La defensa nacional no se puede medir en litros de sangre

“Maldito sea el soldado que apunta su arma contra su pueblo”

Simón Bolívar

Ante el preocupante informe del periódico The New York Times lo primero que debemos pedir al País Nacional es un voto de confianza en nuestros soldados, suboficiales y oficiales  del Ejército Nacional. El valor de nuestros integrantes de la fuerza pública no resiste ninguna crítica, la República se ha sostenido sobre su sacrificio, su entrega y sus vidas.

La Democracia se cimienta en el respaldo de nuestras fuerzas militares; para ello las instituciones militares deben avanzar en un proceso de reformas que conjuguen la necesidad de entender que la estrategia debe tener necesariamente, un contexto político implícito que guíe las acciones militares en un marco de los objetivos que demanda nuestra democracia.

Dicho esto lo primero que debemos advertir es que este es un conflicto entre nacionales, las bajas en combate y fuera de él, corresponden en su mayoría a soldados, guerrilleros de base y civiles campesinos producto de los llamados “efectos colaterales” que no son más que los sombríos efectos de la Guerra que como dice la canción “Es un monstruo grande y pisa fuerte”.

Los acuerdos de Paz firmados con las FARC le han puesto cara, nombres y apellidos a los que intervinen en el conflicto armado interno. Los hemos visto adelantando sus emprendimientos políticos, productivos, académicos y hasta en la revista SOHO, son de carne y hueso y no los monstruos que el imaginario colectivo ha creado en nuestras mentes.

Ahora entrando en materia en relación con el artículo del periódico The New York Times debemos preguntarnos: Se deben exigir resultados operacionales a los comandantes militares? La respuesta es Sí;  pero ello no implica que se deba establecer una tabla rasa en la exigencia de resultados operacionales, esto porque existen diferentes variables en el campo de combate que impiden que se trace un solo parámetro para la exigencia de metas y objetivos a las diferentes unidades militares.

Si bien es cierto que la estadística es una herramienta importante para la administración por objetivos; operacionalmente se presentan diferentes variables que No pueden tratarse con carácter lineal.

La administración pública y privada tiene como uno de sus precedentes mediatos a la organización militar, la cual requería de una planificación muy estricta y técnicas avanzadas de logística para las operaciones en profundidad; por ello la historia de la Administración se remonta a la historia de la humanidad, la cual para poder subsistir y también aumentar su influencia, acudió a la conquista para obtener no solo territorio sino poder y riqueza.

Desde tiempos inmemoriales la guerra ha exigido de técnicas y tácticas militares para obtener la victoria, uno de los principales exponentes del arte de la guerra fue Alejandro Magno, político y guerrero de Macedonia que formó uno de los imperios más extensos y más antiguos de la humanidad. Sus tácticas y estrategias lo llevaron a conquistar un poco más medio centenar de pueblos e imponerse en las más simbólicas batallas de la antigüedad, como la de las Gaudanelas donde con un ejército inferior en número 47.000 hoplitas, derrotó al rey Darío III, con una fuerza superior de más de 250.000 guerreros. Su liderazgo, visión y entrega marcaron las bases de la doctrina militar de todos los ejércitos del mundo, estableciendo para el efecto los siguientes principios:

  1. El principio del objetivo

El éxito requiere tener un objetivo establecido firmemente. Hay que saber cómo lograrlo, todos los empleados deben saber lo que tienen que hacer. El objetivo de Alejandro era convertirse en gobernante del mundo, para lo cual tuvo que derrotar a los persas y deshacerse de Darío. Él comunicó su plan y estrategia de batalla a sus generales, por lo que todo el mundo sabía qué acciones tomar.

El éxito requiere que todos los empleados sepan lo que tienen que hacer con claridad y exactitud.

  1. El principio de ofensiva.

Napoleón Bonaparte dijo que ninguna batalla se ganaba a la defensiva. Para tener éxito hay que pasar a la ofensiva con nuevos productos, nuevos servicios, nuevos procesos y nuevas formas de hacer negocios. Alejandro sabía que la única manera de derrotar a los persas era la lucha directa con ellos, hay que hacer lo mismo para vencer a los competidores.

Para tener éxito hay que pasar a la ofensiva con nuevos productos, nuevos servicios

  1. El principio de la Concentración o de masas.

Los generales vencen al enemigo masificando sus fuerzas en un punto crítico, en un momento crítico. Alejandro lo hizo creando una brecha en sus líneas.

