LA CRISIS PAPERA

La papa es un producto  básico de la dieta de los colombianos, especialmente de las clases más populares; todos los días más de 30 millones de colombianos no tienen más que para el arroz, agua de panela o café y algunas papas; con lo cual sustentan su alimento diario.  El tratado de libre comercio con los Estados Unidos ya viene demostrando sus rigores en el país, y más preocupante aun es que  el que el 15 de mayo podría ratificarse el TLC con la Unión Europea por parte de del Congreso de la Republica.

En específico el TLC con la Unión Europea significaría que le abriríamos las puertas a las grandes potencias de exportación papera del mundo, que son Holanda, Francia y Alemania; solamente Holanda exportó más de 1´300.000 toneladas de papa pre-cocida en el 2008, y en papa fresca Francia exportó en el mismo año cerca de 2´000.000 de toneladas.

 

En el plano nacional son varios los problemas que afectan al sector, los bajos precios pagados al productor en los últimos 3 años que se encuentran en promedio a $40.000 pesos la carga de 100 kg, cuando el costo de producción puede llegar a $65.000 pesos la carga, unido este problema a los altos costos de los agro-insumos representan un trabajo a perdida. Sin embargo los bajos precios al productor no se traducen necesariamente en bajos precios en la canasta familiar.  Mientras el kilogramo de papa en un gran supermercado está alrededor de 2.000 pesos; si la carga de 100 kilogramos ha estado por debajo de los $40.000 pesos pagados al productor,  se traduce en $400 pesos el kilogramo, una diferencia entre la producción y la comercialización de 1600 pesos; y a todo ello súmese dos factores de comercio internacional, el aumento de las importaciones y la caída de las exportaciones.  En los últimos 7 años, las importaciones de papa fresca y procesada se incrementó en 322%; mientras en el año 2006 el país importó 4.629 toneladas, en el año 2012 las importaciones ascendieron a 19.547 toneladas, el 43% de esas importaciones tienen como país de origen a Holanda; desde el lado de las exportaciones también hay una disminución enorme; en el año 2008 exportamos 27.932 toneladas de papa, y en el año 2012 las exportaciones solo alcanzaron 1.835 toneladas.

 

Los colombianos pero en particular los nariñenses no requerimos que nos expliquen qué puede pasar con los Tratados de Libre Comercio, tenemos experiencia de sobra, hace más de dos décadas nos impusieron una apertura económica que significó prácticamente la desaparición del trigo y la cebada del departamento, y tristemente puede ser esa la realidad de la papa en el futuro cercano.

 

De ahí la necesidad de la organización y la movilización de los paperos colombianos; en buena hora se vienen desarrollado diversas asambleas en todo el país con el fin de coordinar actividades de carácter nacional; por ello también es importante apoyar a los agricultores en general y a los paperos en particular este 7 de mayo en la movilización por la Dignidad Papera y la soberanía alimentaria. 

Comentarios

Comentarios