019, que se haya ofrecido la propuesta de parte de esta prestadora de que esta situación se llevara a cabo”.  Más adelante se aclara en el mismo oficio  que “No existe ninguna clase de convenio entre CEDENAR S.A E.S.P. y las constructoras para que estas presten el servicio de energía como empresas de servicios públicos”.  Delicado entonces que esta constructora expida facturas a los copropietarios del edificio, que cobre y comercialice el servicio de energía eléctrica. Agravado lo anterior por cuanto dicha factura la  expide y suscribe una interventora de obra que resultó ser hermana del gerente de esta empresa constructora.

En el punto 4 del oficio en mención CEDENAR S.A.S E.S.P. deja muy en claro lo delicado del asunto y sus posibles implicaciones de carácter legal al expresar que “Reiteramos que CEDENAR S.A.S. E.S.P. nunca autorizó el cobro  por el servicio de energía individual que en algún momento realizó la constructora a los habitantes del edificio, lo cual fue una extralimitación de los derechos que tenía con sus clientes, pero tenemos conocimiento que fue retractado ante la errada interpretación de la prestación del servicio otorgada a ellos en calidad de únicos usuarios del servicio de energía eléctrica ante esta prestadora”. Sumamente grave y delicado que esta empresa exprese que se cometió una “extralimitación de los derechos que tenía con sus clientes”.  Y más delicado aún que CEDENAR S.A.S. E.S.P. asuma, no sabemos la razón, que la constructora “fue retractada ante la errada interpretación de la prestación del servicio”, esto por cuanto la constructora ni se ha retractado ni ha realizado la devolución de los dineros cobrados ilegalmente a los habitantes del edificio.

Pero más lamentable que el arquitecto Fabio Gómez, en un acto que se puede considerar intimidatorio, dirija un oficio a los habitantes del edificio en el cual señala mis actuaciones como causa del desprestigio “de la constructora, de la empresa Cedenar y el detrimento patrimonial de los apartamentos que conforman el edificio Solsticio”. Las empresas se desprestigian con sus actuaciones, con sus equivocaciones, con sus yerros y desaciertos, con sus artimañas y su falta de profesionalismo como se lo he demostrado en varios artículos periodísticos que  ni usted ni su empresa han podido desmentir.  Todo lo dicho y expresado se sustenta en documentos, testimonios y realidades.  Son ustedes, como empresa constructora, quienes han puesto en tela de juicio su profesionalismo e idoneidad. Acaso no estamos ante una “extralimitación de derechos” que como lo afirma CEDENAR S.A.S. E.S.P. afectó en materia grave la propia credibilidad de esta misma empresa. Ustedes asaltaron la buena fe de sus clientes atribuyéndose facultades que nadie se las había brindado, eso es, simple y sencillamente, corrupción y en su más alto nivel. Los dineros no han sido devueltos, las aclaraciones no se han presentado y las amenazas e injurias ya se están presentando por parte de familiares del gerente de la constructora, hecho que nos obliga acudir ante instancias judiciales.

Son varios los testimonios en los cuales se deja en evidencia las afectaciones sufridas por quienes han comercializado un apartamento con ustedes y las absurdas respuestas que ustedes han ofrecido ante sus pretensiones de justicia y solidaridad.  Tantas mentiras dejan en evidencia esa mala fe a la que nos hemos referido y que debe llevarlos  hacia una reflexión que propenda por el bienestar de quienes comercializan con ustedes.  Ha sido infructuoso un dialogo cordial y sincero con la constructora por cuanto prima la soberbia y la prepotencia.

Considero que este claro y justo jalón de orejas de  CEDENAR S.A.S. E.S.P. no debe pasar desapercibido y dejar en claro que ninguna constructora puede realizar cobros por concepto de energía eléctrica; es obligación de los constructores entregar debidamente legalizado el bien inmueble que venden a sus clientes para que los recibos de las empresas autorizadas lleguen oportunamente y en condiciones de legalidad. No es posible que hagan entrega de una casa o un apartamento sin los debidos registros individuales y que se cometan de esta manera los exabruptos más grandes contra los clientes que aportan sus esfuerzos y dineros en la consecución de un sueño para su familia.

Bien por CEDENAR S.A.S. E.S.P. que con su oportuna aclaración pone coto a tanto desmán y abuso por parte de algunas constructoras.  Su oficio debe darse a conocer públicamente para que cesen de una vez los atropellos contra tantas familias nariñenses.

Comentarios

Comentarios