En los negocios se logra este principio entregando los mejores productos o servicios en su nicho. No hay que expandirse a otras áreas de productos o servicios hasta liderar el nicho en el mercado. De acuerdo con Bill Gates y Warren Buffett el elemento más importante en los negocios es el enfoque. Siempre hay que centrarse en los productos y servicios que la empresa hace mejor.

El elemento más importante en los negocios es el enfoque

  1. El principio de la maniobra.

Los generales que superan a sus enemigos, al igual que Alejandro superó a los persas, son flexibles, consideran lo que pueda pasar y planifican en consecuencia. Se debe estar preparado para ir adelante, hacia atrás y hacia los lados en el mercado, si es necesario.

Se debe estar preparado para ir adelante, hacia atrás y hacia los lados en el mercado

  1. El principio de la acción concertada.

El trabajo en equipo es fundamental. Alejandro sabía que podía contar con sus tropas porque él los entrenó para ser los soldados más disciplinados del mundo. Es importante promover una cultura de trabajo en equipo en la cual los empleados siempre hablen de “nosotros” y “lo nuestro”, y vean a la empresa como una extensión lógica de sí mismos.

Promover una cultura de trabajo en equipo y que los empleados vean a la empresa como una extensión de sí mismos

  1. El principio de la sorpresa.

Alejandro sorprendió a los persas y los desequilibró. Hay que desequilibrar a los rivales del negocio introduciendo productos y servicios innovadores y mediante el uso de nuevas estrategias y procesos.

Hay que desequilibrar a los rivales introduciendo productos y servicios innovadores

  1. El principio de la explotación.

Una vez alcanzadas las metas, no hay que detenerse. Hay que mantenerse en movimiento para explotar la ventaja. Los competidores harán todo lo posible para recuperar el terreno perdido, pero hay que mantenerse a la ofensiva. (1.)

En la modernidad se han establecido otros  principios adicionales que permiten la consolidación de los objetivos “la revisión y el análisis de la historia permiten extraer enseñanzas que pueden ser consideradas de valor universal y permanente en el tiempo, y transformarse en principios que orienten el pensamiento estratégico. Se podrá observar que estas normas rectoras no solamente son aplicables al ámbito estratégico sino también al táctico; por tanto, sería errado considerarlas exclusivamente a un área del estudio bélico, tomando por tal motivo la denominación de Principios de la Guerra.” (2).

  1. Principio de seguridad.

La seguridad consiste en implementar medidas adecuadas a fin de que el enemigo nunca adquiera alguna ventaja inesperada. La seguridad reduce la vulnerabilidad ante la ofensiva e intento de sorpresa por parte del adversario, potenciando de esta forma la libertad de acción propia, preservando las operaciones y la integridad física de las fuerzas en provecho del logro de los objetivos asignados.

  1. Principio de la economía de fuerzas

Consiste en dosificar y administrar adecuadamente las fuerzas disponibles de manera tal que no sean mal empleadas, puesto que son recursos limitados difícilmente de ser repuestos en el corto plazo.

  1. Principio de la de la opinión pública o apoyo de la población civil.

La utilización de la prensa, el manejo de la opinión pública y los efectos de acción psicológica son de suma trascendencia para poder obtener el éxito en una campaña. En la guerra asimétrica este principio cobra una especial relevancia; recordemos que fue Mao Tse Tung quien dijo que el pez es al agua como la población civil es a la guerrilla, lo mismo se predica en favor o en contra de las fuerzas regulares.

Ahora bien la guerra irregular o asimétrica contiene otros principios que la informan y que demandan de una constante innovación y autocritica que descartan la rigidez y el esquema lineal u ortodoxo de la guerra regular. Principios como el sostenimiento, la simplicidad, libertad de acción, centro de gravedad, capacidades requerimientos y  vulnerabilidades críticas, modos de acción y capacidades del enemigo, el momentum y el tempo y el punto culminante. (3) hacen parte de la guerra asimétrica.

No obstante estos principios, en ocasiones se pueden ganar batallas sin disparar un solo tiro solo basta por ejemplo con cortar los abastecimientos del enemigo o bloquear los corredores de movilidad del enemigo, referentes de esto existen muchos en la historia, por ejemplo en la batalla de Alesia el gran general Julio César realizó un asedio a los Galos al mando de Vergentorix y con esa estrategia solo tuvo que esperar el paso del tiempo para derrotarlos.

Estudiados estos principios que son generales en todos los ejércitos del mundo nos preguntamos si basta con un “Formulario de Resultados Operacionales” como el entregado a los comandantes de unidades militares, con compromisos de aumentar cifras en números concretos y duplicar los resultados operacionales se sujeta a estas estrictas normas de planificación y sindéresis de la estrategia.

