publicidad

La ciencia colombiana sigue en el oscurantismo

“A Colombia nunca llegaron las ideas que Martín Lutero promovió hace 500 años; en cambio llegaron las doctrinas de San Ignacio de Loyola, la espada, la cruz y la Inquisición”, afirma José Daniel García, filósofo egresado de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.).

Durante el coloquio “500 años de la reforma protestante”, organizado por el Departamento de Filosofía de la Facultad de Ciencias Humanas de la U.N. Sede Bogotá, el filósofo García manifestó que, en temas de ciencia, el país vive en el oscurantismo debido a la falta de apoyos económicos por parte del Estado, el cual mantiene además una estrecha relación con la religión.

El académico explica que desde los tiempos del descubrimiento, con la dominación española, la cultura del emprendimiento y del progreso estaba sometida a las oligarquías, una dinámica que permanece en la actualidad.

Según el docente, los actuales recortes presupuestales a la ciencia, el apoyo financiero del sector público al privado, y el escepticismo hacia investigadores por parte de la política, son un ejemplo de que esa dinámica permanece en la actualidad.

De hecho, para el Presupuesto General de la Nación 2018 se anunció un recorte del 41 % para la ciencia, es decir que pasará de 380 mil millones de pesos en 2017 a 222 mil millones de pesos en 2018. Según el Estado esta reducción presupuestal se debe a la caída de los precios de las materias primas.

Al respecto, el filósofo García manifiesta: “como dice el profesor Rubén Jaramillo, del Departamento de Filosofía de la U.N., ‘la Modernidad está postergada de un espíritu conservador, a un espíritu autoritario’, es decir que al país lo que han hecho es someterlo, negándole la oportunidad de que el pensamiento moderno lo pueda llevar hacia la ciencia”.

¿Lutero ayudo a crear la ciencia?

Hace 500 años se publicaron las tesis de Martín Lutero, con base en las cuales se puso en marcha la Reforma protestante que pudo dar origen a la ciencia.

El 31 de octubre de 1517, día en el que Lutero dio a conocer sus 95 tesis en la puerta de la iglesia del palacio de Wittenberg, se toma como el comienzo de la Reforma protestante del mundo moderno.

El astrónomo Galileo Galilei (1564-1642) desarrolló la teoría heliocéntrica, según la cual la Tierra gira alrededor del Sol, lo que la Inquisición católica negó, y por medio de amenazas logró que el científico fuera convencido de admitir que su hipótesis era falsa.

Un siglo antes Martín Lutero (1483-1546) gestó los preceptos religiosos contra los dogmas católicos conservadores y anticientíficos, abriendo las puertas a otros intelectuales como Nicolás Copérnico (1473-1543) y el sacerdote Giordano Bruno (1548-1600), filósofo y astrónomo llevado a la hoguera por sus pensamientos progresistas.

Para el filósofo egresado de la U.N, sin darse cuenta Lutero revoluciona el espíritu y va situando la subjetividad en un sentido de innovación que lleva al mundo a un pensamiento moderno.

“La revolución que Lutero instauró hace 500 años fue de modernidad en dos sentidos: una, que sería la revolución de la ética moderna, según la cual el sujeto está dividido en dos, el hombre interior y lo que hace ese hombre, y otra, no lo que hace como hombre, sino lo que realiza como profesional”.

Sin las teorías como el principio de esperanza en el mundo no habría sido posible concebir a Sigmund Freud, padre del psicoanálisis; a Emmanuel Kant con La fundamentación de la metafísica de las costumbres, o la literatura de Fiódor Dostoyevski, entre otros.

(Por: fin/OM/dmh/LOF)

Comentarios

Comentarios