La Calle del Colorado

Por: Julián Bastidas Urresty

La calle del Colorado. Unos dicen que tomó el nombre por el color rojizo o “colorado” de las tierras en ese sector. Otros opinan que recuerda la sangre que bajó por esa calle cuando los pastusos fueron masacrados por las tropas del general Sucre, en las guerras de la Independencia, el 24 de diciembre de 1822. Pero, lo interesante es que ha sido una de las facetas más bellas y particulares de Pasto, por el magnífico alineamiento de las casas y de los aleros entejados, siguiendo perfectamente la pendiente de la calle, paisaje rematado por el “moderno”, en ese tiempo, templo de Santiago, construido a comienzos del siglo XX con planos del arquitecto alemán Antonio Doering.

La ciudad se extendía hasta allí, hasta la plazuela de Santiago, y seguía el camino a Quito, al sur, por un barrio tan pobre como pintoresco llamado “Caracha”, de casas de un solo cuarto y techo en paja. El camino continuaba bordeando el Galeras, por uno de los paisajes más sublimes del mundo: Jongovito, Yaquanquer….el Guáitara.

Humbold, que estuvo en Pasto en la navidad de 1801, le llamó “el camino del Oso”. Pero hasta los sabios se equivocan, pues el camino del Oso está a la entrada de Pasto, baja del Morasurco a Aranda. Lo cierto es que ¡hubo osos en los alrededores de Pasto!!!

Comentarios

Comentarios