Respetuosamente consideramos que No en atención a que son muchos los aspectos de carácter operacional, topográfico, regional, de inteligencia militar, del orden de batalla del enemigo, sociales y políticos, entre otros  que inciden en los resultados operacionales y que pueden impedir el cumplimiento de estas metas propuestas a “tabla rasa”; las circunstancias de tiempo modo y lugar no suelen ser iguales, entonces esto podría generar un estadio de presión dentro de las fuerzas militares, como lo han expresado algunos comandantes según el diario Norte Americano The New York Times.

La cooperación y coordinación entre los diferente comandos es muy importante y se opone a  esa vieja costumbre de pedir resultados como sea; algo realmente negativo lo cual ha han exacerbado el individualismo y la competencia desleal entre algunos miembros de la fuerza pública, por el contrario como hemos visto la estrategia implica otros aspectos como el acompañamiento, la planificación de operaciones conjuntas y no solo el resultado individual de un comandante, esto en el pasado ha llevado a cometer errores y resultados negativos que el país conoce.

Exigir la realización de operaciones con Información del 60% al  70% para iniciar operaciones implicaría un riesgo entre el 40% y el 30% de probabilidad de error en el objetivo con afectación de la población civil. Siendo como dijo la Senadora María Fernanda Cabal las fuerza militares una fuerza letal. Este sería un margen de error aceptable?

A pesar de que no existe una cifra unánime sobre la cantidad de víctimas por ejecuciones extrajudiciales y los mal llamados “falsos positivos” los cuales en el argot jurídico se denominan “Homicidio en persona protegida” diferentes fuentes las calculan  entre 4.190 según la CPI a 10.000 según el coronel (R) de la Policía y sociólogo Omar Rojas. Con un número importante de militares condenados ese margen de error es algo que debería reconsiderarse.

La ley 1862 del 2017 contentiva del código disciplinarios para la FF.MM contiene unos estímulos e Incentivos para sus miembros que se destaquen en el cumplimiento de los deberes profesionales o los superen en beneficio del servicio. Para su otorgamiento se deberá tener en cuenta los criterios establecidos en esta ley. Así mismo los soldados e infantes de marina que durante la prestación del servicio militar obligatorio no hubieren sido sancionados, recibirán al ser licenciados una mención honorífica en la cual se dejará constancia de su ejemplar comportamiento. La mención honorífica será otorgada por el comandante de la respectiva unidad.

El militar ajustará su comportamiento a la ética, disciplina, condición, principios, valores y virtudes característicos de las Fuerzas Militares. Así mismo deberá acatar las siguientes normas de conducta establecidas en esta ley: 1) Normas militares de conducta, 2) normas de actuación disciplinaria en el ejercicio del mando. 3) Normas militares de conducta en relación con los subalternos. 4) Normas de conducta en relación con el Derecho Internacional Humanitario. 5) Normas de conducta en operaciones de paz, estabilización, seguridad y ayuda humanitaria.

Lo cual se ajusta a nuestra constitución nacional y se constituye en una herramienta importante para conservar la moral de las tropas.

Lo que si resulta reprochables son los twitter del Comandante del Ejército y del Ministro de defensa que al parecer guardan relación con esta temática y fueron posteriormente borrados:

El tweet del comandante del ejército «Una onza de lealtad vale más que una libra de inteligencia», es algo que no debe pasar desapercibido si se mira en el contexto donde circulan otros memes exigiendo lealtad dentro de las fuerzas militares; esta petición o exigencia es una lealtad mal entendida, por qué el hecho de que algunos comandante hayan expresado sus preocupaciones, constituye un proceso de  autocrítica lo cual es un acto que contribuye a corregir los posibles errores que se hayan cometido.

Dicho esto desde el Centro de Pensamiento Libre insistimos en dar un VOTO DE CONFIANZA a nuestros hombres y mujeres de las Fuerzas Militares que día a día luchan a costa de sus vidas por la salvaguarda de la vida, honra, bienes y libertad de Pensamiento de los Colombianos

P/D Al momento de publicarse este artículo el gobierno acaba de anunciar el retiro de la directiva del comandante del EJC.

*Carlos Eduardo Lagos Campos

Abogado

Oficial del Ejercito ®

Miembro de Número del Centro de Pensamiento Libre

(1)Post de Jesús A. Lacoste | 21/diciembre/2016

(2)http://virtual.esup.edu.pe/bitstream/ESUP/157/8/Cap.%203.pdf

(3)http://www.cefadigital.edu.ar/bitstream/123456789/251/1/VC%2013-2015%20BRAVO.pdf

Comentarios

Comentarios